Sandwiches en la Torre de la Vela

Asociacionismo, libertad y comida rápida, por Jahd

8 de Abril 2006

¿Sumisión de quién?

El jueves por la noche no me quedó más remedio que tragarme el noticiario de la Cuatro (cosas de la familia política, you know). Tocó cambio de disfraz: Iñaki cambió el habitual de Goebbelsondo por el de Sor Iñaki. Cual ingenua e inocente monja (de las ingenuas e inocentes de verdad), expuso sus razones para reclamar el derecho a la esperanza en el alto el fuego anunciado por ETA.

Una de ellas debía de ser una memez que ni recuerdo, y la otra era una imbecilidad: que Batasuna estaba demostrando sumisión a los mandatos legales, desconvocando la manifestación del fin de semana por las amenzas de Grande Marlaska de meter a los dirigentes del comando electoral etarra de nuevo en el trullo. Sumisión. Seguro. Más bien lo que queda en evidencia en la su misión de Sor Iñaki como heraldo del gobierno. Porque esto no parece realmente de sumisos:

Manifestación mañana por los derechos civiles y políticos

El Boulevard de Donostia acogerá mañana a partir de las 12.00 una manifestación convocada bajo el lema «Eskubide zibil eta politikoen alde». El llamamiento a esta movilización fue realizado ayer por cerca de una veintena de personas de Donostialdea, cuyo objetivo es denunciar las «continuas vulneraciones» de dichos derechos «por parte de los estados español y francés».

Pero claro, sólo un facha es capaz de vislumbar en esta convocatoria espontánea de una veintena de personas una nueva muestra de cómo los terroristas usan y abusan de la ley que quieren destruir para lograr sus propósitos. Sólo un estúpido no puede verlo. Y sólo un sectario redomado puede tratar de convencernos de que Batasuna se está sometiendo. A un lifting tal vez, porque con tanta ayudita del gobierno dentro de poco volverá a lucir lozana y llena de fuerza.