Sandwiches en la Torre de la Vela

Asociacionismo, libertad y comida rápida, por Jahd

28 de Octubre 2006

Los planificadores del comercio atacan de nuevo

Estos son algunos de los que han querido llamarse liberales en las Baleares:

Los alcaldes anuncian restricciones en la apertura de nuevos comercios

La decisión del Govern balear de facilitar que los ayuntamientos puedan bloquear la apertura de comercios de más de 150 metros cuadrados fue acogida ayer con satisfacción por los responsables municipales, hasta el punto de que algunos alcaldes han anunciado ya la aplicación de medidas restrictivas. Como ejemplo, el primer edil de Inca, Pere Rotger, reconoce que su intención es no autorizar nuevos supermercados hasta que se no produzca un aumento significativo de su población.

Tantos años temiendo la invasión comunista con tanques y aviones y al final se nos ha colado en forma de concejales y alcaldes omniscientes que saben cuantos metros cuadrados de comercio son necesarios cada 1000 habitantes.

La posibilidad de que los consistorios veten la apertura de comercios de más de 150 metros si consideran que se está registrando una saturación de esta oferta en la zona en la que pretende instalarse ha quedado recogida en el proyecto de ley de acompañamiento de los presupuestos autonómicos para 2007 y supone, según destacan los alcaldes, un aumento de las competencias municipales, lo que se calificó de positivo.

Un aumento de la capacidad coactiva de los municipios, y a la larga un aumento de la capacidad recaudatoria: con las tasas adecuadas a institución, partidos y particulares los metros serán más pequeños, las zonas estarán menos saturadas, o el censo de población se actualizará sospechosamente.

Por su parte, el teniente de alcalde de Urbanismo [de Palma], Rodrigo de Santos, recordó que el próximo mes se mantendrán reuniones con el sector para analizar los problemas del comercio y del urbanismo, en las que se abordará también esta cuestión. El edil palmesano recordó que los ayuntamientos, a través del planeamiento urbanístico, ya tienen herramientas para impedir la implantación de establecimientos comerciales, pero destacó que la iniciativa del Govern facilita el veto.

Sí, Rodrigo de Santos nos recuerda que a) los ayuntamientos ya tienen suficientes herramientas para implantar sus modelos socialistas de planificación urbana y económica y b) que aún así está bien que tengan herramientas de repuesto. Dan miedo.