Sandwiches en la Torre de la Vela

Asociacionismo, libertad y comida rápida, por Jahd

5 de Enero 2006

En silla de ruedas por culpa de un hijo de puta

El pasado lunes un camión de Transportes Urzúa que trabaja para CEMEX Hormigón tuvo un grave accidente en la Via de Cintura de Palma. Ultima Hora publicaba ayer una entrevista con el chófer, que debido a este accidente ha quedado parapléjico.

Para los que no conozcan Palma, hay que explicar un poco la situación. La Via de Cintura tiene sólo dos carriles en casi todo su trazado. En el tramo final antes de la autopista del aeropuerto el carril de la derecha suele estar colapsado porque en pocos metros hay la salida y entrada a Son Gotleu, la salida a la calle Manacor, la entrada desde el polígono de levante y la salida hacia el puerto. Así, es normal que incluso camiones de gran tonelaje (el accidentado pesaba unas 38 Tm) vayan por el carril de la izquierda.

Al parecer el cabrón que conducía el Mégane venía haciendo maniobras agresivas, hasta que llegó al camión. La curva que da acceso de la Via de Cintura a la autopista del aeropuerto es muy estrecha, y aunque haya pintados dos carriles un camión no cabe. Además, al final se cierra mucho, por lo que los camiones articulados no tienen más remedio que abrirse para trazarla. En la autopista hay dos carriles de aceleración, y fue en este punto cuando el camión trató de situarse a la derecha para ceder el paso. Cuando iba a comenzar la maniobra se percató de que el Mégane le estaba adelantando ya por la derecha, se le situó delante y pegó un frenazo brusco en plan me has jodido hasta ahora, ahora te joderé yo.

En situaciones similares lo mejor es no tratar de evitar el golpe, sino prepararse para él. A menos que tengas un coche con frenos contundentes, no te pararás a tiempo, y si tratas de esquivar, lo más probable es que vuelques o que choques con otro vehículo que vaya por su sitio. Y más en el caso de un camión. Pero el instinto natural es evitar el impacto.

El chófer dio un volantazo a la izquierda, el camión se le fue, trató de rectificar hacia la derecha, pero el trailer volcó y lo arrastró de nuevo a la izquierda, impactando violentamente contra el muro de separación. Si hubiese habido sólo los quitamiedos el camión habría pasado al otro lado de la autopista y seguramente estariamos hablando de muertos. Lo que hay es un padre de familia que con 34 años va a quedarse en una silla de ruedas por culpa de un grandísimo cabrón hijo de una gran puta.

Esperemos que haya testigos del accidente, porque cuando ves a un animal de estos haciendo el loco suele llamar la atención. O tal vez la cámara de control de tráfico también lo haya trincado. Penalmente supongo que sólo se le podría imputar imprudencia temeraria y denegación de auxilio (no me puedo creer que no mirase por el retrovisor y no viese cómo volcaba el camión). A una bestia así habría que quitarle el carnet de por vida, porque ya ha demostrado que no tiene la actitud necesaria para manejar adecuadamente una máquina peligrosa como es un coche. Y si hubiese algún tipo de justicia cósmica, sólo quedaría desear que en un accidente se quede tetrapléjico, y que tenga una larga vida para pensar en lo que hizo. Lástima que la realidad sea tan injusta.