Sandwiches en la Torre de la Vela

Asociacionismo, libertad y comida rápida, por Jahd

24 de Octubre 2005

Historias de casas: ¿qué es un piso vacío?

Tiemblo ante la penúltima ocurrencia (porque nunca es la última), antes amagada, ahora parece que lanzada, del ministerio de la vivienda:

Esquerra Republicana ha anunciado este lunes un "principio de acuerdo" con el PSOE para que la futura Ley del Suelo permita a los ayuntamientos un recargo en el IBI de hasta el 50 por ciento para los pisos vacíos. Fuentes del Ministerio de Vivienda, consultadas por la agencia Efe, han dicho que es "evidente" que la vivienda cumple una función social y por tanto no pueden estar vacías.

Como soy de los que creen que liberalismo y liberticidio se entienden mejor a pequeña escala, permitidme una pequeña historia.

En casa de mi novia tienen dos casas: la de toda la vida en Pollensa, y una casa de campo que después de 30 años de duro trabajo, créditos y ahorro han terminado convirtiendo en la vivienda habitual. La casa de Pollensa fue ocupada durante unos meses por el hermano de mi novia, hasta que se ha independizado con su respectiva pareja. Así, pues, la casa de toda la vida de Pollensa está vacía.

Casi vecina a esta casa vacía está la del abuelo que aún vive. Mientras su hija (mi futura suegra) estaba medio año en Pollensa, él ocupaba su propia casa. Pero ahora se ha ido a vivir con la familia. Y así, la casa del abuelo, ha quedado de facto vacía.

De golpe y porrazo una familia que estaba ocupando tres casas ahora usa sólo una. De golpe y porrazo le puede suponer un estacazo de agárrate y no te menees en forma de penalización sobre el malhadado IBI, ese engendro que hace que tengas que pagar por no vivir bajo un puente.

Pero esta flagrante agresión al libre uso de la propiedad privada me crea otro conflicto personal: esperar a ver qué opina el padre de mi novia, ex-parlamentario autonómico y ex-concejal socialista. Sí, ¿que pasa? Alguno de esos dioses en los que no creo me ha castigado con un futuro suegro socialista, amén de un futuro cuñado antiamericano y antisemita. Menos mal que el otro futuro cuñado es pro-yanqui, y encima tiene una novia inglesa. Y mi novia ha dejado de ir a los mitines del PSOE y ya no pone cara de susto cuando oye mis proclamas antisocialistas.

18 de Octubre 2005

Momificando

Via Hispalibertas me he enterado de lo de Haro Tecglen. Tirando de Google, he encontrado una referencia al artículo que escribió después de la muerte de Antonio Herrero.

Qué más da

EDUARDO HARO TECGLEN

Por su interés informativo y su valor hemerográfico, EL MUNDO reproduce el siguiente artículo, publicado ayer por uno de los columnistas más representativos del diario «El País»:

Busco mis sentimientos por la muerte de Antonio Herrero: no tengo. La pura muerte deja de impresionar a quien se ve cerca de ella: no queda la sensación de culpa de quedarse aquí, porque se queda para poco. La muerte de un enemigo ya es insignificante: otro saldrá y, además, es igual: son gentes de otras estructuras. Yo no fui enemigo de él; él lo era mío y supongo que, por mucho que me maldijese, no le importé nada.

No le oía: a su hora no puedo. Me llamaban para contármelo. Lo de él, lo de Jiménez Losantos, lo de otros que no recuerdo (ah, sí, Carlos Semprún). Hace muchos años me impresionaban estas cosas: cuando murió Franco y la censura se abrió. Era lógico: se abrió para todos: buenos y malos, justos y canallas. Para la verdad y para la calumnia. ¡La abrieron ellos! Pero la verdad es siempre dudosa y la calumnia deja mucho. Tuve entonces, hace 20 años, algún susto: vi que se podía mentir, se podía minar la fama, la moral de los hombres; se podía alterar sus pensamientos, falsificar sus palabras, crearles el personaje que no eran. Sabía que era un arma de Estado: el de Franco, o de Stalin, o de Hitler, qué sé yo; pero que en la democracia no podía prevalecer. Podía: y prevalece. Quizá éste sea su mejor régimen. En los totalitarismos no se cree en nada; en las democracias se puede ser crédulo del mal. Qué grave. «Qué fuerte», dicen ahora. No le oí nunca, pero me lo contaban. Ni le conocí. Pasados los años largos de este régimen, ya me dan igual todos ellos. Sé que los suyos trataron de desmontar este periódico donde me guarezco; y, con él, una línea política que no continuaba las grandes de su afiliación. O que daría las prebendas a otros. Algunos de entre ellos, de entre sus sindicados, sólo tenían rabia porque no escribían aquí, no tenían esta difusión. Otros, porque se habían transformado hacia su propio opuesto y no aceptaban que hubiera personas que las mantuvieran. Otros hasta por fe religiosa. Deposito mi flor en la tumba: es blanca, como la indiferencia.

Quisiera tener algún sentimiento de pena por una muerte, de malestar por una pérdida o de alegría por el silencio definitivo de una voz adversa. La que me duele es otra, la de «un mendigo de la Historia española», como dice su hijo (le salió muy raro: José Luis Martín Prieto): la de un inválido del Quinto Regimiento. Al que yo vi, en aquella lejanía, como salvador. Qué curiosa es la vejez; se duele uno de lo antiguo y de lo lejano. Desprecias a algunos contemporáneos.

Quien tenga entendimiento...

17 de Octubre 2005

Yo no estoy de acuerdo con lo que usted dice

pero me pelearía para que usted pudiera decirlo.

Y añado que a ver si a partir de ahora son más celosos de la libertad de expresión cuando se ataquen páginas que no sean de su ideología.

8 de Octubre 2005

Taj Mallorca

La noticia que saltó ayer a los medios de Baleares me ha hecho sacar algo de tiempo para volver a la movida blogueril:

Los musulmanes harán una mezquita que será visible prácticamente desde ‘media Mallorca’

Las intenciones del Consejo Islámico en Baleares son construir una mezquita de gran altura y capacidad. Loumis Meziani asegura que se debe ver desde diferentes puntos de la Isla, «desde el bosque de Bellver hasta Can Pastilla o el Arenal».

De momento, la comunidad musulmana parece haber encontrado el solar idóneo. Los imanes negocian actualmente con la propiedad.

La ubicación prevista es estratégica y en ella juega un papel primordial la buena comunicación. Los terrenos previstos se encuentran en el municipio de Marratxí, cerca de Palma, próximos al cementerio de Bon Sosec, de fácil acceso en coche, por autopista, e incluso por tren, gracias a la proximidad con la estación.

Si uno tuviese confianza en que van a construir una especie de Taj Mahal tal vez podriamos incluso alegrarnos, pero no parece que sea el caso.

Alegan los musulmanes radicados en Mallorca que no caben en las mezquitas que tienen actualmente, y por eso necesitan una macromezquita. Sin embargo, a pesar de ser tantos, parece que no pueden disponer de la suficiente pasta:


«Nosotros no tenemos medios para la construcción de una mezquita de la dimensión como queremos», asegura el presidente del Consejo Islámico en Baleares que confía en ayudas incluso desde Bruselas. El líder musulmán en las Islas, apunta que la Unión Europea ha financiado «la mejor mezquita, la más grande, que está en Alemania, y también una en Sevilla».

Además, los seguidores de Alá también tocarán a las puertas de todas las administraciones. Loumis Meziani subraya las buenas relaciones con los gobiernos central, autonómico y municipales. A partir de aquí, confía en unas ayudas económicas que aún no han solicitado.

Cuando nos estamos planteando retirar las ayudas públicas a la iglesia católica, ¿sería justificable darlas a los musulmanes?

Luego está el tema de los permisos. Que le pregunten a Michael Douglas, Boris Becker o Claudia Schiffer las pegas que les han puesto el Consell Insular y los ayuntamientos de Valldemossa, Artá y Andratx para las reformas de sus chalets, hasta el punto de que alguno de ellos terminó vendiéndolo y marchándose de la isla. Y eso que están en lugares recónditos que difícilmente tenían impacto paisajístico.

También se ha mencionado la reciprocidad a la hora de pedir y practicar tolerancia:

Esta libertad de cultos, sin embargo y en buena teoría, debería corresponderse con este principio capital del Derecho Internacional que se llama principio de reciprocidad que no rige en los países de origen de estos musulmanes y en cuya mayoría está prohibida la construcción de templos cristianos, considerados infieles.

Y por descontado, a los vecinos no les ha hecho ni pizca de gracia:

Los vecinos de Marratxí se oponen a la construcción de la mezquita y el alcalde asegura que es algo «casi inviable»

Ayer en diferentes radios el alcalde insitía en que ni se ha hecho llegar ningún proyecto, y que es prácticamente imposible que se autorice una construcción así. Podriamos discutir sobre la conveniencia o no de ciertas normas urbanísticas, pero si para el común de los mortales se ponen mil y una trabas para edificar un chalecito, qué no se debería hacer al respecto de una mole como la propuesta.

También del mismo modo que los liberales criticamos las subvenciones en los campos más impensables, lo mismo sobre los lugares de culto: que católicos, musulmanes, judíos, adventistas, testigos de Jehová, mormones o lo que venga que se apañen con sus medios. Yo paso de sufragar con mi dinero los lugares de reunión sectaria.

Y por último, pero no menos importante, si los musulmanes quieren un lugar de culto, se lo pueden pagar, y se edifica conforme a las normas que se aplican a todos los ciudadanos, adelante. Pero que sea eso, un lugar de culto, incluso una atracción turística como el Taj Mahal o la mezquita de Córdoba, pero no un centro de adiestramiento para terroristas. Y es que en estos fregados ya nos conocemos todos.