Sandwiches en la Torre de la Vela

Asociacionismo, libertad y comida rápida, por Jahd

29 de Noviembre 2006

Los que nos defienden

Una manifestación de policías nacionales en Madrid corta el Paseo de la Castellana

Estos son los que tienen que velar por el orden público, y cuando son manifiestan lo hacen como cualquier otro: jodiendo al contribuyente que paga sus impuestos. ¿Por qué no se manifiestan frente a la Moncloa, por ejemplo?

Lo que más mosquea de los funcionarios ya no es sólo su capacidad para parasitar a la ciudadanía. Y en concreto en el caso de la policía es una de esas partes del funcionariado que se percibe como útil (relativamente; al menos sí más útil que la mayoría de burócrotas). Pero lo que me pregunto es: ¿no conocen las condiciones laborales antes de presentarse a las oposiciones? Si quieren el sueldo de municipal, ¿por qué no tratan de meterse en la Policía Local, que además tengo entendido que las oposiciones son mucho más fáciles que las de madero? Y si aún así les parece poco, que miren aquí que seguro que encuentran un trabajo con acción y muy bien remunerado. Lo que no es de recibo es lo que hacen todos los funcionarios: sacarse una plaza de por vida y luego exigir mejores condiciones aún.

Pero de todos modos, el que funcionarios policiales se pongan al otro lado de la pancarta para fastidiar a la ciudadanía no es más que una anécdota comparado con lo ocurrido hace varios días en Mallorca:

El guardia civil de Inca tras pegar a su ex novia juez: ‘¡Te voy a meter 2 tiros!’

El agente no terminó ahí sus amenazas: «¡Te mataré y en 5 años estaré en la calle!» - Sus propios compañeros lo llevaron ante el juez y luego a la cárcel

¿Verdad que es bonito? Quien tiene la responsabilidad de velar por la seguridad de los ciudadanos (aunque en este caso sea sólo en el tráfico), amenazando de muerte, y presumiendo de que en cinco años estará en la calle, lo cual seguramente sería cierto.

La juez de Inca cogió el teléfono y avisó al cuartel de la Guardia Civil en la capital de Es Raiguer. Una pareja de agentes del Instituto Armado se personó en el domicilio de la juez para atender este presunto nuevo caso de malos tratos en el ámbito familiar.

La sorpresa de los guardias civiles fue mayúscula. El denunciado era un compañero suyo. Un agente de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil involucrado en un presunto caso de malos tratos.

En cualquier caso, los agentes del Instituto Armado encargados del caso no hicieron distinción alguna ni practicaron ningún trato de favor con el guardia civil detenido. Lo condujeron directamente a los calabozos.

Faltaría más, que un tio que tiene acceso a armas acabe de amenazar con pegar dos tiros a una mujer disfrutase de trato de favor sería el colmo del corporativismo.

la titular del Juzgado de Instrucción número cinco de Inca valoró especialmente las amenazas de muerte contra su ex compañera sentimental. Por el contrario, los partes de lesiones que presentaba la víctima no eran muy significativos.

A continuación, la juez ordenó el ingreso en prisión incondicional sin fianza para el agente de la Guardia Civil de Inca. La medida cautelar dictada por la juez -la cárcel- al agente, sorprendió en distintos ámbitos del Instituto Armado.

La juez consideró que las amenazas de muerte supuestamente proferidas por el agente de la Guardia Civil tenían visos de materializarse. Por este motivo, ordenó el inmediato encarcelamiento del agente, en lugar de la orden de alejamiento de la víctima como suele ser habitual.

Los hay que en el caso del ingreso en prisión sí han visto corporativismo judicial. Si la mujer no hubiese sido juez, ¿la otra juez habría mandado a prisión incondicional al guardia civil? No se sabe, pero al menos tiene lógica.

Lo que más sorprende de todo esto es que se supone que esta gente pasa unos rigurosos (!?) exámenes psicológicos antes de entrar en el cuerpo, y que en teoría se hace cierto seguimiento por si alguien comienza a comportarse de modo extraño. A la vista de este caso, y otros similares que se han venido produciendo a lo largo de los años (no son pocos los casos de policías y guardias civiles que han matado a la mujer y luego se han pegado un tiro... o no), ¿por qué la ciudadanía de a pie sigue discriminada en su derecho a la autodefensa? Si a este paso necesitaremos las armas no sólo para defendernos de los criminales, sino de criminales que visten uniforme pagado por nosotros.

¿Estos son los que nos defienden? ¿Los que amenazan con pegar dos tiros sabiendo que en cinco años, a la calle? ¿O son los que a un lado de la pancarta cargan con porras, escudos y pelotas de goma, pero que a su vez no dudan en cortar calles cuando son ellos los que se manifiestan? Cada vez está más claro que la diferencia entre un ciudadano y un súbdito es el derecho a portar armas para defender todos los otros derechos.

Referencias