Sandwiches en la Torre de la Vela

Asociacionismo, libertad y comida rápida, por Jahd

4 de Diciembre 2010

Primeras conclusiones de una crisis

Que aunque sigue sin solucionarse, ya debería abrir debates profundos.

De entrada, el peligro que supone tener servicios esenciales en régimen de monopolio, que hacen que esos operarios puedan convertir a toda la población en rehén de sus reivindicaciones.

Pero al mismo tiempo resulta inquietante que la coacción de unos tenga que resolverse recurriendo a la coacción que implica recurrir a las FFAA. Este pais tiene aún cierta querencia por los salvapatrias, lo cual no deja de ser preocupante.

En un caso así ha quedado claro que la competencia es el mejor motor para que funcionen las cosas, y esperemos que la entrada de capital privado en AENA sea un primer paso para su futura privatización. Aunque con semejante plantilla a ver quién se atreve a meter ahí su dinero.

El queda una vez más en evidencia es el gobierno socialista y su presidente, que al fin ha chocado con la realidad y hace lo que tiene que hacer, aunque tarde y mal. Si la bronca con los controladores venía de hace meses, ¿por qué esperar al consejo de ministros del día de inicio del puento de la constitución para clarificar un decreto de 11 meses atrás?

Dejando eso aparte, las medidas económicas que han motivado este follón son más o menos las mismas que tuvo que tomar Aznar a partir del 96: vender lo que aún tiene el estado para hacer caja, sólo que en ese momento fue para reducir deuda y ahora sólo es poner un parche. Pero lo esencial es que han tenido que aparcar la demagogia de que sólo el sector público puede garantizar ciertos servicios. La realidad les ha pasado por encima.

Las eléctricas españolas son privadas, y seguimos teniendo electricidad en casa. Telefónica fue privatizada, y siguen funcionando los teléfonos. Iberia es privada y no sólo no se le caen los aviones, sino que incluso ha mejorado su servicio al cliente. Tabacalera ya no es un monopolio público y la gente sigue fumando. Y Correos funciona mejor desde que comenzó su transición a empresa privada (cosa que augura follones similares en 2011, pero al menos ahí la gente tenemos la opción de las empresas de mensajería privadas para realizar los envíos urgentes).

Lástima que este gobierno sólo aprenda a bofetadas recibidas en la cara de los ciudadanos.