Sandwiches en la Torre de la Vela

Asociacionismo, libertad y comida rápida, por Jahd

31 de Marzo 2005

Kakotanasia

Terri Schiavo ha muerto. Si hubiese sido un perro al menos le habrían puesto una inyección.

30 de Marzo 2005

Red Liberal: la obsesión del Komintern ciberpunk

Se dice que en una reunión de la sociedad Mont Pelerin celebrada en Suiza, Mises salió de allí dando un portazo y diciendo que "son todos un hatajo de socialistas". Gente como Hayek o Friedman defendían lo que el consideraba excesivas concesiones al estado, como la educación primaria o cierta cobertura sanitaria.

Entre liberales es normal, incluso saludable, el debate sobre hasta dónde puede llegar el estado, qué cosas es factible que sean proporcionadas por el mercado y cuales deberían ser proporcionadas de forma solidaria. Los que me leen habitualmente saben dónde pongo el límite:

Más que nunca me reafirmo en que el papel del estado debe quedar limitadísimo a la defensa de la vida, la libertad y la propiedad de las personas mediante tres sencillos mecanismos.

Por una parte, leyes no intrusivas en la vida privada que regulen muy claramente los conflictos de libertades y dictadas por un poder legislativo representativo directamente de las circunscripciones de los ciudadanos y no sujeto a disciplina de voto de partidos.

Por otra, un ejecutivo que gestionase la defensa interior (policía, con la concurrencia de agencias privadas de protección, y tal vez servicios de información), la defensa exterior (ejército profesional), y la gestión de emergencias (defensa civil, junto con los medios que aportasen compañías aseguradoras).

Y finalmente, un poder judicial, también elegido por la ciudadanía, que castigase el incumplimiento de las leyes (es decir, las agresiones a la vida, libertad y propiedad), sin injerencias de los otros poderes, y con la opción de los tribunales privados (arbitrajes). Sólo en caso de desacuerdo entre partes se acudiría al sistema público de justicia.

Lo repito porque algunos que por lo visto no me leen habitualmente se permiten el lujo de opinar sobre mis tendencias políticas, como un tal José Luis.

Los que también me leen habitualmente también saben que soy poco amigo del PP. El partido de la PAC, los medios de manipulación públicos y los céntimos sanitarios no creo que pueda ser lugar de acogida para un liberal que pretenda lograr reformas liberales. Zaplana puede lanzar todas las proclamas que quiera por el liberalismo y contra el conservadurismo estéril, pero el partido no le dejará hacer mucho más.

Y aún así, es donde ciertas medidas liberales pueden gozar de mayor simpatía, ya que los votantes de derechas suelen ser más tendentes a la aventura empresarial y menos amigos de subvenciones. Los votantes, que no los militantes, porque ya sabemos que los partidos del establishment ya no tienen ideología, son simples máquinas electorales. El PSOE quitó el marxismo-leninismo de sus estatutos, igual que el PP quitó el humanismo cristiano de los suyos. Ambos tratan de camuflar sus orígenes renunciando a su ideología. El problema es cuando tratan de invadir ideologías que no son la suya.

He mencionado las palabras de Zaplana. También en una ocasión critiqué que se dijese que el PP Balear era liberal, porque no lo es. Es intervencionista, aunque algo menos de lo que fue el pacto de izquierdas. Pero no mucho menos.

Pero al menos la derecha que se dice liberal no tiene la desfachatez de negar tal calificativo para otros que sí nos consideramos liberales pero no de derechas. Algún socialista, como el tal José Luis, sí tiene la desfachatez de decirse socialista, decirse liberal, y negar a otros que lo sean. La recuadratura del círculo.

El tal José Luis no es capaz de responder a lo que se le pregunta sobre su interpretación del mapa político que comenté ayer. Es incapaz de situar correctamente en tal mapa político a la derecha española, liberales, libertarians, ciberpunks y a él mismo. Pero da igual, porque estoy convencido de que además ni le interesa el tema. El tal José Luis, como otros tontos (in)útiles, se halla en esa constelación antiliberal que es ciberpunk.net sólo con ánimo destructivo.

No es ninguna casualidad que justo cuando Red Liberal comienza a aumentar el números blogs alojados y se disparan las visitas se produzcan diversos ataques desde el entorno ciberpunk, comenzando por ese ya histórico artículo de la red de pensamiento agitativo. Desde entonces, la constelación ciberpunk se ha ido poblando de blogs (algunos creados ad hoc) para despotricar contra todo lo que sea Red Liberal. No debatir (salvo alguna honrosa excepción), no tener un intercambio de ideas, sino atacar sin ton ni son al grito de ¡fedeguicos neocons!.

Entre liberales es normal, incluso saludable, el debate sobre hasta dónde puede llegar el estado.

Pero el debate sólo puede producirse si interesa, y si se ponen los medios para ello. En los distintos blogs de Red Liberal se han producido debates muy interesantes sobre los temas más variados: impuestos, medios de comunicación, sanidad, pensiones, educación, infraestructuras, inmigración, matrimonio entre homosexuales, adopción, eutanasia, aborto... y a veces con durísimas discrepancias. Red Liberal no es una secta, ni defiende el pensamiento único, y mucho menos tiene línea editorial. Cosas de las que difícilmente puede presumir la constelación de blogs de ciberpunk.net. Lo de secta, lo dejo a la consideración de cada uno. No creo que lleguen a tanto. Pensamiento único, bastante: la red como explicación de todo proceso y como único modelo de sociedad válido para el progreso humano. Línea editorial, clarísima: el ataque continuo contra Red Liberal, asociándola sin ton ni son al PP, al fascismo, al franquismo, a los neocon, a la COPE, a la iglesia católica y no sé a cuantas cosas más. Basta suscribirse a la lista para, en pocos días, ver por dónde van los tiros.

En Red Liberal hay debate por una razón bastante sencilla: se pueden comentar las cosas, se puede responder inmediatamente a lo leido, y comenzar así un diálogo con el autor, con las normas que fije el autor del blog, y al que se añada otra gente. No permitir comentarios o moderarlos inhibe el debate, el intercambio de ideas, quita frescura, inmediatez, da una sensación de frialdad terrible. Siempre queda bonito ver comentarios en un post. Da un feedback muy saludable, e incluso se aprende mucho. Pero para ello, hay que tener ganas de debatir, no de impartir doctrina. Es lo que hacen las sectas, lo dejo a la consideración de cada uno.

Ciberpunk.net, lo que pretendía ser el paraiso de los auténticos liberales españoles. Tanto como paraiso de los trabajadores es Cuba. Y como penúltima contribución, el tal José Luis. Socialista, militante, antes incluso dirigente (en la Comisión Ejecutiva del PSOE de Móstoles como Secretario de Innovación, entre principios de 2001 y mediados de 2003) del Partido Socialista ¿Obrero? ¿¿Español??. La última, ya veremos cuál será la sorpresa.

El tal José Luis como argumento de su socialista a fuer de liberal retrocede a textos del siglo XIX, cuando

El socialismo no fue siempre partidario de una amplia interferencia
del poder en las vidas y haciendas de sus súbditos. Los socialistas tuvieron
al principio, además de la defensa de los derechos civiles y políticos,
muchos otros puntos en común con los liberales, como el pacifismo, el
antiimperialismo y el librecambismo en su sentido más lato: abierto
respaldo a la libertad de movimientos de personas, mercancías y cap itales
(Rodríguez Braun 1989, pp. 140-5, 193-204).

Lo que ocurre es que el socialismo luego fue la URSS, la II República, Corea del Norte, Cuba, y sus hijos putativos: fascismo y nacionalsocialismo.

Si el tal José Luis quiere retroceder un poco más encontrará las raices del liberalismo en los escolásticos salmantinos. ¿Católico a fuer de liberal? La iglesia católica es una entidad tan antiliberal como la mayoría de organismos reguladores del mercado, que pretende influir en la política para imponer su moral. Pero sin el libre albedrío tomista o el a Dios lo que es de Dios, y al César lo que es del César tal vez no tendriamos conceptos como la libertad y responsabilidad individuales, o la separación entre iglesia y estado.

Lo que está claro es que ahora mismo, en el 2005, viendo lo que ha sido el socialismo en el siglo XX, y lo que es en el XXI, decirse socialista a fuer de liberal es, citando a un comentarista de ayer, una imbecilidad. A menos que nos quieran enseñar el liberalismo de factura falsa y cal viva.

Pues nada, que siga el tal José Luis conspirando con el tal de Ugarte a ver si nos terminan convenciendo a todos que si el estado nos regala internet, portátiles, PDA's y ciberimplantes seremos más libres. Ellos que sigan vendiéndonos que la red es felicidad. Yo seguiré buscando mi felicidad, y luchando porque cada uno pueda buscar el camino hacia la suya, sin el estorbo de entes ectoplásmicos que le limpien el bosillo y el cerebro por su bien.

Y estoy seguro de que los compañeros bloggers de Red Liberal estarán en la misma línea ideológica, que no editorial.

ACTUALIZADO: efectivamente, el colega blogger Luis Gómez, que seguro escribe desde Ramstein o cualquier otro nido neocon del corazón de Europa, ha escrito al respecto del tema.

29 de Marzo 2005

¿Es usted éste?

¿Es usted éste, sr. Prieto?

Pues eso, que los que piensen "concejal socialista" lo corrijan por "dirigente socialista al menos hasta 2003". Comisión Ejecutiva del PSOE de Móstoles como Secretario de Innovación, entre principios de 2001 y mediados de 2003.

Pero hay más. Además de corregir el comentario referido al sr. Prieto quiero corregir su propia interpretación del test que cita en su post de hace unos días.

Mis respuestas no creo que difieran mucho de las de otros proud bloggers de Red Liberal. Que me corrija el que no esté de acuerdo.

Contesto un categórico agree sobre: el gobierno no debería ejercer censura; el servicio militar debe ser voluntario; no debería haber leyes relacionadas con el sexo entre adultos; no debería haber leyes prohibiendo la posesión de drogas; el gobierno no debería tener empresas propias (estado corporativo); hay que acabar con las barreras al libre comercio; hay que privatizar la seguridad social; el estado del bienestar debería sustituirse por caridad privada (y añado que voluntaria, evidentemente); impuestos y gasto público deberían reducirse al menos en un 50%. Sólo contesto un dudoso maybe a propósito del carnet de identidad.

¿Qué sale de esas respuestas? Un categórico libertarian. ¿Es donde se localiza a Ugarte? Ejem.

Concedo el beneficio de la duda liberal (agree) en las primeras cuatro preguntas (aunque sabiendo cómo las gastan algunos del entorno de Ugarte en relación a liberal-conservadores y neocons, tal vez sí aceptaría la censura), y el mismo maybe sobre el carnet de identidad.

Pero respecto a la economía... Sabemos que no quiere que el gobierno no haga negocios: propone redes públicas. Le supongo partidario de abolir las barreras comerciales, pero en cambio manifiestó muy claramente que el estado debería proveer pensiones y bienestar. Por tanto, el deseo de reducir gastos e impuestos lo dejo en un maybe. ¿Qué nos dan estas respuestas? Un claro liberal, pero a la americana, lo que aquí diriamos un progre. Menos mal que el propio Ugarte lo admite en los (moderados) comentarios.

Lástima que el sr. Prieto se olvide de su promesa de explicar por qué cree que no hay conservadores en España, pero que la derecha actual está en el lado estatalista. Y si el PP es estatalista, ¿qué no será el PSOE?

Pero viendo que interpreta a los libertarios del Libertarian Party como corriente crítica entre los republicanos, uno puede esperar cualquier cosa como análisis político. Que busque un poco la opinión de los libertarios sobre la intervención en Irak, por ejemplo, a ver qué piensan. Y a ver qué piensan sobre drogas, inmigración, etc. Decir que son una corriente republicana sólo puede obedecer a una cosa: ignorancia.

En fin, un bonito ejemplo de cómo está de pervertido el lenguaje político en España. Sr. Prieto, si tiene algo que decir, adelante, aquí no se moderan los comentarios, y sólo se censura el spam. Otros parece que se censuran a sí mismos. ¿Qué pasa con este enlace? [ACTUALIZACIÓN: anoche volvía a funcionar el enlace]

22 de Marzo 2005

¿La libertad termina en la red?

El colectivo Ciberpunk se ha destacado por su defensa de las libertades civiles en Internet: desde su movilización para salvar los cibercafés en Madrid de la voracidad recaudatoria de Gallardón hasta su oposición frontal a la LSSI [corrección: comenta Antonio José que no hubo tal oposición, mea culpa por malinterpretar cierta referencia], pasando por la campaña contra las patentes de software o el canon de la SGAE. Políticamente se situaban próximos a los planteamientos de los radicales italianos, hasta cierto patinazo. Sin embargo, desde hace un año se produce una curiosa deriva.

Los árboles no dejan ver el bosque. Y a veces, los árboles son tan tupidos que parecen una enredadera.

Cuenta la leyenda que la higuera de Bengala bajo la cual meditaba Buda aún vive. Las ramas terminan tocando el suelo, echan raices, y el árbol tiene una nueva fuente de alimento. Pero sigue teniendo un tronco central. Puede ser difícil de ver, de alcanzarlo, pero existe. Sólo es cuestión de tiempo el llegar hasta él.

Decir que las manifestaciones del 13-M fueron una flash-mob es conceder una importancia excesiva a la implantación de las nuevas tecnologías en España. Siendo colistas en implantación de Internet, y siendo los SMS usados mayoritariamente por adolescentes medio descerebrados, resulta difícilmente creible que una manifestación de miles de personas se convoque a golpe de teléfono móvil. A menos, como ocurrió en Palma, que destacados dirigentes de partidos como PSOE, PSM o EU-Els Verds estuviesen hasta las 3 de la madrugada tirando de agenda y SMS. Pero entonces la cosa no es espontánea, y sí tiene una clara finalidad política.

De:Bie
¿Aznar de rositas? ¿Lo llaman jornada de reflexión y Urdazi trabajando? Hoy 13M, a las 18h. Sede PP C/ Génova 13. Sin partidos. Silencio por la verdad. ¡Pásalo

[...]

De:Suso
GANAMOS

Menos mal que era sin partidos...

El compañero de JJLL y al mismo tiempo asociado a Ciberpunk, Enrique escribía un buen artículo el mes pasado sobre la posible nacionalización de las redes de telecomunicaciones.

El conocido austriaco Rallo escribió a su vez otro excelente post de réplica.

El artículo de Enrique era bueno porque explicaba de forma clara y sencilla por qué el estado (en cualquiera de sus niveles) debería implantar redes públicas si estas no lo son por empresas privadas.

Pero el de Rallo es mejor aún porque la argumentación (principalmente económica) es impecable. Que instituciones públicas se metan a realizar una competencia desleal a proveedores privados precisamente desincentiva la extensión de las redes de telecomunicaciones baratas al haber menos ofertantes. En palabras también sencillas: cuando el estado, con dinero de todos, decide implantar redes de comunicaciones está trasladando recursos de unos contribuyentes (que pagan impuestos, por ejemplo al contratar un acceso de internet, o al ofrecerlo) a otros contribuyentes (aquellos usuarios de banda ancha que la tienen pero que no querían pagarla porque preferían usar su dinero en otra cosa).

El estado además se apropia de la decisión de qué infraestructuras son necesarias para el adecuado desarrollo de la sociedad. Unos pueden defender el que exista una buena red de telecomunicaciones. Para otros puede ser fundamental una buena red de carreteras. Otros pueden pensar que antes que gozar de la banda ancha hay que gozar de una buena salud, proveida por un sistema público. O que antes que aprender a navegar hay que saber escribir, y por eso también hay que llevar las escuelas al más ricóndito rincón de la geografía.

Incluso si existiese consenso (peligrosa palabra) sobre la necesidad de las redes, su implantación pública las dejaría en manos de burócratas que no tienen el incentivo del beneficio para dar un buen servicio a los clientes, por no hablar de la segura corrupción a la hora de conceder las obras y la gestión del servicio. ¿Cuándo funcionaba mejor Telefónica? ¿Cuando era un monopolio público que tardaba años en ponerte el teléfono, o cuando tuvo competencia, y entonces te lo instalaba en tres semanas?

Pero lo que es peor es que el estado optaría por un modelo de sociedad, la sociedad-red, que no tiene por qué ser tenido por todos como mejor, pero que todos sostendrían vía impuestos. Algunos pueden pensar que la única forma de funcionar una sociedad es la jerarquización. Para otros, tal vez las telecomunicaciones serían una cosa buena... para el control estatal de la ciudadanía.

El marxismo, o más bien la dialéctica marxista, parte de un concepto casi esotérico como que todo proceso natural o humano es reacción a otro, y que dicha lucha va perfeccionando la realidad: tesis, antítesis y síntesis. Marx ponía como ejemplo incluso la teoría de la evolución. Llevado al campo de las relaciones humanas, todo lo que veía Marx eran conflictos, en particular por los medios de producción.

Los defensores de la netocracia ven redes en todas partes, cuando el hecho es que la sociedad humana esencialmente es la misma desde hace 4000 años. Se han mejorado el transporte y las comunicaciones, pero el hecho es que las personas se relacionan entre sí de igual modo que hace siglos. Que ahora se puedan tener amigos por internet no nos hace más enredados, seguro que a cambio se tienen menos amigos en el mundo real. Coste de oportunidad. Tal vez ahora se pueda tener contacto con personas al otro lado del mundo, pero no se conozca a todos los vecinos de la finca, cuando en un pueblo todo el mundo conoce a todo el mundo, pero sólo en ese pueblo. ¿Dónde hay más red, entonces?

El punto de inflexión fue marzo, después de los atentados de alguien que dicen que no fue ETA, pero que tampoco fue Al Qaeda. El funcionamiento disperso del terrorismo no es nada nuevo. Que se lo digan a los británicos en la primera mitad del siglo XX, cuando junto a movimientos insurgentes en las colonias apareció también el primer terrorismo islámico. A lo largo de la historia ha habido multitud de luchas donde no ha habido frentes definidos ni bandos férreamente organizados. El caso militar es el único ejemplo que se me ocurre donde mayor organización ha implicado mayor grado de éxito, desde las falanges y las legiones hasta los ejércitos españoles del siglo XVI y las guerras del siglo XX. Mando, control y comunicación, con pequeñas dosis de adaptación de las unidades de primera línea, son sinónimo de éxito, tanto en ejércitos nacionales como privados, como en grupos terroristas. Flexibilidad operativa que parezca descentralización no implica falta de jerarquía política o ideológica. Ni el presidente de los EEUU tiene que dar las órdenes al último de sus soldados, ni Bin Laden las transmite a la última de las células terroristas de Al Qaeda, y en ambos casos hay una jerarquía: muy conocida en un caso, menos conocida pero igualmente existente en el otro.

La teoría de los nodos de red independientes se parece a la teoría del origen cultural multicéntrico (evolucionista): la civilización aparece en distintos puntos de manera independiente, y ante problemas similares se plantean soluciones similares, sin necesidad de contacto entre dos culturas. Lo contrario es el difusionismo, según el cual la civilización tiene un origen, se difunde, y el origen común se pierde en la noche de los tiempos. Por razones que no vienen al caso es la teoría que me resulta más convincente: un tronco común del que salen ramas las cuales, como en la higuera de bengala, se convierten en pequeños troncos. Que no veamos el principal no significa que no exista.

Entonces, ¿qué trae de nuevo la teoría de la netocracia, la del poder descentralizado? Realmente creo que nada. Las ciudades-estado son la forma de organización política más antigua, estableciendo entre ellas alianzas comerciales, defensivas, etc.: una red de ciudades hace miles de años. Pero a su vez cada una de ellas fuertemente jerarquizada, e incluso entre ellas siempre había alguna que despuntaba, que servía de guía a las otras.

Pero que una sociedad esté jerarquizada no tiene relación con el grado de libertad que disfruten sus ciudadanos. Una misma monarquía absoluta podía ser cruel o compasiva: sólo cambiando el monarca la jerarquía actúa como correa de transmisión. Una misma democracia federal puede ser liberal o liberticida: la difusión de ideas entre gobernantes federados puede contagiar del mismo modo leyes para la libertad como contra la libertad. Sin importar cómo de centralizado esté el poder, el ciudadano percibe poder sobre él.

Independientemente de si el poder se distribuye por una jerarquía o entre una red (que, insisto, no creo que existan, sino que se trata de jerarquías donde no todas las relaciones de poder son visibles), lo importante es limitar la cantidad de poder que unas personas pueden ejercer sobre otras en virtud de un cargo político (sea este una alcaldía, presidencia o regencia). Limitar el poder es limitar la cantidad de decisiones que son arrebatadas al ciudadano por parte del poder que está sobre él.

El ciudadano toma decisiones continuamente, unas más importantes que otras: dónde comprar los huevos y el bacon del desayuno; dónde tomar el café de la mañana; tomar un camino entre tres posibles para llegar al trabajo; hacer o no una llamada con el móvil, con una compañía telefónica previamente elegida; en qué gasolinera repostar el coche; en qué farmacia comprar un colirio; qué médico has visitado para que te recete el colirio;... con quién vas a casarte; dónde vais a vivir; cuándo tendreis hijos; qué pediatra va a visitarlos; a qué colegio vais a llevarlos, qué instituto, qué universidad; por no hablar de dónde vas a trabajar para pagar todas esas cosas; y dónde harás tu hucha para seguir teniendo dinero cuando no puedas (o no quieras) trabajar. Cuantas más decisiones pueda tomar el ciudadano, más libre es.

Eso no implica que deba disponer de todas las opciones gratis, como caidas del cielo, porque esto no es el Pais de las Maravillas. Los recursos son limitados, hay que ordenar de algún modo su uso, y el sistema de precios en un mercado libre se ha demostrado como el mejor para ordenar las preferencias particulares de la gente, incentivar el trabajo y la creatividad (técnica, empresarial...) como origen de riqueza. Propiedad privada de los medios de producción (tanto de bienes como de servicios), y libertad de intercambio de los bienes y servicios producidos son las claves del desarrollo: libertad, en resumen.

Ningún estado puede pretender ofrecer todos los bienes y servicios que demanden los ciudadanos por lo que ya he comentado de la limitación. Los ciudadanos de algún modo tienen que luchar por ello: bien trabajando, bien realizando inversiones adecuadas para sacar rendimiento a un capital previo. Por eso los padres fundadores de los EEUU fueron muy listos al incluir en su declaración de independencia eso de la Vida, la Libertad y la Búsqueda de la Felicidad: sabían que ningún gobierno puede prometer seriamente la felicidad, sino facilitar su búsqueda por cada uno de los ciudadanos.

Por eso no es serio ni realista decir que para vencer a un terrorismo de red, que no es distinto de todo terrorismo conocido más que en su virulencia, hay que fomentar más sociedad-red, pero paradójicamente mediante la provisión pública de ciertos servicios considerados básicos para la cohesión social: seguridad física y jurídica, educación, salud y atención de situaciones de "debilidad" (retiro, enfermedad, etc...).

¿Qué lleva a David de Ugarte a pensar esto?

Cualquier consideración sobre los orígenes de la violencia organizada en la actualidad nos remite a la emergencia de distintos tipos de redes violentas ante la oportunidad generada por las zonas de sombra dejadas por el estado. Estudiando estas zonas, las redes que generan y la interacción de estas y el estado con las redes sociales ciudadanas, podemos llegar a lo que podríamos llamar unas directrices para la actuación del estado en la sociedad red.

Es después de esto que para evitar que haya redes violentas que ocupen el lugar del estado este debe proveer educación, sanidad, pensiones, etc. Es más:

un estado que quisiera reforzar las redes sociales y distribuir más poder entre sus ciudadanos, nunca aprobaría una Patriot Act como hizo EEUU, pero convertiría la educación básica y secundaria en un monopolio público universal, expulsando del "mercado educativo" que es lo mismo que decir de la posibilidad de generar identidades exclusivas a iglesias, credos y grupos particulares, negándose en cualquier caso a darles el más mínimo espacio dentro de los procesos educativos.

De nuevo:

convertiría la educación básica y secundaria en un monopolio público universal

Una vez más:

convertiría la educación básica y secundaria en un monopolio público universal

Porque quien escribe esto se las da de liberal y está proponiendo la vuelta a un sistema ya conocido: la educación nazi y soviética, monopolios públicos y universales alejados de cualquier credo y de identidades exclusivas. Lo que se propone es puro fascismo: nada fuera del estado, todo dentro del estado. Al menos la educación.

La cosa sigue al tratar de nuevo la implantación de la tecnología necesaria para hacer realidad el ingenio social que supone la sociedad-red:

defendiendo las redes públicas de telecomunicaciones, es cada día más importante el concepto de:

derecho al acceso, porque no debemos confundir derechos con servicios ni ciudadanos con consumidores (...) La clave del cambio social generado no nace ni puede nacer de la extensión de una serie de servicios por las operadoras, sino de la garantía efectiva de los nuevos derechos ciudadanos de acceso. Es una cuestión política no de dimensión de mercado. La clave es asegurar una garantía efectiva a la participación económica, política y social de los ciudadanos en el nuevo territorio de las redes. Algo que sin infraestructuras universalmente extendidas y accesibles, sin banda ancha de verdad (no el ADSL español), es imposible.

La sociedad-red por encima del mercado. Me recuerda a cuando algunos denostados liberal-conservadores proclaman lo de "la nación antes que el mercado". Pues ni la nación, ni la red: las personas son lo importante, y es a estas, mediante la suma de decisiones libres e individuales, quienes corresponde la tarea de la organización social y la implantación de los medios necesarios para ello.

Más que nunca me reafirmo en que el papel del estado debe quedar limitadísimo a la defensa de la vida, la libertad y la propiedad de las personas mediante tres sencillos mecanismos.

Por una parte, leyes no intrusivas en la vida privada que regulen muy claramente los conflictos de libertades y dictadas por un poder legislativo representativo directamente de las circunscripciones de los ciudadanos y no sujeto a disciplina de voto de partidos.

Por otra, un ejecutivo que gestionase la defensa interior (policía, con la concurrencia de agencias privadas de protección, y tal vez servicios de información), la defensa exterior (ejército profesional), y la gestión de emergencias (defensa civil, junto con los medios que aportasen compañías aseguradoras).

Y finalmente, un poder judicial, también elegido por la ciudadanía, que castigase el incumplimiento de las leyes (es decir, las agresiones a la vida, libertad y propiedad), sin injerencias de los otros poderes, y con la opción de los tribunales privados (arbitrajes). Sólo en caso de desacuerdo entre partes se acudiría al sistema público de justicia.

Conceder al estado el papel preponderante (o incluso exclusivo) en áreas tan sensibles como sanidad, educación y pensiones tiene precisamente el efecto contrario que el presuntamente buscado: en lugar de tener una sociedad civil vertebrada, libre y responsable se tiene una ciudadanía infantilizada a quien el estado acostumbra a disfrutar de una miseria cómoda.

Como nos muestra la historia, esto conduce a estados-leviatán con tremendas burocracias para ser gestionados, cada vez más ávidos de poder, y que precisamente son el blanco de los terroristas: los golpes terroristas contra los estados son asestados en los traseros (perdón por el coloquialismo en un tema tan serio) de los ciudadanos. Cuanto menos estado haya menos sentido tiene para los terroristas el ataque contra la ciudadanía.

El colectivo Ciberpunk se ha destacado por su defensa de las libertades civiles en Internet, pero si no soy libre en el mundo real, ¿para qué quiero intenet? ¿Para evadirme de la realidad carcelaria de un estado totalitario? Entonces, sí.

Pero luchemos primero por un mundo real libre, y luego nos ocuparemos del mundo virtual donde cowboys en pijama despiertos a golpe de droga de diseño luchan con programas rusos y chinos contra el hielo negro de alguna malvada multinacional japonesa.

21 de Marzo 2005

Ferret no entiende el petróleo

Cuidado con qué artículo se destapó Ferret el sábado sobre el precio del petróleo. Uno supone que un articulista tiene una formación que va más allá de Barrio Sésamo y el Libro Gordo de Petete, pero visto lo visto, creo que incluso Coco podría expresarse mejor en ciertos temas.

¡Ah, el petróleo!

Cuando a finales de los 60 y comienzos de los 70 empezaron a producirse las primeras crisis en el suministro de petróleo, muchos occidentales cayeron en la cuenta de que tan preciado bien procedía en su gran mayoría de países árabes. En la España del momento, uno llegó a escuchar comentarios francamento asombrosos al respecto, como el de aquel alto funcionario que no salía de su asombro al exclamar, "¡Mira que estar el petróleo en manos de los moros!". Claro, es que hasta Dios en ocasiones se equivoca al poner riqueza a merced de los malos, pero esa sería otra historia."

En lo que se equivocaría dios si existiese es en poner un periódico a merced de los bobos como Ferret. Lo de las crisis de suministro de los 60 es de antología, pero lo mejor viene ahora:

Lo que resulta evidente es que el asunto del petróleo es rarísimo. Entonces, los productores cerraban el grifo, lo que hacía crecer la demanda y el dichoso líquido nos salía más caro. Con el paso del tiempo las cosas han ido cambiando. Ahora, por ejemplo, tienen lugar ocasionalmente aumentos en el precio del barril precisamente debido al incremento de la oferta. En cualquier caso el resultado es el mismo: nos sale, y siempre nos saldrá, más caro.

Las asombradas negritas son mías. He llegado a pensar si todo es un lapsus confundiendo oferta y demanda, pero ni así tiene pies ni cabeza lo que sostiene Ferret. Lo que ocurrió a principios de los 70 fue un incremento de precios al margen de cual fuese la demanda. De hecho ésta bajó y la industria occidental se puso manos a la obra para construir motores que consumiesen menos combustible, y también se diversificó la producción eléctrica.

Que Ferret no sepa historia es hasta cierto punto comprensible. Pero que no sea capaz de interpretar correctamente la actualidad, es inaceptable. Primero se produce un incremento de demanda: por el auge económico chino y por el crudo invierno que ha motivado un uso masivo de la calefacción. Luego, como es lógico, sube el precio. Y entonces la OPEP, por su acuerdo de tratar de mantener el precio en determinada franja, aumenta la producción. Ferret lo entiende todo al revés: primero ve el aumento de producción, luego el aumento de precio, y la demanda no pinta nada.

Bobo.

18 de Marzo 2005

Esta sí podría abusar

Los contribuyentes tal vez seriamos menos reacios a ser abusados por la señora Schiffer, que fue una de las grandes atracciones de la pasada ITB de Berlín.

Lo mejor es que no fue pagada con dinero del contribuyente, sino por la organización (privada) del Mallorca Classic de golf. Qué diferencia con esos 4'8 millones de euros que costó la fundación Costa Nord a cambio de que Michael Douglas hiciese promoción de las islas...

Esto sí es abusivo (ACTUALIZADO)

En lugar de preocuparse por los precios que fijan compañías privadas, el govern debería dejar de exprimirnos con las excusas más peregrinas:

El Govern admite al fin que subirá la gasolina el año que viene si ZP no le da más dinero

(en El Mundo-El Día de Baleares)

El plan del Govern para eliminar la deuda de la comunidad autónona contempla la subida del impuesto de los carburantes a partir del año 2006 y una fuerte reducción del presupuesto para carreteras. Para los ciudadanos, la subida del precio de la gasolina será de 2,4 céntimos de euro por litro, el máximo permitido por el Ministerio de Economía.

2'4 céntimos son 4 pesetas. Es que estos tios están más cerca del duro sanitario que del céntimo sanitario. Yo que tengo que usar bastante el coche, consumo unos... 3.000 litros al año, a 2'4 céntimos por litro, 72 euros de impuesto adicional. Por ejemplo, más de dos mensualidades del seguro médico, o lo que costaba un billete de avión entre islas antes del servicio público.

Ramis de Ayreflor repartió las culpas del endeudamiento entre el Pacte de Progrés (por comprometer un gasto de 323 millones sin partida presupuestaria) y el Gobierno de Zapatero por la deficiente financiación de la comunidad, «la que menos dinero recibe por habitantes de todo el Estado».

Si culpas es verdad que hay para todos, y se demuestra una vez más que un gasto asumido en un momento dado a saber cuándo va a pagarse. El que desde luego no tiene la culpa es el ciudadano. O sí, por votar a partidos manirrotos, pero es que lo son todos, unos más y otros menos, pero todos se pirran por el gasto.

Finalmente Ramis se refirió a la inmigración como uno de los grandes factores que ha provocado el aumento de la deuda: «Son gente que generalmente no tributa y que por el contrario consume mucho en servicios sociales».

Pues nada, con dos cojones, a pago por servicio y el que no paga, no recibe el servicio. Entonces sólo vendrá gente que sí tribute. Y si alguien quiere hacer caridad y acoger a gente que ni paga impuestos ni puede pagar servicios, que lo mantenga con su dinero, no con el de los otros, que la solidaridad con dinero ajeno es muy bonita y fácil.

Aquí ya propuse algunas ideas para reducir el gasto sin tener que cargárselo al ciudadano. Pero a los políticos se les ha ocurrido otra cosa: bonos, para que la deuda de hoy la paguen los contribuyentes de mañana. Quién sabe si en el momento de pagar esa deuda se tendrán que inventar algún nuevo impuesto porque aún no habrán sido capaces de reducir el gasto.

ACTUALIZACIÓN

En MallorcaDiario recuerdan que pueden ser un arma de doble filo.

¿Qué es abusivo?

La Comisión Nacional de Cooperación de Consumo ha puesto el grito en el cielo por las tasas de emisión de billetes que cobran las compañías, y en particular la conselleria balear:

El Govern insta a Fomento a terminar con los cobros 'abusivos' de las compañías aéreas para emitir billetes

El Govern planteó ayer una resolución en la Comisión Nacional de Cooperación de Consumo, que fue respaldada por todas las Comunidades Autónomas, en la que insta al Ministerio de Sanidad y Consumo a intervenir y tomar medidas, incluso con una regulación específica, para terminar con los cobros "abusivos" de las compañías aéreas a los usuarios por emitir billetes.

(en El Mundo-El Día de Baleares)

Me imagino que la aparición de estas tasas obedece a tres motivos. Por una parte la compañía puede hacer propaganda de un precio "más tasas", cuya cuantía no conoces hasta el momento de comprar el billete. Pero hasta ese momento se ha creado la percepción de un determinado precio, más bajo que otra compañía que no discrimine esas tasas.

Con la aparición de los billetes electrónicos y las compras por Internet se incentivaba estos sistemas con tasas menores. Hablando de memoria, hace un año y pico en Iberia cobraban 9 euros por emisión de billete en papel comprado en agencia, 6 euros si era comprado por internet, y nada si era un ciberticket. Actualmente son unos 7 euros con ciberticket comprado por internet, y el resto, a saber. Ojo, que además de las tasas de emisión hay más de 20 euros en impuestos, que la compañía no es la única que abusa.

Por último, en el caso concreto de Baleares con la declaración de servicio público hubo polémica por si estas tasas entraban o no en las tarifas máximas. Las compañías trataron de usarlas para superar un poco el precio máximo permitido y aumentar su margen de beneficio. Alegaban que el tope de tarifa se aplicaba al billete, que no incluía las tasas de emisión.

El ministerio no ha estado por la labor:

Consumo desestima la petición del Govern para reducir los recargos en la emisión de billetes de avión

el Servicio de Defensa de la Competencia, organismo dependiente del Ministerio de Economía, comunicó ayer al Govern su decisión de no estudiar la posibilidad de tomar medidas para obligar a las compañias aéreas a reducir el recargo que cobran a los pasajeros por emitir los billetes de avión.

[...]

El uno de enero del 2005 las compañías aéreas Iberia, Spanair y Air Europa pactaron aumentar el mismo importe para la emisión de billetes de avión, subida ésta sobre la que no se puede aplicar el descuento para residentes. La diputada socialista en el Parlament, Maria José Camps, instó a la consellera de Sanidad y Consumo a tomar las medidas necesarias para reducir este aumento de los recargos en la emisión de billetes, al considerar que el pacto entre las compañías aéreas supone un "obstáculo a la libre competencia" y "perjudica a los consumidores", porque una situación de libre mercado incitaría a las compañías a rebajar los costes de este recargo a fin de atraer clientes.

En un mercado realmente libre efectivamente las compañías que se pusiesen de acuerdo para aumentar los precios se verían penalizadas frente a las que no entrasen en el pacto. Pero no son las compañías quienes limitan el mercado, no se dedican a derribar aviones rivales ni a mandar a sus matones a partirle las piernas a los ejecutivos de la competencia. La barrera de entrada la crean las administraciones con sus regulaciones y sus propias tasas.

Lo realmente curioso es que ahora se está tratando el avión como si fuese un servicio de primerísima necesidad, como el agua potable o la electricidad. De hecho ese es el planteamiento para la declaración de servicio público. Habría que ver cuánta gente se desplaza al año en avión entre las islas. ¿50 mil personas? ¿100 mil? No creo que más... Por un 5 ó 10% de la población que usa el avión, ¿se justifican medidas proteccionistas que al final perjudican a todos? Porque los que viajan no pueden hacerlo más barato por la falta de competencia merced a las regulaciones. Y los que no viajan, pagan con sus impuestos las regulaciones, los reguladores y los descuentos. ¿Quién está abusando realmente?

El mayor defraudador de la historia de los EEUU

Una de las historias que se me han quedado pendientes de comentar estos ajetreados días ha sido la de Walter Anderson, acusado de ser el mayor defraudador de la historia de los EEUU al evadir más de 200 millones de dólares.

Su carrera como inversor se detuvo en seco el 27 de febrero cuando fue detenido en Washington al regreso de un viaje. Esta semana se le ha denegado la libertad bajo fianza.

Lo que hace algo distinto a este defraudador no es la cantidad más que considerable de dinero que presuntamente ha ocultado en paraisos fiscales, sino los motivos que alega para haberlo hecho.

Hace ya dos semanas en el Washington Post se publicaba toda la historia de Anderson:

Tax Case Defendant Says Money Was to Do Good

He isn't a tax cheat, he said Wednesday night in a conference room at the D.C. jail. Sending millions of dollars to offshore havens -- which the government alleges he did to evade around $200 million in taxes -- was part of a legitimate and long-standing plan.

He was going to use the money to change the world. To fight for arms control and human rights. To promote family planning and space exploration. He was going to give the money away, starting next year.

Lo más probable es que Anderson sea un caradura que una vez pillado sale con eso de "el año que viene iba a usar el dinero para hacer un mundo mejor" para caerle bien a jueces y posibles jurados. O tal vez sea cierto lo de su plan:

"He's an exceptionally charitable man," said Bob Werb, a real estate developer who has served with Anderson on the Space Frontier Foundation board. "He's part of the American tradition of people who wanted to make money so they could give it away for charitable purposes."

En una escala tan exagerada puede pensarse en si es mejor que el dinero quede en el bolsillo del que lo ha ganado para destinarlo a lo que quiera, o si tiene que ser gestionado por burócratas y políticos para sus fines partidistas.

Si el dinero es dirigido de particular a particular seguramente un gran porcentaje llegaría a su destino, ya que existe un interés claro en controlarlo. Por ejemplo, yo no doy ni un euro a una entidad a menos que esté auditada y me merezca confianza. Si ese mismo dinero lo pago como impuestos, ¿por cuantas manos pasa antes de llegar (mermado) a un destinatario que seguramente no sería de mi confianza? La burocracia interpuesta ya resta una gran parte del dinero al fin último, que encima será del interés del político o del funcionario, no necesariamente del ciudadano que paga.

Por eso Anderson no deja de inspirarme cierta simpatía, aunque lo más probable es que sea un caradura.

17 de Marzo 2005

Ferret no entiende al islam

Más sobre terrorismo, democracia e islam por parte de la petulante pluma de Ferret.

El miedo al Islam

En la Conferencia sobre Democracia, Terrorismo y Seguridad celebrada en Madrid, amén de bizantinos debates en torno a la definición de terrorismo -¿cómo se puede combatir con eficacia algo que no se puede definir con precisión?-, hay que reconocer que también se han puesto algunos interesantes puntos sobre algunas íes. Concretamente, me ha parecido muy ajustada la queja de los demócratas árabes que achacan a los occidentales el alimentar la falacia de que Islam y democracia son conceptos incompatibles. Se trata en realidad de una burda maniobra de un Occidente que lleva décadas apoyando dictaduras y monarquías medievales, por miedo al renacer del islamismo. Puestos a elegir entre autócratas y teócratas, los occidentales hemos encontrado más cómodo optar por los primeros. ¿Acaso no existe el islamista moderado? ¿Tal vez no encontramos en Europa partidos confesionales, como los demócratacristianos? ¿Entonces? Occidente no tiene la patente de la democracia, especialmente si se empeña en olvidar que la libertad, o es de todos o no es de nadie.

Es que efectivamente, los islamistas no quieren la libertad para nadie: ni para sus fieles ni mucho menos para los infieles. El islam está donde el cristianismo hace 500 años. Los cristianos evangelizaban a punta de mosquete y quemaban herejes por doquier. Los islamistas extienden su credo a punta de cuchillo, coche-bomba y cinturón de explosivos. Pero las naciones eminentemente cristianas como España han terminado pariendo regímenes democráticos, han evolucionado, y aunque la iglesia sigue tratando de estar junto al poder, al menos tiene claro que es un poder distinto al civil.

En el islam no hay diferencia entre religión y sociedad civil. Los máximos dirigentes tienen que ser los religiosos, la ley es la que dicta el corán y la sharia, y los jueces, también son religiosos. Es como si en Occidente se siguiese juzgando con el juicio del agua, poniendo la mano en el fuego o con juicios de combate (duelos).

Sí podría decirse que Occidente tiene la patente de la democracia: en Occidente se inventó la democracia, en la Grecia clásica, en Inglaterra y en los EEUU. Pero digamos que se mantiene con un código abierto. Cualquier pais del mundo puede adherirse al club de naciones democráticas, no se le exigirá un canon. El problema es si existe tal voluntad.

Dice Ferret que en Occidente se piensa que Islam y democracia son incompatibles. Bueno, Bush no pensaba lo mismo de Irak. Además de quitar del camino al sanguinario Saddan Hussein confiaba en que en Irak podría establecerse una democracia. También se ha visto que en Palestina puede haber una democracia, sobre todo si los islamistas dejan de matar israelíes y tener bajo su bota a los palestinos que simplemente quieren vivir tranquilos.

Está claro que muchos problemas de los paises árabes proceden de erróneos procesos de descolonización, pero muchas de las monarquías que dejaron instaladas los británicos fueron derrocadas hace décadas, y no precisamente para imponer la democracia. A lo mejor la tan añorada por algunos URSS tuvo algo que ver en eso. Pero no menos claro es que Occidente lleva 13 siglos de conflicto casi permanente con un islam expansionista que ha encontrado en el terrorismo la forma de retomar una guerra que perdió (parecía que) definitivamente cuando desapareció el Imperio Otomano.

Para nosotros, la toma de Granada en 1492 es historia. Para los islamistas, fue ayer mismo. Es un concepto que deberían entender bien los que quieren luchar de nuevo la guerra civil española.

Ferret no entiende el terrorismo

Después del recuerdo de la masacre del 11-M y de la cumbre antiterrorista de Madrid, Ferret se permite el lujo de opinar una vez más desde la más repugnante demagogia.

Terrorismo, injusticia, miseria

Por razones obvias, durante esta semana se ha hablado mucho de terrorismo, pero a algunos puede preocuparnos que se ha hablado más de sus consecuencias -siempre lamentables- que de sus causas, cuando es en estas últimas en donde hay que buscar la solución definitiva del problema. Bien están la prevención y la lucha directa contra quienes pretenden imponer el terror, pero aún más importante es atacar el mal de raíz. En un mundo más justo, en el que un mejor reparto de la riqueza acabara con la miseria y en el que la desigualdad no se convirtiera en una afrenta para buena parte de la Humanidad, el terrorismo no encontraría facilidades para su expansión. Si no proporcionamos a la bacteria el caldo de cultivo, es evidente que no se desarrollará. Las políticas de desarrollo y ayuda a los más pobres, a los que la desesperación lleva a comportamientos violentos, son en este sentido las que mejor resultado pueden dar. Lo ha dicho ahora Kofi Annan, lo dijo en su momento Zapatero, y lo dice siempre el buen sentido.

Cuantas majaderías progres para tan pocas líneas... ¿Qué es para Ferret un mundo más justo? Claro que todos nos subimos al carro de la justicia, pero es que no todo el mundo entiende que sea lo mismo. La justicia de mejor reparto que propone Ferret es la de la envidia, la de quitar a los que tenemos para dar unas migajas a los que no tienen: se nos crea un problema para no resolver otro. La riqueza antes de repartirla hay que crearla. Produciendo riqueza unos y redistribuyéndola a otros no se arregla nada, sólo se perpetúa el problema.

En contra de lo que piensa Ferret, no creo que el principal problema de la Humanidad sea de envidia. Los pobres no quieren dejar de serlo porque nosotros seamos ricos, sino para mejorar sus condiciones de vida. Pero aún así, no es entre los pobres donde está el caldo de cultivo del terrorismo, y más si es el terrorismo islámico.

¿Acaso es Bin Laden un pobre menesteroso? ¿Por qué en lugar de usar si dinero en cometer atentados no lo invierte en su propio pais o en otros paises islámicos? ¿Es Filipinas una gran nación opresora de los pobres? ¿Las FARC son un grupo de braceros cansados de que el patrón los explote? ¿Es el Pais Vasco poco más rico que Las Hurdes? ¿Eran unos desheredados los miembros de la RAF o de las Brigadas Rojas? ¿Contra qué potencia opresora luchaba el GIA? ¿En nombre de la miseria, tenemos que echar a bombazos de Son Vida a los ricos de Mallorca?

Cuando Ferret apela a las políticas de ayuda y desarrollo, ¿se refiere a las que llevan 40 años fracasando?

Lo que digan el chorizo de Kofi Annan y el bobo de Zapatero ya no suele tener sentido, por mucho que ambos personajes le molen a Ferret.

Ferret no entiende a Panella

Retomo el ritmo con tres artículos, tres, del inefable Biel Ferret. El primero, sobre la propuesta de "ospitalitá" de Panella a los dos grandes bloques políticos italianos, que además la han rechazado.

Esto es lo que escribía Ferret el pasado día 6:

Puro mercadeo político

Andan escandalizados ciertos sectores de la sociedad italiana ante la actitud de los dirigentes del Partido Radical quiénes, sin el menor pudor, han ofrecido en pública subasta sus votos a derecha e izquierda siempre con la condición de sacar ventaja de ello. Puro mercadeo político, formulado esta vez a las claras en lugar de bajo mano como más habitualmente suele hacerse. Para curarse del escándalo deberían muchos italianos darse una vuelta por las Baleares, observar lo que aquí ocurre en el caso de UM y así concluirían que no hay para tanto. El Partido Radical cuenta con escasos afiliados, como UM, no obstante mueve proporcionalmente muchos más votos, como UM, y también como UM quiere hacerse con su tajada correspondiente en el reparto de poder. Emma Bonino y Marco Panella, responsables del Partido Radical, se han descarado ahora haciendo su pública oferta a Berlusconi y Prodi, exactamente como lo viene haciendo desde hace años María Antonia Munar en las islas ante PP y PSOE, así por la cara, mostrando el plumero. ¿Dónde está la novedad?

En el artículo de Ferret, nada nuevo. Un completo ignorante de la política italiana, y del Partido Radical en concreto. La comparación con UM es poco menos que un insulto. Los radicali se han destacado desde hace décadas por la defensa de los derechos del individuo frente al colectivismo. Desde sus manifestaciones anticomunistas en los 60, su defensa del derecho al aborto y al divorcio, su defensa de los mercados libres de intervención estatal, su ataque a los monopolios públicos, su postura contra colectivos como sindicatos, organizaciones empresariales, colegios profesionales... siempre han destacado por una defensa a ultranza de la persona, y en ello han centrado su lucha política, no en sacar ventaja de nada ni repartirse poder.

UM es todo lo contrario. Bajo la férrea dirección de la reina-presidenta Munar, cuya una de sus primeras acciones fue defenestrar al fundador del partido, Jeroni Albertí, UM ha sido la madre de todas las bisagras para a cambio de sus escasos pero decisivos votos, obtener poltronas para sus pocos afiliados. Hay más poltronas que culos para ocuparlas, por lo que frecuentemente los altos cargos de UM ostentan varios cargos públicos. Y no hablemos de los beneficios personales que obtiene la Munar mediante la concesión de obras a empresas de su entorno por todos conocidas en Mallorca (lo último que he sabido es que incluso en Ibiza se le han concedido ya obras para las nuevas carreteras).

Su acuerdo con socialistas, comunistas, nacionalistas y verdes de 1999 fue una venganza personal por su expulsión del gobierno por el entonces ya ex-presidente Gabriel Cañellas. Cuando se acercaba el final de la legislatura comenzó sus guiños al PP, con quien finalmente pactó en 2003.

Los radicali no proponían un acuerdo programático, ni comprometían sus votos. La idea era entrar en una de las grandes listas para no quedarse fuera de un parlamento tremendamente polarizado, lo que habría dejado sin representación a muchos votantes italianos. Nipho hizo un completo seguimiento de la propuesta y del desenlace (I, II, III, IV, V, VI, VII).

Finalmente los radicales han optado por la presentación de la lista Luca Coscioni, por lo que las acusaciones de tratar de sacar ventaja de ningún pacto se quedan en agua de borrajas.

Pero siguiendo con la comparación con UM, cuando se lleva media legislatura autonómica la Munar ya comienza a hacer guiños de nuevo a la izquierda. Es decir, una señora que sí tiene un compromiso de gobierno a cambio del cual ostenta un cargo y un poder muy superior al que le correspondería por los votos obtenidos ya está planteando romper ese pacto. La rabieta viene ahora porque el PP ha dicho algo tan evidente como que su objetivo es ganar las próximas elecciones por mayoría absoluta. Algo lógico, vista la fiabilidad de la Munar como socia.

Lo dicho, comparar la propuesta de ospitalità de Panella con el puro chaqueterismo de UM y su partido es poco menos que un insulto.

15 de Marzo 2005

Vergüenza

Radicales somos aquellos que nos manifestamos contra la tiranía castrista mientras el rey y el ministro de exteriores reciben a su canciller.

14 de Marzo 2005

El día que España se volvió inocentona

Después de la agitada noche anterior, el domigno electoral me levanté tarde. A eso de las 6 acudí a votar, y luego me pasé por el local para escuchar a las 8 los primeros sondeos. No podía creerme lo que estaba pasando.

El electorado se comportó como un crio inocente de cuatro años que tapándose los ojos cree que nadie puede verlo. El electorado creyó de verdad que obedeciendo a los terroristas y dando la victoria al partido que prometía la retirada de Irak quedábamos a salvo del terrorismo islámico. La gente pensó que tapándonos los ojos pasaríamos desapercibidos para los tradicionales amigos árabes, tan amigos, tan amigos que algunos están obsesionados por reconvertir a España otra vez en Al-Andalus. Sólo que esta vez los líderes de tal conversión no sería los Omeyas que trajeron la mezquita de Córdoba, o sus sucesores que nos legaron la Alhambra. Los nuevos califas de Al-Andalus serían los que ordenaron destruir los budas de Bamiyán y pondrían el burkha a nuestras mujeres, acabarían con nuestras piaras de cerdos ibéricos y arrancarían nuestras pecaminosas viñas.

España optó por el candidato de los terroristas, el candidato que incluyó en su programa romper la política exterior y abandonar un Irak recién liberado de uno de los sátrapas más sanguinarios del siglo XX. España eligió dejarse llevar por los terroristas.

El candidato ZP había prometido retirar a las tropas de Irak, además de hacer otras concesiones a otros regímenes islámicos poco democráticos (el Marruecos de Mohamed VI, la Palestina del terrorista amigo de Moratinos...). Los terroristas sólo tenían que dar un pequeño empujón para terminar de decidir a la gente. Un empujón de 192 muertos para que el electorado creyese que el atentado era única y exclusivamente la respuesta a la presencia de soldados españoles en la reconstrucción de Irak. Se reforzaba el mensaje del aspirante. Si ZP se hubiese comportado como un político con sentido de estado y no hubiese proclamado a los cuatro vientos que retiraría a las tropas de Irak sino que habría continuado con el vigente entonces mandato de la ONU, el atentado no habría tenido ningún sentido y tal vez no se habría producido. Pero gracias a ZP, había motivo.

España se tapó los ojos al coger la papeleta, y un año después se ven las consecuencias.

El día que España volvió a romperse

El sábado 13 de marzo de hace un año, como buen sábado, me levanté tardísimo. Estuve todo el día bastante desconectado de los acontecimientos, hasta que por la noche, a eso de las ocho y pico, puse un rato la COPE mientras me preparaba una cena rápida antes de salir a tomar algo con unos amigos. Lo que escuché entonces me pareció alucinante: en plena jornada de reflexión se estaban produciendo manifestaciones espontáneas frente a las sedes del PP de toda España.

La verdad es que las jornadas de reflexión me parecen una grandísima chorrada que favorecen sólo a los partidos más implantados en el sistema partitocrático. Un partido modesto tendrá una participación modesta en la campaña, mientras que los grandes y medio grandes tendrán bien visibles sus carteles hasta el día de reflexión, la jornada electoral, y más allá. Pero el hecho es que la ley dice lo que puede hacerse y lo que no en la jornada de reflexión y en el día de las elecciones.

Lo que ocurrió es que ciertos estrategas electorales, con la complicidad de determinados medios de comunicación, espontáneamente convocaron manifestaciones frente a las sedes de un determinado partido político que concurría a las elecciones. Gente que representaba a media España acosó a gente que representaba a la otra media, la amenazó, la coaccionó, la mantuvo arrinconada e incluso la agredió. Volaron las piedras y los cócteles molotov lanzados por las manos que sostenían las pancartas de "paz".

En el local (punto de encuentro para la salida nocturna) estuvimos un rato viendo la tele. Yo alucinaba con lo que estaba viendo, sobre todo al ver a Rubalcaba con su histórico "España no se merece un gobierno que mienta". Pues sí ha parecido merecerlo.

Estuve con una pareja de amigos tomando unos refrescos, y volvimos al local hasta las 3 de la mañana, viendo lo que ocurría en Madrid y otras ciudades. Ese día temí que de verdad iba a estallar el enfrentamiento civil. Cuando volví a casa no me acosté hasta las 6, cuando las noticias parecían indicar que todo volvía a la normalidad.

Las cosas no pasaron a mayores porque la mitad amedrentada se quedó encerrada hasta que escampó el temporal, porque si hubiese tenido sólo la mitad de mala sangre que la mitad acosadora, tal vez habría corrido más sangre que sumar a la del 11-M.

Yo, que tenía decidido mi voto en blanco para el Congreso, y para Izquierda Repúblicana en el Senado (lógicamente por lo de republicana, no por lo de izquierda, y en parte por tocar los huevos al stablishment), lo cambié hacia el PP. A pesar de su manifiesto antiliberalismo en tantas y tantas cuestiones, me parecía fundamental que no ganasen los de las pancartas, la coacción, los gritos y las piedras. Energúmenos así no son dignos de estar en la sede de la representación de la soberanía popular.

Una vez más, me equivoqué.

El día que España salió a la calle

El 12 de marzo de hace un año fue un día de unidad en el dolor. Recuerdo como a las 12 del mediodía sonó la sirena de la fábrica y salimos todos a la calle, una calle larguísima en la que se asomaban cientos de conciudadanos unidos por el dolor. Nuestra secretaria ató en la verja de la entrada principal una rosa roja con un pañuelo negro. Fue uno de tantos momentos en los que lloré durante esos días.

Por la noche acudí con un amigo a la manifestación que desde la Plaza de España iba a bordear media Palma. Cuando el asesinato de Miguel Angel Blanco fuimos unas 60.000 personas. Hace un año, alrededor de 250.000 en la manifestación más multitudinaria de la historia de Baleares. En toda España, unos 10 millones de personas salimos ese día a la calle para expresar el dolor y la repulsa por ese atentado. Se dice pronto que una cuarta parte de la población de un pais salga a la calle a manifestarse. Sin importar quién fuese.

No faltaron las pancartitas del no a la guerra. Daban ganas de preguntar ¿a qué guerra? ¿A la que nos había declarado no se sabía quién a golpe de mochila-bomba? Pero ese día no estaba yo para discutir con progres impermeables.

Casi al final de la manifestación un numeroso grupo de adolescentes (intuyo que de algún club de esplai) lanzaba sus consignas. El no estamos todos, faltan 200 aún hace que se me salten las lágrimas. Pero la más coreada fue España, unida, jamás será vencida.

Se equivocaron. Sí fue dividida y vencida.

11 de Marzo 2005

Casi se me olvida el aperitivo

Mañana, como ya va siendo habitual, volveremos a estar el par agitativo de Palma agitando una Coca-Cola, un Bitter y algunos frutos secos, y atizando liberalmente a diestro y siniestro.

Como siempre, en el café Món, junto a la Plaza de España, delante de los cines Augusta. Esta vez algo más tarde, a partir de las 13'00 horas, que antes tenemos trabajo organizativo y esas cosas para derribar el sistema.

Los que esteis en Madrid y alrededores podeis tomar el aperitivo con los compañeros de Juventudes Liberales que estarán terminando los actos de la Marcha por la Libertad.

Mañana en Madrid: Marcha por la Libertad

En estos momentos en que lloramos a nuestros muertos de hace un año, víctimas de la mayor amenaza contra la libertad que es el terrorismo, no nos olvidamos tampoco de los que hoy sufren la falta de libertad y la tortura.

Por el periodista y blogger Arash Sigarchi, encarcelado en Irán; por los internautas de Zarzis, encarcelados en Túnez; y por el líder liberal Ayman Nur, detenido en Egipto, Juventudes Liberales ha convocado para mañana, a partir de las 11'30, una Marcha por la Libertad: desde la embajada de Irán, hasta la de Egipto, pasando por la de Túnez.

Recordar a nuestros muertos no debe hacernos olvidar a los que siguen sufriendo persecuciones hoy en día.

El día que España lloró

Hace un año, a esta hora me encontraba en Madrid por una reunión de trabajo, apenas consciente de la magnitud de lo que estaba ocurriendo. Hasta que no hablé con mi madre para decirle que en la zona que estaba yo todo iba bien no me imaginaba la conmoción que se estaba viviendo. Eran las 11 de la mañana y se hablaba de 135 muertos...

Poco después un compañero tuvo que salir para ir a buscar a su hija a la guardería porque la policía estaba acordonando la zona (Castellana): se había visto a unos etarras, se habían atrincherado en una finca y la policía preparaba el asalto.

A la hora de comer aquella zona normalmente tranquila (Hernández de Tejada) era un bullicio por la multitud de personas desplazadas desde el centro. Había miedo de que los etarras hubiesen sembrado todo Madrid de bombas.

En todas esas horas de confusión lo único cierto es que cada sirena era una víctima trasladada a IFEMA. Sonaron muchas sirenas. Y nadie podía aventurar nada más.

Algo pasadas las 20 horas, ya en Barajas, pude ver en directo al ministro Acebes informando sobre la famosa furgoneta. Por la noche, ya tranquilamente en casa, al ver las imágenes de lo que había estado ocurriendo todo el día, fue cuando escribí esto:

Acabo de llegar de Madrid

Esta mañana he apagado la radio a las 7'30 en el aeropuerto de Palma. A las 9'30 se me ha helado la sangre al subir a un taxi en Barajas y escuchar algo sobre "62 muertos...". "¿Qué ha ocurrido?" "¿No se ha enterado? Han puesto bombas en los trenes...", "¿Dónde?", "En Atocha...".

Hoy ha sido difícil estar centrado. Te preocupas por los amigos que tienes en Madrid. Por los compañeros de trabajo, por esos que ya tardan mucho y no hay forma de contactar con ellos. El alivio cuando por fin llegan, y de nuevo el escalofrío cuando te traen las últimas noticias de la calle. La rabia, la impotencia. Otro escalofrío cuando al fin puedes habalr con tu familia para tranquilizarlos, y te dan más noticias... "135 muertos", las miradas que se cuzan cuando suena otra sirena, y finalmente, de nuevo en Barajas, viendo las noticias, "192 muertos, más de 1400 heridos...". Ni he pensado en si luego tocaba el aeropuerto. Tal vez mi propio avión. Eso no me da miedo. Lo que da miedo es que ya hay muchos muertos, muchas familias rotas, cientos de heridos, secuelas que durarán de por vida. El futuro no da miedo, da miedo lo que ya ha pasado, porque eso ya no tiene remedio.

Hoy, nosotros, el mundo libre y civilizado, hemos perdido una batalla. Nosotros, descendientes de Grecia y Roma, de la Ilustración, de la cultura de Voltaire y Descartes, Newton y Einstein, ciudadanos deseosos sólo de paz y felicidad, hemos sufrido una derrota. Pero no nos ganarán. Mañana hay que estar en pie ante los bárbaros, los salvajes salidos del infierno, las bestias que son capaces de masacrar a cientos de inocentes por defender ¿qué? Da igual que sea ETA, Al-Qaeda o la puta madre de todos ellos. NO NOS GANARÁN.

Me equivoqué. Sí ganaron.

10 de Marzo 2005

Todos los medios públicos son iguales

Aquí, y en toda Europa:

Alemania, Irlanda y Holanda violan las normas de la UE en su financiación de las cadenas de radio-televisión públicas

Los Estados miembros pueden financiar la radio-televisión pública siempre que tenga una función de servicio público y no haya compensaciones excesivas.

Las compañías de radio-televisión y el Gobierno tienen que tener las cuentas claras para demostrar que se han mantenido dentro de las normas sobre financiación, dijo la Comisión.

Servicio público y compensaciones excesivas: dos conceptos de lo más elástico. ¿El servicio público es la información del tráfico y del tiempo, o también lo es dar partidos de fútbol y películas para quienes no pueden/no quieren contratar canales de pago? ¿Excesivo es un determinado porcentaje de financiación: 10, 20, 49, 51%? ¿O la competencia desleal con los canales privados, quitándoles clientes potenciales y publicidad? Una vez más la solución es sencilla: acabar con semejantes monstruos hipercefálicos al servicio (manipulador) del gobierno de turno con el dinero de todos.

La única norma razonable sobre los medios públicos no es limitar su financiación o regular sus contenidos, sino hacerlos desaparecer.

Opinión española sobre la reforma de la PAC

La que comenta Diario Exterior:

Los españoles son de los europeos que menos valoran la reforma de la PAC

La nueva Política Agrícola Comunitaria (PAC) no acaba de convencer a los agricultores españoles. El hecho de que la Unión quiera encaminar su política agrícola a dar cada vez menos ayudas directas y, en cambio, potenciar medidas de desarrollo rural no acaba de gustar a los españoles. De hecho, son de los europeos que menos valoran estos cambios.

La discusión se acabaría más pronto con la abolición de semejante engendro proteccionista, pero vale la pena leerse la encuesta para ver qué se espera del engendro: una simple transferencia forzosa de renta, sin criterios de mejora de producto o gestión medioambiental. Dinero a cambio de nada. Pues no, basta ya.

Bronca por una subvención

No perderse esta historia de enfrentamiento entre los músicos y los propietarios de los locales de ensayo que están junto a la fábrica donde curro:

Los músicos de la sala Assaig estudian la posibilidad de denunciar a los responsables del centro por no comunicarles que pagarían las mismas cuotas de alquiler de los locales de ensayo pese a recibir una subvención del Ayuntamiento de Palma.

La única respuesta del ayuntamiento es:

Las discrepancias entre los músicos de la sala Assaig y la dirección del centro musical se han saldado con el anuncio de Cort de que las ayudas no se renovarán hasta que se llegue a un acuerdo y se cree una asociación regularizada, según ha explicado a mallorcadiario.com el concejal de Juventud y Deportes, Rafel Durán.

A mí es que me sube la sangre cada vez que leo cosas de estas. No sé si pedir que me subvencionen la plaza de aparcamiento, que también tiene una utilidad social: no ocupo la calle (que también pago por el impuesto de circulación), contribuyo a la fluidez del tráfico al no tener que dar vueltas buscando aparcamiento, y aporto menos contaminación al ahorrarme esas vueltas. Puestos a pedir, ¿por qué es menos importante mi derecho a tener una plaza de aparcamiento para mi coche que el derecho de un grupo a tener un lugar donde ensayar?

Permiso para la conservación de fincas privadas

Después de la agresión a la propiedad que supuso la creación del Parc Natural de Llevant, derogado por el actual gobierno, la política de medio ambiente ha tendido al consenso con los propietarios de las fincas afectadas.

Aunque receloso siempre de las actuaciones públicas, al menos es un cierto alivio que el gobierno pacte con la mayoría de propietarios:

Los propietarios de 30.000 hectáreas de Tramuntana y Llevant apoyan que sus fincas se conviertan en reservas naturales

El conseller balear de Medio Ambiente, Jaume Font, afirmó hoy en el Parlament que los propietarios de 30.270 hectáreas en las sierras de Tramuntana y Llevant han dado ya su permiso para que sus fincas sean incluidas en las áreas naturales que el Govern prescriba en estas zonas de la geografía mallorquina.

Como era de esperar, verdes y comunistas (que al final suelen ser lo mismo) pusieron el grito en el cielo en forma de enmiendas, rechazadas en su totalidad:

El Parlament balear rechazó hoy las enmiendas a la totalidad al proyecto de Ley de Conservación de espacios de relevancia ambiental (Leco), presentadas por los grupos del PSIB-PSOE y Esquerra Unida-Els Verds, lo que permitirá proseguir con su tramitación en la Cámara autonómica.

[...]

Tanto el parlamentario socialista Andreu Crespí, como la portavoz adjunta de EU-EV, Margalida Rosselló, insistieron en señalar que el citado proyecto de ley supone un importante retroceso en los criterios de conservación de la naturaleza en comparación con los establecidos por la legislación vigente.

[...]

Rosselló [de Els Verds] indicó que la voluntad del Govern reside en aumentar la superficie que se debe preservar para seguir recibiendo las subvenciones comunitarias, al mismo tiempo se reducen los criterios de protección para contentar a los propietarios.

Mal porque la protección del medio ambiente se base en subvenciones públicas, vengan de la administración que vengan, pero bien porque se respete el derecho a la propiedad de los propietarios.

La mayoría de estos ni siquiera tienen proyectos urbanísticos o nada por el estilo. La mayor fuente de conflictos con los grupos conservacionistas es por el acceso a playas o a determinados parajes. Ante el vandalismo que sufren sus propiedades, muchos han optado por poner un guardia de seguridad que cobra un peaje (como la subida al Massanella desde Lluch, si no lo han quitado), o directamente, cercar la finca. Si no se hubiese apuntado al excursionismo tanto vándalo no se habrían tenido que tomar estas medidas.

Al final es cierto que la mayor protección es cerrar los caminos. Prefiero no poder ir a la Serra sabiendo que así está a salvo, que tener el camino libre sólo para contemplar lo que han arrasado otros.

Móvil para judíos

Acabo de sorprenderme con esta noticia en El Mundo:

Lanzan en Israel un teléfono para judíos ultraortodoxos

Una compañía telefónica israelí lanzó el primer móvil para ultraortodoxos con el que sus usuarios no podrán navegar en Internet, enviar o recibir mensajes instantáneos y tendrán bloqueados los accesos a números "indecentes", como líneas eróticas o servicios de juego y apuestas.

[...]

El nuevo teléfono está destinado a los miembros de la comunidad ultraortodoxa judía, y responde a las quejas vertidas hace varios meses por rabinos que instaron a prohibir los móviles ordinarios, por considerarlos contrarios a la ley tradicional judía, la 'Halajá'.

Luego me he sorprendido de mi sorpresa. Al fin y al cabo, en una democracia capitalista las empresas tratan de satisfacer las demandas de sus clientes, y eso es lo que se logra con este móvil: una empresa satisface una demanda privada. Al contrario que las civilizaciones aliadas de nuestro presidente, que imponen a toda la población los criterios particulares de sus propios ultraortodoxos.

Lo que sí parece cachondeo es el anuncio que aparece junto a la noticia:

web EM.jpg

Ludopatía por Mallorca

Recientemente se ha puesto en marcha una nueva lotería/quiniela autonómica: la Lototrot, basada en las carreras de trotones, que al parecer tienen mucho arraigo y seguidores en Mallorca (sí soy mallorquín, pero se vé que no auténtico, porque paso bastante de los caballos).

Mª Antonia Munar, reina-presidenta del consell insular, animaba a los mallorquines a participar en este nuevo juego:

Munar anima a jugar a Lototrot en beneficio de Mallorca

Maria Antonia Munar, ha comprado el primer boleto de la Lototrot, quiniela hípica expendida en máquinas que también ofrecen cuatro juegos con premios directos tipo tragaperras y en las que la dirigente insular animó a gastar dinero porque su recaudación revierte en la isla. "El mundo del trote es un compendio de la mallorquinidad", subraya la presidenta del Consell.

[...] recomienda jugar "con moderación"

Como forma de financiación voluntaria de parte del sector agrario no es una mala idea. Pero no faltan las críticas desde que se comenzó a hablar del proyecto:

La Federación Española de Jugadores de Azar Rehabilitados (Fejar) y la asociación palmesana Juguesca han manifestado su rechazo a la llegada a Baleares de la Lototrot, la Promotrot y el acercamiento del Casino a Palma, así como ante la autorización nacional de la Lotería Rasca y Gana.

Lo más probable es que ocurra algo apuntado hace ya mucho tiempo:

Probablemente la Lototrot lo que hará será detraer jugadores de otras loterías aunque al final se seguirá jugando la misma cantidad que ahora, aunque en juegos distintos

Tratar de prohibir ciertas actividades por su potencial adictivo es absurdo, porque casi cualquier actividad humana tiene ese potencial: fumar, consumir todo tipo de drogas, pisar el acelerador, comer hamburguesas, practicar sexo, comer chocolate... Y cuando tales actividades se ilegalizan no tardan en aparecer las mafias que sacan tajada de esa demanda. He ahí la ley seca, los problemas de marginalidad y delincuencia del consumo de drogas, las mafias del juego, etc. Ludópatas los habrá siempre, una lotería más no disparará el consumo de vicio.

La semana pasada se hacía pública una encuesta sobre la prohibición de fumar en los lugares de trabajo:

La mayoría de los empleados baleares, a favor de fumar en el trabajo

[...]

un 54 por ciento de los baleares están a favor de que se fume en el trabajo, aunque con restricciones. La mayoría de los encuestados cree que lo mejor es habilitar salas específicas, en tanto que el 45,1 por ciento prefiere la separación en áreas destinadas a fumadores y no fumadores.

Lo más destacable es que la mayoría apuesta por acuerdos voluntarios:

el 63 por ciento de los entrevistados en toda España está a favor de que sean trabajadores y empresarios los que decidan si se autoriza o no el consumo de cigarrillos (frente al 37 por ciento que opina que debe hacerse por ley)

Porque inmediatamente surge una duda:

cómo piensa la administración controlar el cumplimiento de esta norma, teniendo en cuenta que otras medidas relacionadas que ya están en vigor no se acatan

¿Va a instalar el ministerio de sanidad cámaras en las oficinas? ¿Se harán visitas sorpresa, como las sorprendentemente pactadas visitas de inspectores de hacienda o de trabajo? Si un autónomo cuyo lugar de trabajo es su propio taller o despacho fuma, ¿podrá ser denunciado por ello? ¿Y si quiero fumar en la oficina un sábado cuando estoy solo? ¿O mientras estoy en la furgoneta, que también es mi lugar de trabajo?

Los que me leen habitualmente saben que no fumo. Es más, me repugna bastante el tabaco (unas marcas más que otras). He dejado de ir a ciertas cafeterías porque se fumaba mucho y el ambiente estaba cargado. He comenzado a ir a otras que me ofrecen un ambiente más sano, o porque tienen extractores, o ionizadores de aire, lo que sea, pero han sacado una ventaja competitiva en relación a los clientes no fumadores. Procuro elegir restaurantes en los que haya áreas bien separadas entre fumadores y no fumadores, o que sean los suficientemente espaciosos para que no me llegue el humo de la mesa de al lado. Y todo ello sin necesidad de una normativa al respecto.

Una cosa que me toca mucho las narices es que la administración dicta normas que ni ella misma cumple. Las oficinas públicas están llenas de funcionarios fumando apenas escondidos de los sufridos clientes. En los aeropuertos, policías y guardias civiles fuman bajo los letreros de "prohibido fumar". Y precisamente son estos lugares públicos, los que no tienen competencia, aquellos a los que no queda más remedio que acudir, donde más dura debería ser la aplicación de la normativa, y no en espacios privados, donde la entrada es voluntaria y existen alternativas. Pero al estado le da más morbo amenazar a los particulares, a quienes cobrará multas, que a los funcionarios. Vamos, nada nuevo.

Retorno al blogging

Distintos asuntos personales y un viaje de trabajo me han tenido out más días de lo esperado. Voy a tratar de ponerme al día, comenzando por una serie de posts pendientes desde la semana pasada sobre temas que siguen siendo actualidad.

4 de Marzo 2005

"No quiero hacerlo, peeeeero..."

Es lo que parece decir el presidente Matas sobre la posible subida del impuesto de hidrocarburos para tapar el déficit de la sanidad:

Jaume Matas asegura que no tiene 'ninguna voluntad' de subir los impuestos en 2005

No obstante, precisó que si no se alcanza este pacto con el Ejecutivo central, el Govern deberá "encontrar soluciones", en referencia a la posibilidad de incrementar el tramo autonómico del impuesto sobre carburantes de automoción.

Hace varios días el PSOE cargaba contra el ejecutivo balear por el excesivo endeudamiento, que terminará siendo pagado con futuros impuestos. Lo paradójico es que los reyes del despilfarro público sean los que metan el dedo en el ojo al PP por este tema. Realmente no hay ningún partido político en Baleares con la catadura moral suficiente para que pueda hablar sin que se le tengan que recordar sus propias vergüenzas, porque todos han tenido sus chanchullos, sus chapuzas y sus metidas de pata que pagamos todos los contribuyentes.

El problema es que el gobierno de Matas está llevando a cabo una política netamente socialista de intervencionismo y regulación, recurrir al endeudamiento para gasto corriente (como el sanitario), acometer proyectos de infraestructura que no pide nadie (como los medioambientales, de dudosa justificación) o meterse a hacer promoción pública contratando a Michael Douglas para hacer publicidad o pagando seis millones de euros por el equipo Banesto-Illes Balears, etc.

Si el ejecutivo de Jaume Matas tiene problemas para llegar a fin de mes y necesita tirar de la tarjeta de crédito cuyo aplazamiento pagaremos nosotros, yo le propondría algunas otras soluciones.

Que privatice el servicio sanitario y la educación: será la forma de atender de forma eficiente con menos derroche de recursos a la población.

Que se salga del engendro de la IB3, que podría costar unos 40 millones de euros al año.

Que venda las fincas que ha comprado. Si a los ecologistas les preocupa tanto preservar el entorno, que hagan una colecta y la cuiden ellosm (como ya hacen en La Trapa).

Si el gobierno no tiene recursos, que deje de gastar y endeudarse en nuestro nombre. Pero es más fácil meter nuevos impuestos. ¿Cómo vamos a tener una cultura basada en el esfuerzo si los primeros que no se esfuerzan son los gobernantes?

Vertebradora IB3

Antonio Alemany analiza el que debería ser el papel de la IB3, en contraposición a los deseos de los pancatalanistas. Aunque no comparto su visión sobre la necesidad de una televisión pública, sí resulta clarificador su punto de vista sobre las pretensiones de los catalanistas sobre el nuevo medio de manipulación público.

¿Condena justa o corta?

Ayer fue condenado a cinco años de cárcel el ulema Abu Bakar Bashir por su implicación en la masacre de Bali en 2002. Esta condena no ha gustado ni en los EEUU, ni en Australia, de donde procedían la mayoría de víctimas:

Australia y Estados Unidos, aliados en la guerra contra el terrorismo, se mostraron contrariados con la condena a 30 meses de cárcel dictada por un tribunal indonesio contra el religioso islamisma Abú Bakar Bashir, presunto líder de la Jemáa Islamiya --grupo terrorista regional vinculado a Al Qaeda--, por su implicación en el atentado de Bali de 2002.

Un tribunal de Yakarta condenó al clérigo a 30 meses de cárcel por conspiración en el atentado de Bali en el que murieron 202 personas, entre ellas 88 australianos, pero consideró que no es culpable otros tres graves cargos, incluido el de ordenar el ataque.

Sin embargo, si creemos en la separación de poderes y en un sistema judicial que juzgue sobre pruebas, y no sobre impresiones personales o presiones de la opinión pública, no queda más que reconocer que el tribunal ha actuado con justicia. Si en un momento dado se comenzase a juzgar según certezas morales, se sabe dónde se comienza, pero nunca dónde se acaba. Bueno, probablemente en multitud de errores judiciales y condenas injustas. Volvemos al concepto de mejor 100 culpables en la calle que un solo inocente preso. Podemos discutir si 100 culpables en la calle no están coartando más libertades que si por error se manda a un inocente a prisión. A menos que seas el inocente encarcelado.

Distinto es cuando las pruebas son concluyentes de la participación en un delito y la absolución o reducción de condena obedece a criterios de apreciación del tribunal, presuntas reinserciones o tecnicismos que bordean el fraude de ley. Por eso debería establecerse un sistema de elección de jueces y fiscales, para que fuesen los ciudadanos quienes determinasen el grado de dureza con que debe actuar el sistema judicial. Eso sí, siempre condenando sobre pruebas sólidas. Si no, se termina cayendo en la administración caprichosa y arbitraria de la justicia digna de monarcas absolutos.

3 de Marzo 2005

A Polanco tampoco le gusta IB3

Ya he dejado clara mi postura muy contraria a la IB3, el nuevo juguete autonómico de manipulación con el dinero de todos. Lo que no sabía es que a Jesús del Gran Poder tampoco le gusta. Como no leo su periódico, me entero por Mallorca Diario de la opinión de Polanco sobre la nueva televisión balear.

La excepcionalidad hecha norma

Para situaciones excepcionales los legisladores suelen dictar normas cuya aplicación termina siendo rutinaria en casos que no eran excepcionales. Y normalmente deriva en consecuencias no deseadas, e incluso contrarias al propósito original.

Este artículo en Diario de Mallorca relata un caso paradigmático acaecido en la aún a medio reformar ciudad de Palma.

[más tarde subiré una traducción al menos de los extractos]

Aquest és un cas real del que pot arribar a passar amb els criteris actuals de concessió de llicències d´obra en el centre històric de Palma.

[...]

comença el procés de tramitació i, amb aquest, l´aparició de l´anomenada Comissió de Centre Històric i Catalogació de Palma. Aquesta és una comissió per la qual han de passar les sol·licituds de llicència d´obra dels projectes a realitzar en el centre històric. Originàriament, però, aquesta comissió va ser creada per jutjar només els projectes que actuaven en edificis catalogats i aquells que pel caràcter excepcional del que proposaven no podien dependre només de l´informe del tècnic municipal corresponent. [...] amb el pas del temps, aquesta comissió ha derivat en tota una altra cosa. [...] el que havia de ser una excepció, el sotmetre al seu arbitri un projecte en el centre històric, s´ha convertit en pràctica habitual fins i tot en projectes on això no es justifica.

[...]

el projecte de Josep Llinàs, i recordem que estam parlant d´un projecte de promoció pública d´habitatges de protecció oficial i, per tant, supervisat ja per una administració i gens sospitós de voler incumplir cap de les ordenances vigents, havia de passar per aquesta Comissió.

[...]

La conseqüència immediata és que s´ha de modificar el projecte, i que es retarda una promoció pública d´habitatges, però el que aquí ens interessa remarcar és que això exemplifica -com dèiem al començament- com s´ha desvirtuat l´objectiu inicial de la Comissió i com aquesta forma d´actuar penalitza segons quines propostes arquitectòniques, justament aquelles que, per la seva qualitat, la Comissió hauria de valorar positivament.

[...]

si la Comissió actua com en aquest cas -com passa generalment-, el resultat és que aconsegueix tot el contrari d´allò pel que va ser creada.

¿El Estado tiene qué...?

Artículo de Fernando Delgado del pasado lunes en varios periódicos:

Gorditos y gorditos

una de las diferencias entre los niños gordos de cuando la ministra era una niña, y uno también, y los niños gordos de ahora, es que aquellos gorditos no tenían su corazón sometido al peligro de los ácidos grasos que usa McDonald´s, y que McDonald´s va a seguir usando, mientras no encuentre otros

Mientras no encuentre otros, y mientras haya gente que pague por consumir sus productos, que nadie está obligado a ello.

¿Cómo lo solucionaría un intervencionista como Delgado?

el Estado tiene que vigilar que la industria no nos envenene la comida, convencer a los padres de que no compren el veneno y a los niños de que hay vida también en el esfuerzo.

Si el estado no se hubiese metido hasta en la cocina, si se hubiese fomentado más la responsabilidad individual y diluido menos en la sociedad, tal vez la gente sería menos amiga de comer mal sabiendo que otros les pagarán sus problemas.

La industria no envenaría a su clientela, los padres serían más responsables a la hora de educar a sus hijos, y los crios desarrollarían un sentido de la responsabilidad y la recompensa del esfuerzo. Pero mientras la gente esté pendiente de las regulaciones estatales sobre alimentación o lo que sea, la industria no vé la necesidad de cambiar ni un ápice sus métodos. Se aplica lo de "un millón de moscas no puede estar equivocado: come mierda". Seguro que nadie necesita que el estado le diga que la mierda es mierda. ¿O tiene que decirnos el estado "tira eso, caca"? Para los intervencionistas, sí.

Reparando los daños del botellón

En ciertas zonas de Palma el botellón es un grave problema de molestias e higiene, y medidas como la ley seca (prohibir la venta de alcohol entre las 0'00 y las 8'00 horas) han sido del todo inútiles. Así, el ayuntamiento ha adoptado otras medidas, que sí son más útiles y lógicas:

La patrulla contra el ‘botellón’ entra en acción este mes

este mes entrará en marcha la primera patrulla policial destinada, exclusivamente, a controlar, informar y sancionar a los jóvenes que cada fin de semana se dan cita en el botellón del Paseo Marítimo. [...] aplicarán con el máximo rigor las ordenanzas de limpieza y ruido

Esta futura ordenanza tiene una interesante novedad:

Los denunciados por botellón podrán pagar la multa a Cort recogiendo basura

El Ayuntamiento de Palma prepara una modificación puntual de la ordenanza de limpieza que permitirá a los infractores condonar las multas por trabajos sociales en Emaya.

[...]

El equipo de Cirer quería que en vez de multas económicas se articulara, exclusivamente, un régimen sancionador que contemplase únicamente trabajos sociales. Una posibilidad que tendría una buena acogida en la ciudadanía a la que, por primera vez, se le transmitiría la idea de que el Consistorio no tiene afán recaudatorio alguno a la hora de redactar un nuevo reglamento e imponer un régimen sancionador de una elevada cuantía en las sanciones, sino que se primaría por encima de todo el interés general y cívico a la hora de hacer frente a un problema.

El daño causado son las molestias y la basura que luego tiene que recogerse. El coste de esta medida son las patrullas de policía y los servicios de limpieza. La multa es la forma de pagar el coste que causa a terceros el hacer el gamberro, pero aceptar recoger la basura es otra forma de restituir el daño causado. De este modo el ayuntamiento tampoco entra en una espiral recaudatoria en la que saque provecho del gamberrismo como si fuese un impuesto más. El que más ensucia más paga, o lo limpia él mismo. Así de simple.

Cela Conde, sobre Irak

Tengo amigos que han tenido de profesor a Camilo José Cela Conde, y me han comentado que es buen profesor, y una persona de trato amable y sencillo. Pero como analista de política internacional, me temo que deja algo que desear, al menos a la vista de este artículo en Diario de Mallorca:

La coincidencia en las fechas podría llevar a una lectura de la matanza de Hilla como respuesta a la gira europea del presidente Bush. Pero ni siquiera parece que sea necesario salir de la situación interna de Irak para entender el atentado en el que un coche bomba destrozó a más de un centenar de aspirantes a integrarse en la policía y la Guardia Nacional.

la razón de la violencia actual, a la que sólo formalmente cabe llamar "terrorista", parece haberse desplazado hacia otros lugares.

Hombre, a mí me parece terrorismo en la forma y en el fondo.

Tiene que ver con el boicot que los sunistas proclamaron e intentaron imponer, en su mayor parte, a las elecciones de Irak. Si bien éstas pudieron celebrarse -cosa que cabe interpretar como una victoria tanto para la mayoría chiíta como para el vacilante plan de postguerra de Washington- ese primer paso no ha sido ni por asomo suficiente para pacificar, siquiera relativamente, el país.

Que se hayan celebrado las elecciones ha sido un triunfo para todo Irak, negar eso no es más que una cortina de humo de los propagandistas apocalípticos que apostaban por el fracaso total. Y el plan de Washington no parece para nada vacilante viendo cómo se está cumpliendo el calendario. Por otra parte, el pais sí está relativamente pacificado. La concentración de los atentados en determinadas áreas es notoria.

Verdad es que nadie, salvo los propagandistas de la idea peregrina de que la situación en Irak ha mejorado tras la caída de Husein, pensaba que fuera a serlo.

¿Cómo? ¿Que es una idea peregrina que los iraquíes están mejor sin Saddam? Ahora hay atentados, auténticas matanzas, pero los que los causan, si no son suicidas, son perseguidos por las fuerzas de seguridad, al igual que sus líderes. Antes, los cabecillas de las masacres condecoraban en sus despachos y fastuosos salones a los autores de las mismas. ¿No es una mejora que ahora se persiga a los asesinos que antes actuaban a instancias del régimen?

Los últimos atentados han golpeado a las ciudades santas chiítas y, de forma insistente, a las fuerzas de la policía y la Guardia Nacional. Es el intento de normalización el que se combate ahora por parte de una insurgencia que se parece cada vez más a la guerrilla dedicada a impedir la presencia en Irak de un Gobierno autónomo al margen del paraguas de las fuerzas invasoras.

Los insurgentes no se parecen a ninguna guerrilla: de cada vez queda más claro que son terroristas que pretenden amedrentar a la población y que ésta se rinda ante un nuevo régimen tiránico.

[la insurgencia] está consiguiendo algo importante para sus propósitos: la identificación entre el Gobierno que el ayatollah Ali Sistani promueve y los invasores. [...] En tales condiciones, la situación iraquí comienza a parecerse mucho al germen de una guerra civil

Pues precisamente para evitar esa guerra civil, que no creo que fuese una guerra, sino una sucesión de masacres más sangrientas que las actuales, las tropas internacionales no deben abandonar todavía el pais, como proponen otros. A los terroristas se les persigue, se les detiene, juzga y condena. Mientras, se tiene que proteger a la población. Pero nunca, bajo ningún concepto, rendirse ni darles ningún pábulo. Qué paradoja que desde un pais que lleva tantos años padeciendo el terrorismo se busquen escusas para terroristas foráneos.

Cansados de esperar

O cómo las trabas burocráticas puedes acabar con un proyecto empresarial:

Los promotores del parque temático abandonan Mallorca hastiados del desdén del Consell

La empresa anuncia que no gastará «más tiempo y dinero» mientras no haya un cambio de gobierno en la institución que preside Munar
Adiós a una inversión de 180 millones de euros y a 3.000 empleos

(en El Mundo - El Día de Baleares)

Casos así, uno detrás de otro, sólo que este es más sonado por la envergadura del proyecto.

2 de Marzo 2005

¿Nuevas víctimas de Kyoto?

Unas pobres orcas:

Pescadores rusos intentan salvar a cuatro 'ballenas asesinas' atrapadas en el hielo

Los pescadores de la aldea rusa Reídovo, situada en el Pacífico norte, libran desde hace días una lucha contra el reloj y contra el hielo para salvar a cuatro orcas atrapadas en dos claros en las aguas congeladas del mar de Ojotsk. Dos de sus compañeras 'asesinas' ya han muerto víctimas del frío, pese a los desesperados intentos de rescate.

[...]

Hace tan sólo unos días, otras 11 orcas murieron en Japón, en la costa de Aidomari, en la isla de Hokkaido, atrapadas por el hielo.

Estoooo... ¿no se estaba fundiendo el Ártico?

Eso, que no duela

Mi señor padre como analista político no vale mucho, pero a veces tiene golpes de ingenio, como llamar a Pasqual Maragall "Pes cul Maragall" (con la fonética mallorquina el chiste gana mucho). Este apodo se ha mostrado profético a la vista de las declaraciones del Molt Honorable en Uruguay:

Tras acusar a CiU de cobrar comisiones ilegales, Maragall quiere ahora aplicar "vaselina" para "evitar hacernos daño".

(en Libertad Digital)

Más que dignas de un político, estas palabras quedarían mejor como eslogan de la campaña del IRPF que empezó ayer. No porque toque pagar (a la inmensa mayoría nos sale negativa), sino porque al revisar los papeles es cuando somos conscientes de lo que hemos pagado por adelantado al estado, qué pequeña parte se nos devuelve, y pensamos en qué se han gastado el resto.

Pero volviendo al escándalo del 3%, escribe hoy Antonio Papell en el Diario de Mallorca un interesante análisis de las consecuencias del torpedo (untado de vaselina) de Maragall:

La existencia de comisiones en las obras públicas catalanas durante la interminable etapa convergente fue una constante musitada en voz baja que, una vez lanzada la primera piedra, resulta inevitable aclarar. [...] Tales insinuaciones apuntan a prácticas irregulares que han sido ´vox populi´ durante muchos años, y que justificarían determinados fenómenos insólitos como, por ejemplo, que algunas de las grandes empresas constructoras españolas hayan decidido desde hace tiempo no concurrir a las licitaciones que se promueven en Cataluña.

[...]

como resultaba hasta cierto punto previsible, el esclarecimiento de lo sucedido en el Carmel se desliza inexorablemente hacia una especie de ´causa general´ establecida para desentrañar las sombras del monopolio de poder ejercido durante un cuarto de siglo por el nacionalismo catalán, de la mano de Jordi Pujol. Es probable que Maragall esté ahora horrorizado por el rumbo que ha adquirido el asunto, fuera de todo control, pero el ´president´ debió haber previsto que su sola insinuación en sede parlamentaria incendiaría la política catalana.

La ciudadanía, alertada por su propio ´president´, ya no permitiría ahora el carpetazo a la grave acusación formulada por Maragall

Eso espero, que no se permita el carpetazo. En el mismo diario el habitualmente plúmbeo e infumable Matías Vallés compara con cierta gracia el caso catalán con el balear:

La noticia de que el Govern de Cataluña cobraba un tres por ciento de comisión por las obras públicas realizadas en esa región, confirmada por Maragall en sede parlamentaria, ha causado honda consternación entre los políticos mallorquines. "¿Sólo un tres por ciento?", se escandalizó un gobernante local. " En Balears hace tiempo que se superó el cinco por ciento. Nos encontramos ante un nuevo ejemplo de la proverbial cicatería catalana".

[...]

La cifra catalana es tan desmesuradamente baja, que entre los políticos mallorquines ha cundido la hipótesis de que todo se debe a un error de interpretación contable de Maragall.

[...]

Incluso la clase política mallorquina más moderada reconoce que las declaraciones de Maragall "han llegado en un pésimo momento, cuando estábamos a punto de renegociar las comisiones con las constructoras, que ahora se sentirán fuertes".

Por mi parte, mi solución al problema de las comisiones sería fácil: que los políticos no fuesen quienes contratasen las obras públicas y estas fuesen acometidas por la iniciativa privada, desde plantear la necesidad de la obra hasta su ejecución y mantenimiento. Los criterios empresariales de servicio público siempre son preferibles a las comisiones que terminan pagando los ciudadanos por el sobrecoste de la adjudicación, y por la chapuza que puede producirse por no haber elegido la mejor opción posible.

Día de la partitocracia balear

Ayer era festivo en las Baleares: se conmemoraba la aprobación de un estatuto de autonomía que pocos conocen y que nadie votó, más que la élite política que estaba en el poder en 1983.

Como no podía ser menos en España, no dice nada de personas y sí mucho de colectivismo e instituciones públicas. Básicamente es una lista de las competencias en las que se entromete la comunidad autónoma en lugar del estado, junto con las entidades que llevarán a cabo la intromisión (desde urbanismo y vivienda hasta investigación científica, pasando por las cajas de ahorros, juego y apuestas o transporte).

Sólo hace un par de años que es fiesta en la comunidad, y además de los actos políticos va acompañado de diversos actos culturales y lúdicos: el escaparate en que lucirse los políticos haciendo sus proclamaciones de más autogobierno, de mejoras para la vida de los ciudadanos, y bla bla bla.

Para colmo ayer hacía un frio que pelaba (Kyoto ha sido contundente), lo cual invitaba más a pasarse el día apoltronado en el sofá, junto a la chimenea, que a salir a visitar mercadillos medievales y diferentes ferias.

En fin, que mientras el día de Baleares sea sólo el recordatorio de otra vueta de tuerca estatal sobre los individuos no pienso celebrarlo de ninguna forma, sino más bien lamentarlo.