Sandwiches en la Torre de la Vela

Asociacionismo, libertad y comida rápida, por Jahd

11 de Septiembre 2008

El día que cambió el mundo

El día que empezó la guerra. ¿A quién habría que elegir como comandante en jefe para llevarla a buen término? ¿Al que ya sabe lo que es luchar contra el enemigo, o al que se avergüenza de su propio pais?

Cuando Obama hizo su gira europea y quiso equipararse con Kennedy en Berlín (y la estúpida progresía europea le siguió el juego) se olvidó de que incluso Kennedy plantó cara al enemigo. En 1963 la primera trinchera del mundo libre estaba en el Muro, como lo había estado en el paralelo 38, o como estaría en el paralelo 17, donde el paso atrás de Nixon tuvo nefastas consecuencias. Israel, Irak, Afganistán, son las trincheras donde hay que contener a las renacidas viejas amenazas de Occidente. Porque nunca más haya ningún 11-S, ni 11-M, ni 7-J, la victoria en esta guerra debe ser total y contundente. Sin pasos atrás, sin melindrosos que se avergüencen de su pais, su cultura y su forma de vida.

5 de Septiembre 2008

La receta definitiva contra la crisis

¿Matar a los posibles parados del futuro?

Dicho así suena un poco truculento, pero no es nada comparado con lo que ví anoche en Intereconomía TV. Hacía tiempo que no tenía que apartar la vista de la tele, pero ver bebés de 6 ó 7 meses sacados como una cagarrutia y lanzados a una bolsa de basura es bastante fuerte. Y si nueva ley sólo pretende dar amparo legal a delincuentes que ya se están saltando la ley actual, uno sólo puede reafirmarse en que este gobierno está instalado en el fraude de ley.

Con un feto de seis o siete meses hay poca discusión posible en el tema del aborto: está completamente formado, es viable (casi todos conocemos casos de seis y sietemesinos que se han criado sin problemas). Es posible que la madre que decide abortar un embarazo tan avanzado sí necesite ayuda psicológico, o psiquiátrica, pero por sociópata. Me parece de puta madre que una mujer si se queda embarzada decida abortar inmediatamente una cosa que es poco más que una lagartija, que no tiene cerebro ni ningún tipo de estructuro nerviosa que dé soporte a las características humanas, y eso la ciencia puede delimitarlo. Pero pasar seis o siete meses de embarazo para luego matar al crío y parir un cadáver... eso ofende a la condición humana. Eso no puede ampararlo ninguna ley.