Sandwiches en la Torre de la Vela

Asociacionismo, libertad y comida rápida, por Jahd

15 de Diciembre 2010

Cae otro mito: la sacarina como cancerígeno

En muchas reuniones familiares tengo que soportar el discurso del dietista de turno despotricando de tal o cual comida, y haciendo exhibición de usar fructosa para endulzar el café, recordando la historia de que la sacarina es cancerígena, Pues parece que no.

13 de Diciembre 2010

¿Quién piensa en los niños?

Si llevas a tus hijos en el coche sin cnturón se te cae el pelo. ¿Y si los metes en una patera?

El fiscal del césar

Como la mujer, además de ser honesta debe parecerlo. Pues ya hay uno que lo parece un poco menos:


UPyD considera muy grave que el fiscal anticorrupción escriturara dos casas por debajo de su valor

UPyD considera muy grave la noticia aparecida este domingo, en la que se acusa al fiscal anticorrupción, Pedro Horrach, de haber defraudado a Hacienda 28.153 € tras escriturar dos casas por debajo del valor de mercado, según publica La Gaceta.

[...]

Lo escrituraron en el Registro de la Propiedad por 240.404,84 euros (40.000.000 pesetas). Sin embargo, el banco que otorgó al matrimonio la hipoteca de compra, tasó el ático en 332.234,29 euros (55.279.135 pesetas).

Y una segunda casa comprada en 2006 se escrituró por 180.000€ mientras que el banco la tasó en 313.000.

Que nos pregunten a cualquier mortal con hipoteca el hincapié que hacen los notarios en que debe escriturarse la casa por su valor real, y sobre todo si hay una hipoteca de por medio. Que aquellos que deben dar ejemplo y se llenan la boca llamando insolidarios al resto de contribuyentes es un insulto. Si además sean los responsables de acusar a otros por los mismos hechos, tal vez algo más.


10 de Diciembre 2010

¿Dejamos hacer trampas en los campeonatos de póquer?

¿Qué pensariamos de un campeón de póquer que jugase con cartas en la manga, o que con espejitos mirase las cartas de los contrarios? Pues que es un tramposo, no un campeón.

Por eso no debe permitirse a los deportistas doparse, porque es hacer trampas. Con el deporte se pretende explorar los límites del cuerpo humano, no de los laboratorios farmacéuticos. ¿Que el dopping ha evolucionado con el tiempo y cosas que antes no lo eran ahora sí? Porque el tramposo siempre trata de ir un paso por delante del que vigila el reglmento. Pero lo importante sigue siendo lo mismo: el que entrena para mejorar su estado de forma no hace nada antinatural. El que lo mejora metiéndose sustancias químicas hace lo mismo que el granjero que hormona al ganado y vende agua a precio de carne. Pues eso, que queremos atletas humanos, no cobayas de laboratorio.

El mercado del miedo

A diferencia de muchos mercados, como el del control aéreo, el miedo es libre, y a eso juegan los controladores para justificar lo injustificable: el plante del pasado puente como pulso al gobierno.

El sábado ya escuché en Onda Cero a un controlador recordando lo que pasó en 1973 cuando dos aviones españoles chocaron sobre París por un error de los controladores militares. Si no fuese por lo trágico del suceso resulta gracioso que tengan que remitirse a un suceso de hace 37 años.

Se podría recordar un accidente más reciente, el del Lago Constanza, donde el despiste del controlador y dar instrucciones erróneas a uno de los aviones precipitó la tragedia. Por cierto, compara el relato de Wikipedia con este otro, donde se explican mucho mejor los hechos. Lo que ocurrió es que el TCAS avisó a uno de los pilotos (del carguero) que descendiese, mientras que el ruso debía ascender, al mismo tiempo que el ATC le ordenaba descender. No me llega a quedar claro si ya entonces el TCAS mandaba sobre el ATC (debiendo comunicarlo el piloto al controlador), pero la cuestión es que si hubiese obedecido al TCAS se hubiesen evitado, y al oedecer al controlador se estamparon.

Y hablando de estampar, espero que se investigue si las palabras de Cristina Antón sobre si van a empotrar un avión son una amenaza. Ayer por la tarde Javier Sardá estuvo muy bien metiendo la bronca a un controlador que entró en directo con el discurso del miedo. La presentadora recordó que siempre habían hecho jornadas de una 1700 horas, y más, sólo que cuando se las pagaban como extras no tenían ningún estrés, y sólo cuando se las metieron en la jornada normal (como al resto de trabajadores) les entró el estrés. Sardá abandonó el estudio porque dijo que no pensaba aguantar ese discurso del miedo, que si no podían ejercer la profesión que se fuesen a casa y dejasen de coaccionar a la población.

Y sobre las consecuencias del plante, a ver si se sigue el ejemplo de Madrid.

6 de Diciembre 2010

Más reflexiones sobre la crisis aérea

En el día de la constitución, una vez pospuesta la crisis aérea, y a pocas horas de otro cataclismo, se pueden sacar algunas conclusiones más sobre el follón aéreo de este puente.

La primera: que los funcionarios tienen demasiado poder. Los que se limitan al papeleo pueden ser toreados de un modo u otro, no tienen capacidad de parar el pais, como vimos en la huelga de funcionarios, que sólo notaron los bares. Pero cuando se trata de servicios esenciales servidos en régimen de monopolio, el poder que detentan es inapelable. Y escribo detentar con todo su significado de ejercer un poder de forma ilegítima. Porque es ilegítimo poner por la fuerza a una élite de funcionarios a gestionar sin competencia un medio de transporte esencial en España.

Cuando Iberia estaba en proceso de privatización los pilotos montaron follones similares, pero ya no actuaba en régimen de monopolio, por lo que había alternativas para paliar los efectos de sus huelgas o planes alfa.

Con Renfe/Adif veremos crisis similares, pero al haber la posibilidad del transporte por carretera los efectos podrán paliarse. Pero la capacidad masiva del transporte aéreo, sobre todo en largas distancias, hace difícil que otro medio de transporte lo sustituya, al menos en el caso de un parón total.

La segunda, es que las leyes están hechas con el culo. Empezando por la constitución que se conmemora hoy, y siguiendo por el código penal.

La propia declaración del estado de alarma es confusa por la redacción de la ley, que parece referirse sólo a catástrofes (naturales o no) que afecten a servicios esenciales. El gobierno ha calificado como calamidad el cierre del espacio aéreo para invicar el estado de alarma. La jurisprudencia menciona incluso huelgas y conflictos colectivos como causa de calamidad, y ese es el espíritu de la ley, aunque luego no se plasmase claramente. También se puede considerar de aplicación el punto d) del artículo 4 de la LO 4/1981: situación de desabastecimiento de productos de primera necesidad. Se podría discutir si el tomar un avión para irse de vacaciones es una primera necesidad, pero los controladores en el momento de levantarse de la silla y dejar de ejercer su función no saben a quién están jodiendo y con qué consecuencias.

Pero lo importante al declararse el estado de alarma es:

faculta al Gobierno para imponer límites a la circulación o permanencia de personas o vehículos en horas y lugares determinados, practicar requisas temporales de bienes, imponer prestaciones personales obligatorias, ocupar transitoriamente todo tipo de industrias y explotaciones, racionar el consumo de artículos de primera necesidad e imponer las órdenes necesarias para asegurar el funcionamiento de los servicios afectados por una huelga o una medida de conflicto colectivo.

Es decir, los paranoicos que creen que el gobierno ha actuado ilegalmente al declarar el estado de alarma deberían hacérselo mirar. Puede ser más dudoso el tema de la militarización, ya que el estado de alarma no alude a eso, pero esto ya estaba previsto en el decreto de principios de año cuya aclaración del viernes detonó el conflicto. Y el estado de alarma da al gobierno la potestad de poner al personal necesario (los controladores) bajo la autoridad competente, y para ello ha elegido a la militar. Pero eso tampoco implica que los controladores ahora sean militares, y por tanto Rubalcaba creo que patina a la hora de hablar de aplicarles el código penal militar. Pero eso da igual, con el código penal bastaría. O no.

El delito de sedición dice que:

Son reos de sedición los que, sin estar comprendidos en el delito de rebelión, se alcen pública y tumultuariamente para impedir, por la fuerza o fuera de las vías legales, la aplicación de las Leyes o a cualquier autoridad, corporación oficial o funcionario público, el legítimo ejercicio de sus funciones o el cumplimiento de sus acuerdos, o de las resoluciones administrativas o judiciales.

Lo que parece deducirse con esta redacción es que se habría cometido el delito de sedición si un grupo de controladores hubiese impedido por la fuerza a otros ejercer sus funciones, pero el hecho es que todos (o casi) habían decidido abandonar sus funciones. Tampoco puede decirse que actuasen de forma tumultuosa.

Tal vez encajaría más el tipo penal del desorden público:

Artículo 559. Los que perturben gravemente el orden público con objeto de impedir a alguna persona el ejercicio de sus derechos cívicos, serán castigados con las penas de multa de tres a doce meses y de inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo por tiempo de dos a seis años.

Porque los controladores han atentado contra la libertad de movimientos de cientos de miles de ciudadanos, atrapados en los aeropuertos por su culpa.

Como decía al principio, las leyes están redactadas con el culo. A veces son tan ambiguas que permiten casi cualquier aberración, y en otras ocasiones son tan estrictas que su apliacación literal va en contra del espíritu por el que fueron redactadas. Y es de sentido común que la paralización del tráfico aéreo en un pais como España es una catástrofe que sí justifica la declaración del estado de alarma.

Finalmente ha quedado demostrado que los servicios públicos están mejor proveidos por las empresas privadas que por las públicas o los funcionarios. Sólo la competencia da la libertad de elección necesaria para asignar recursos de forma eficiente, y eso va también por el sueldo de los controladores. Dicen que "no son reponedores del PRYCA". ¿Y? ¿Es que preferirían entrar en los almacenes y rebuscar entre palets en lugar de tener los productos en los estantes bien colocaditos? ¿Quién dice qué trabajo es más importante? Esta gente se ha endiosado hasta extremos patológicos. Lo cierto es que el trabajo de controlador no lo puede hacer cualquiera, cosa más dudosa en el caso del reponedor. Pero tampoco cualquiera sirve como médico, enterrador o piloto. Es más, tal vez tengan más responsabilidad hoy en día los pilotos que los controladores. Al fin y al cabo con el TCAS es más fácil evitar una catástrofe por un error del controlador, mientras que un error de un piloto sigue siendo más crítico. Así que si los señores controladores se creen tan necesarios e importantes, que se hagan valer en un mercado libre de concesionarias de control aéreo, a ver si tendrían los sueldazos que tienen.

Sólo con un mercado libre se puede tener una sociedad libre: libre de colectivos coactivos como los controladores, y libre de gobiernos incompetentes que les han dado pábulo hasta que la situación ha sido insostenible. Porque mientras la situación económica era favorable se podía ceder a sus presiones, y sólo cuando literalmente no ha habido dinero para seguir atendiéndo sus reivindicaciones ha estallado el caos.

4 de Diciembre 2010

¿Trabajando a punta de pistola?

No sé si se puede dar mucho crédito a las palabras de un controlador de Palma:


'La Guardia Civil ha aparecido con la pistola en la mano y nos ha obligado a trabajar'

Los controladores del aeropuerto de Son Sant Joan permanecen en sus puestos de trabajo "a la fuerza". Así lo cuenta Javier Zanón, portavoz en Baleares de la Unión Sindical de Controladores Aéreos (USCA) mientras denuncia que los agentes han irrumpido en la sala de control de Palma "con las pistolas en la mano y obligándolos a sentarse frente al monitor".

Para luego garantizar que a partir de las 15'00 trabajarán con absoluta normalidad. ¿Es que se les habrá pasado entonces el susto? Si no hay detenciones cuando se ha llegado al punto de declararse el estado de alarma se confirmaría que en España la ley está para no cumplirse.

Luego está el tema de las indemnizaciones. Devolver el importe del billete es lo mínimo, pero perder un avión suele provocar bastantes perjuicios. Y si se sigue aplicando la máxima de la causa de la causa es causa del mal causado, los controladores deberían responder por los daños. Que el final será AENA la responsable civil subsidiaria, ya que los controladores son empleados suyos, pero entonces cabría aplicar la legislación laboral y despedirlos sin indemnización. A ver si las autoridades tienen lo que hay que tener para que se aplique la ley en este pais.


Primeras conclusiones de una crisis

Que aunque sigue sin solucionarse, ya debería abrir debates profundos.

De entrada, el peligro que supone tener servicios esenciales en régimen de monopolio, que hacen que esos operarios puedan convertir a toda la población en rehén de sus reivindicaciones.

Pero al mismo tiempo resulta inquietante que la coacción de unos tenga que resolverse recurriendo a la coacción que implica recurrir a las FFAA. Este pais tiene aún cierta querencia por los salvapatrias, lo cual no deja de ser preocupante.

En un caso así ha quedado claro que la competencia es el mejor motor para que funcionen las cosas, y esperemos que la entrada de capital privado en AENA sea un primer paso para su futura privatización. Aunque con semejante plantilla a ver quién se atreve a meter ahí su dinero.

El queda una vez más en evidencia es el gobierno socialista y su presidente, que al fin ha chocado con la realidad y hace lo que tiene que hacer, aunque tarde y mal. Si la bronca con los controladores venía de hace meses, ¿por qué esperar al consejo de ministros del día de inicio del puento de la constitución para clarificar un decreto de 11 meses atrás?

Dejando eso aparte, las medidas económicas que han motivado este follón son más o menos las mismas que tuvo que tomar Aznar a partir del 96: vender lo que aún tiene el estado para hacer caja, sólo que en ese momento fue para reducir deuda y ahora sólo es poner un parche. Pero lo esencial es que han tenido que aparcar la demagogia de que sólo el sector público puede garantizar ciertos servicios. La realidad les ha pasado por encima.

Las eléctricas españolas son privadas, y seguimos teniendo electricidad en casa. Telefónica fue privatizada, y siguen funcionando los teléfonos. Iberia es privada y no sólo no se le caen los aviones, sino que incluso ha mejorado su servicio al cliente. Tabacalera ya no es un monopolio público y la gente sigue fumando. Y Correos funciona mejor desde que comenzó su transición a empresa privada (cosa que augura follones similares en 2011, pero al menos ahí la gente tenemos la opción de las empresas de mensajería privadas para realizar los envíos urgentes).

Lástima que este gobierno sólo aprenda a bofetadas recibidas en la cara de los ciudadanos.

3 de Diciembre 2010

Si lo hubiese hecho Aznar... [Actualizado 4]

El jefe del Estado Mayor del Aire se une al gabinete de crisis

¿Habrá sido esta la causa por la que Zapatero no ha acudido a la cumbre iberoamericana?

[Actualización] Al parecer la militarización del espacio aéreo no implica que se ponga a controladores militares en los centros de control y las torres, sino que se pone a los civiles bajo el mando de la autoridad militar.

La pregunta es: si los controladores ni siquiera se presentan al puesto de trabajo, ¿a quién darán órdenes los militares?

En Onda Cero uno de los contertulios ha puesto el dedo en la llaga sobre quién defiende mejor el interés general. Como bien ha apuntado, se suele poner como excusa el interés general para que ciertos servicios sean de provisión pública en régimen de monopolio. Pues bien, el caso que nos ocupa posiblemente no se habría dado en mercado donde distintas empresas ofreciesen el servicio de control aéreo (de modo similar a como existen diferentes empresas de handling).

[Actualización 2] Acabo de ver a Rubalcaba explicando que efectivamente se pone a los controladores civiles bajo mando militar. Lo que no ha dicho es si se va a mandar a la policía militar a buscar y detener a los controladores que no se presenten en sus puestos.

[Actualización 3] Según informa la Sociedad Española de Control de Tránsito Aéreo (asociación que representa a los controladores militares), ningún controlador militar en España tiene la licencia que le habilita a realizar sus funciones en centros de control civiles.

¿Qué ha hecho desde hace once meses el gobierno por si se producía el golpe de hoy?

[Actualización 4] En la prensa internacional aún no aparece mucha cosa:

The Times: Thousands stranded by Spanish wildcat strike [enlace de pago]

Le Monde: Le trafic aérien reprend progressivement en Espagne

En The Sun aún no sale nada, lo que nos podemos reir mañana con la portada. De momento les preocupa más lo del mundial 2018.

Viendo la tele y leyendo las noticias me parece increible que estemos en la España de 2010, parece que hemos vuelto a los 70.

2 de Diciembre 2010

Wikiobviedades

Repasando algunos de los documentos filtrados sorprende el revuelo que se ha montado esta vez. A diferencia de los de Iraq o Afganistán, donde llegó a morir gente por filtrarse listas de colaboradores, esto parecen poco más que cotilleos que las embajadas hacen llegar a Washington sobre la gente con la que tienen que tratar, y que muchas veces no son más que repeticiones de lo que se publica en prensa local.

Del mismo modo que aquí tenemos poca idea de lo que se cuece en los EEUU, ellos no tienen por qué estar al tanto de los entresijos de la política local, y para eso están las embajadas. La versión internacional de "¿está buena tu amiga, tiene novio, qué temas le interesan?".

Lo que más puede sorprender en España es que para bien o para mal incluso un gobierno tan nefasto como el del PSOE es capaz de jugar a la real politik abandonando sus elevados valores. Hacer la vista gorda con los vuelos de la CIA o tratar de presionar a los jueces para que den carpetazo al caso Couso (aquí la sorpresa es que los EEUU piensen que en España los jueces son "furiosamente independientes"; no está todo perdido).

Los patios de vecina diplomáticos no son muy distintos de nuestras corralas. Sólo que lo hacen con nuestro dinero.

1 de Diciembre 2010

Si González Sinde fuese ministra de sanidad

En estos días he estado viendo la campaña del ministerio de sanidad para fomentar el uso de medicamentos génericos. En esencia, lo que hace la campaña es insistir en que los genéricos son lo mismo que el medicamento de marca, pero más barato.

Dejando al margen si tal afirmación es cierta (algún médico me ha comentado que no, que a los genéricos se permite un margen de tolerancia en las cantidades de principio activo que no se permite en los de marca), se olvidan de un pequeño detalle:que para que exista el genérico primero tiene que haber un medicamento de marca al que copiar. Y parece que ese acto de creación no tiene valor para el gobierno (y desgraciadamente, para mucha gente).

Más llamativo resulta si se contrasta con la defensa a ultranza de la propiedad intelectual y la casi perpetuación de los derechos de autor. Una patente tiene una validez improrrogable de 20 años, pero en ese tiempo hay largos años de pruebas clínicas antes de que el producto salga a la calle. Tal vez comercialmente se pueda aprovechar durante 10 años, en los que hay que hacer una fuerte inversión en instalaciones y personal altamente calificado, más los costes de producción y distribución.

En comparación que esto, la propiedad intelectual, con los derechos que genera, se extiende durante toda la vida del autor, y 70 años después de su muerte. Es decir, un día de inspiración para arrancar unas notas puede asegurarte la vida, la tuya y la de tus nietos. Parece algo desequilbrado, ¿no?

Los medicamentos salvan vidas. Pueden decirse todas las mandangas que se quieran de las hierbas, la acupuntura, el yoga o lo que sea, pero el hecho es que hasta que no se ha desarrollado la medicina occidental, gracias a los incentivos del sistema capitalista, acompañado de hábitos de vida más saludables (como limpiarse las manos y cosas así), no se ha prolongado la esperanza de vida, junto con una mejora de la calidad de vida.

Pero las autoridades, al menos en España, dan mucha más importancia a intangibles como los derechos de autor. Parafraseando la campaña de sanidad, podría decirse que un imitador de léase-cualquier-artista-de-éxito canta las mismas canciones, presenta la misma forma y tiene la misma calidad (a veces puede ser que más) que el original. Y es más barato. ¿Por qué el gobierno pone mucho más empeño en defender a una casta de privilegiados, tratando como presuntos delincuentes a cualquiera con un dispositivo electrónicos, que en proteger el motor de la innoación en algo que salva vidas?

Puede discutirse sobre la moralidad de las patentes de medicamentos, sobre si deberían durar menos, o si dichas patentes deberían liberarse obligatoriamente a cambio de unas compensaciones previamente pactadas. Puede discutirse sobre la moralidad de unos derechos de autor draconianos con los que escuchar o leer una obra te pone el borde de la ilegalidad simplemente por contárselo a alguien (transmisión de parte del contenido de la obra protegida por cualquier medio, incluso contarle la peli a un colega). Pero lo llamativo del caso es un rasero tan distintos para temas similares. Se ve que las farmacéuticas no son lo bastante de izquierdas, aunque hagan una labor social mucho más notable que cualquiera que se sigue forrando gracias a un momento de inspiración 30 años atrás.