Sandwiches en la Torre de la Vela

Asociacionismo, libertad y comida rápida, por Jahd

11 de Abril 2006

"Mallorca soy yo"

Debe de ser lo que piensa Mª Antonia Munar, regina maioricarum:


Munar afirma que denunciar su ‘piñata’ es atentar contra todos los mallorquines

Critica que la Justicia investigue sus corruptelas tras la denuncia de unos ciudadanos / Añade que «no es bueno judicializar la vida política» / La presidenta lleva repartidos ya 2,5 millones de E entre 'vips' de UM y amigos

«Judicializar la vida política es un juego peligroso que va en contra de los intereses de todos los mallorquines y mallorquinas». Con estas palabras se defendió ayer Maria Antònia Munar tras conocer que la Justicia ya está investigando el reparto de dinero público que lleva a cabo entre amigos y altos cargos de su partido Unió Mallorquina (UM).

[...]

La presidenta del Consell de Mallorca, al término de un acto público, no desmintió en ningún momento el contenido de las informaciones de EL MUNDO/El Día de Baleares, que vertebran la denuncia interpuesta contra Munar por un grupo de ciudadanos y que cuantifican el reparto de dinero público en al menos 2,5 millones de euros. No lo ha hecho nunca.

[...]

Munar atribuyó además las críticas contra ella «a una guerra mediática entre dos grupos».

¿Qué tendrán estos políticos que vinculan su destino al de todo un territorio o una nación? ¿Se creen de verdad que ellos son una encarnación de la tierra que pisan? Más bien es un ejemplo más del muchomorrismo que gasta gente como la Munar, como en su momento Pujol o más recientemente Carod: atacarles a ellos es atacar a su región y a toda su ciudadanía. Pero el caso de Munar es más aberrante por ser su partido una bisagra de poco más de 30.000 votos en Mallorca (ni siquiera tiene representación en el resto de la comunidad, ni le interesa). PP y PSOE saben que la necesitarán siempre: el PP porque no tiene claro que pueda conseguir la mayoría absoluta en 2007 por los acontecimientos de Ibiza, clave en 2003, y el PSOE porque tiene claro que nunca logrará la mayoría absoluta en Baleares. Y así los tiene la madona: todos bailando al son que marca, todos dejándola hacer y deshacer a su antojo en Mallorca, y haciendo que Marbella parezca un juego de niños al lado de lo que ocurre aquí. Porque esto es una nueva Sicília en la que sólo faltan los pistoleros.