Sandwiches en la Torre de la Vela

Asociacionismo, libertad y comida rápida, por Jahd

10 de Diciembre 2010

¿Dejamos hacer trampas en los campeonatos de póquer?

¿Qué pensariamos de un campeón de póquer que jugase con cartas en la manga, o que con espejitos mirase las cartas de los contrarios? Pues que es un tramposo, no un campeón.

Por eso no debe permitirse a los deportistas doparse, porque es hacer trampas. Con el deporte se pretende explorar los límites del cuerpo humano, no de los laboratorios farmacéuticos. ¿Que el dopping ha evolucionado con el tiempo y cosas que antes no lo eran ahora sí? Porque el tramposo siempre trata de ir un paso por delante del que vigila el reglmento. Pero lo importante sigue siendo lo mismo: el que entrena para mejorar su estado de forma no hace nada antinatural. El que lo mejora metiéndose sustancias químicas hace lo mismo que el granjero que hormona al ganado y vende agua a precio de carne. Pues eso, que queremos atletas humanos, no cobayas de laboratorio.