Sandwiches en la Torre de la Vela

Asociacionismo, libertad y comida rápida, por Jahd

11 de Septiembre 2008

El día que cambió el mundo

El día que empezó la guerra. ¿A quién habría que elegir como comandante en jefe para llevarla a buen término? ¿Al que ya sabe lo que es luchar contra el enemigo, o al que se avergüenza de su propio pais?

Cuando Obama hizo su gira europea y quiso equipararse con Kennedy en Berlín (y la estúpida progresía europea le siguió el juego) se olvidó de que incluso Kennedy plantó cara al enemigo. En 1963 la primera trinchera del mundo libre estaba en el Muro, como lo había estado en el paralelo 38, o como estaría en el paralelo 17, donde el paso atrás de Nixon tuvo nefastas consecuencias. Israel, Irak, Afganistán, son las trincheras donde hay que contener a las renacidas viejas amenazas de Occidente. Porque nunca más haya ningún 11-S, ni 11-M, ni 7-J, la victoria en esta guerra debe ser total y contundente. Sin pasos atrás, sin melindrosos que se avergüencen de su pais, su cultura y su forma de vida.