Sandwiches en la Torre de la Vela

Asociacionismo, libertad y comida rápida, por Jahd

31 de Diciembre 2008

Mi resumen de mi año (y pico)

No tengo mucho tiempo para extenderme en muchos detalles que iré pergeñando en próximas entradas. Múltiples han sido los motivos que me han tenido apartado del blog, y hoy mismo es una cena dentro de una hora, como la mayoría de españoles.

Este año para mí empezó realmente en octubre del pasado, cuando después de ocho años de trabajo en Hormicemex salí de las oficinas de Palma para ir a urgencias de la Policlínica con una fuerte crisis de ansiedad, y sólo volví para recoger mis cosas al cabo de un par de semanas. Los modos que gastaba (y por lo que me han dicho sigue gastando) mi ex-director técnico Manuel Antich Bover, con la anuencia del director regional Juan Muñoz Aguilar, terminaron por tumbarme y llevarme a nueves meses de tratamiento con ansiolíticos y antidepresivos.

Después de eso, cuando comencé a estar un poco recuperado, retomé mi proyecto de instalarme por mi cuenta. Durante un año y pico había simultaneado el trabajo como asalariado con trabajos por mi cuenta. Con la salida de Hormicemex me lancé finalmente a constituir mi empresa, Assystim: tienda de informática y servicio técnico (y también tienda online, espero que Dani me disculpe la publicidad gratuita).

En un comentario a una vieja entrada que ya buscaré para enlazar y donde se comparaban las ansias emprendedoras de los europeos con las de los americanos casi se me retaba a "emprender", y eso hecho. Con cojones, que es lo que hace falta en España para enfrentarse a la maraña burocrática de abrir un negocio, me lancé a la aventura empresarial. En enero constituí la empresa, en marzo abrimos la tienda, y si sobrevivimos hasta el próximo marzo nos podemos dar con un canto en los dientes. Que Zapatero diga lo que le salga de los cojones: la gente no tiene dinero y he llegado a pasar en seis meses la compra de un Wii-fit de 89€.

Cosas que antes me preocupaban y comentaba en el blog me siguen preocupando, pero ahora me ocupa más negociar con los proveedores, con el banco, con la seguridad social, con los clientes; hacer pedidos, reparar ordenadores, visitar a clientes y posibles clientes, llevar los libros, preparar las liquidaciones... y queda poco tiempo para postear. El único capricho que me doy son un par de horas a la semana de WoW. Y no me puedo dar muchos más caprichos porque no llegamos a fin de mes. Una empresa en el primer año no da, y donde trabaja ahora mi novia también las pasan canutas, así que nos estamos comiendo los ahorros confiando en que basten para comer en 2009. Porque aunque sea un año perdido hay que sobrevivirlo. Sabemos que no será ni feliz ni próspero, pero hay que pasarlo.

Pero aquí al menos no nos caen encima los cohetes de los terroristas palestinos, sólo la mala baba de quienes les jalean desde casi todos los medios, de casi todas las tertulias. Gente que en secreto lamenta que Hitler no acabase la labor de inquisidores y egipcios. Y todo esto es algo que me preeocupa lo mismo que la crisis económica, porque si llega hasta nosotros la guerra que de momento está librando Israel, las cuotas de la hipoteca dejarán de ser un problema. Israel, lo he dicho muchas veces, es nuestras primera trinchera contra el totalitarismo islamofascista. Ellos mismos han cometido el error de tratarlos con más guante blanco del que se merecen, soportando tener a una parte importante de su pais viviendo bajo la lotería de los misiles "de fabricación doméstica". Ahora hacen lo que deberían haber hecho hace meses, o incluso años.Lo mismo que la intervención de Irak de 1998 se retrasó hasta 2003. Irak, que ya no es titular porque la gente no cae como moscas a manos de los socios de Hamas. Porque la última política de seguridad impulsada por la administración Bush tuvo éxito, y ahora con el paso del tiempo es cuando se puede comparar con lo que ocurrió en la Alemania ocupada de la posguerra.

2009 tal vez sea un buen año para los europeos del este, que son ahora lo que España en los 60: se beneficiarán del traslado de una industria pesada europea agobiada por impuestos, regulaciones absurdas y mercados restringidos. Sólo que ellos, habiendo sufrido el socialismo real, tal vez no caigan en el error de España de votar de nuevo miseria y retroceso. Qué lástima que la crisis no mire la papeleta, porque hay mucho gilipollas que sí se merece lo que le pase. Pero esto es como un huracán sin lugar al que huir. Nos ataremos al mástil más cercano confiando en que el barco no se hunda. Pero esto se va a la mierda.

A sobrevivir al 2009. Que al menos la nochevieja y año nuevo sean felices días. El viernes será otro día.

11 de Diciembre 2008

Sacra República Romana Germánica

Con retraso, no me resisto a comentar la astracanada de Joan Tardá con su grito de mori el Borbó. Uno puede ciscarse tranquilamente en la Constitución de 1978 sin necesidad de apelar al magnicidio (y más cuando quien lo reclama tal vez sería merecedor del tiranicidio; sólo tal vez, pero al fin y al cabo los políticos no son más que nuevos tiranos). Pero mezclar un acto republicano con un grito de la Guerra de Sucesión, donde sólo cabía la opción de dos reyes extranjeros es una auténtica bufonada.

Junto con la papeleta del voto habría que dar un número de cuenta corriente para que los votantes de cada partido pagasen a sus tiranos bufones, y que los demás sólo tuviésemos que aguantar sus estupideces y no encima pagarlas de nuestros exhaustos bolsillos.