Sandwiches en la Torre de la Vela

Asociacionismo, libertad y comida rápida, por Jahd

10 de Abril 2006

Chulería vestida de verde

Hace un rato me ha llamado una compañera del trabajo para avisarme de que iba a llegar un poco tarde porque la guardia civil les había parado a ella y a su novio en la carretera, que habían tenido una movida y que ya me contaría. Acaba de llegar a la oficina y lo que me ha contado es una historia típica de un régimen policial.

En la carretera de Sóller se había producido un accidente. Cuando han llegado a la altura del mismo había un Peugeot 206 en el arcen derecho en sentido Palma, con los airbags desplegados aunque desde la carretera no se veía el impacto. En el arcén izquierdo estaba el coche de la Guardia Civil. Ninguno de los vehículos ocupaba la calzada, y de hecho los coches en sentido Sóller estaban avanzando normalmente. De bajada hacia Palma iban con algo más de precaución porque estaban un policía local y dos guardias civiles apartando el 206 accidentado hacia la parte no transitable del arcén. Y en esto que al llegar a la altura de ese coche, el vehículo que precedía al de mi compañera se para, y se queda mirando la escena.

Mi compañera y su novio han esperado un tiempo prudencial a que no viniesen coches de frente por si la mujer que les precedía tenía miedo de pisar la línea central, pero cuando han dejado de venir coches y la tia seguía son moverse le han dado un toque de claxon. La mujer en cuestión seguía en la parra, pero quienes sí se han enterado han sido los picoletos, que se han dado la vuelta al grito de "¿quién coño pita?". A todo esto, la cola organizada por la gilipollas de turno seguía creciendo...

Se han dado otra vez la vuelta hacia el coche accidentado, sin prestar atención al coche detenido en la calzada y al atasco que estaba creciendo a ojos vista. El novio de mi compañera entonces ha tenido la mala idea de darle otra vez al claxon...

Los energúmenos vestidos de verde y cuyos sueldos pagamos todos los ciudadanos para velar por la seguridad, y en concreto por la de las carreteras, se han dado la vuelta de nuevo, han ordenado seguir a la idiota que estaba parada, y le han dado el alto al coche en el que iba mi compañera. Han estado así parados un rato, con los guardias civiles de nuevo a su rollo, y cuando el chico ya quemado (lógicamente) ha metido primera y ha hecho ademán de seguir, se han lanzado sobre el coche para detenerlo de nuevo.

Como es habitual en los estados policiales, le han pedido toda la documentación (suya y del coche), mientras que con muy poca educación le decían que si llegaba tarde al trabajo se hubiese preocupada de levantarse algo más pronto y no molestase a los que estaban trabajando. Se ve que ahora algunos guardias civiles llaman "trabajar" a permitir que se genere un atasco porque a ellos les molesta que un conductor le pite a una tia que está empanada. Cuando el hombre le ha insistido en la cola que se estaba formando el guardia civil le ha vuelto a decir que otro día se levante más pronto, se tome un buen desayuno y salga de casa tranquilo.

Luego le han hecho sacar el coche de la carretera, los han tenido cerca de media hora parados comprobando los papeles para finalmente permitirles seguir. A todo esto, el policía local observando la escena alucinando de la chulería de los señores de verde.

Pues nada, los señores que en ocasiones visitan este blog desde un site llamado "guardia civil" le pueden hacer llegar a sus compañeros que esta mañana han atendido, a eso de las 8'00, un accidente en la carretera de Sóller, el mensaje de que no son dignos de vestir el uniforme que llevan, que su trabajo no es joder a los ciudadanos haciéndoles perder el tiempo pidiendo papeles porque les molesta un claxon, y que si estuviese en mi mano estarían despedidos, y privatizaría la sección de tráfico de la guardia civil. Para empezar. Esto es la España de 2006, no la de 1966, ni la URSS, ni la Alemania de 1936. Para chulos ya bastamos los ciudadanos que pagamos los impuestos con los que se pagan sus sueldos.