Sandwiches en la Torre de la Vela

Asociacionismo, libertad y comida rápida, por Jahd

31 de Diciembre 2005

¿Qué ley rige aquí?

¿Se puede fumar, o no?

¿Se puede fumar, o no? Ésta es una de las preguntas que más se escuchará en este inicio de 2006. La polémica abierta entre el Gobierno central y el balear por la aplicación de la Ley Antitabaco nacional ha sumido a hosteleros y clientes en el desconcierto. ¿Los bares de menos de 100 metros cuadrados para fumadores tendrán que incluir entre sus instalaciones zonas libre de humos?

Llamadme tremendista, pero aquí está en juego el estado de derecho.

Por una parte, la jerarquía normativa, que hace que en un municipio tenga más peso la constitución que un decreto de alcaldía. Lo mismo cabe decir de un decreto estatal sobre uno autonómico. Imaginemos que una comunidad autónoma decide imponer el toque de queda para mantener la seguridad pública, y que está mejor eso que la ley Corcuera porque es más restrictivo: se trataría de la seguridad, y afectaría a más gente.

Se ha creado también inseguridad jurídica. ¿Se pondrá la policía local a repartir denuncias en los bares de menos de 100 m2? Mal vamos cuando una ley es tan ambigua que ni se sabe del todo bien cómo cumplirla. Pero vamos peor si tenemos dos de esas leyes, y no se sabe cuál se va a aplicar.

Y, algo que comparten ambas leyes, es lo que suponen de invasión del ámbito privado de las personas. En esencia no hay diferencia entre si una propiedad es mi domicilio o mi negocio. En cualquier caso es mi propiedad, tengo derecho a determinar quién accede a ella y en qué circunstancias, y mientras el uso de esa propiedad no afecte a nadie fuera de ella, el estado no tiene por qué inmiscuirse en lo que allí ocurre.

Otro asunto preocupante es que los políticos desconozcan las leyes en vigor:

[el coordinador autonómico de Drogodependencias, Bartomeu] Jaume lamenta que el contenido de la ley no se haya publicado hasta hace tres días en el Boletín Oficial del Estado (BOE) creando más dudas al sector de la restauración. La ley balear prohíbe el consumo de tabaco en aeropuertos, cines o teatros, cosa que no hace la normativa estatal.

El Real Decreto 192/1988 de 4 de marzo establece en su artículo 7 punto 2 apartado h que no está permitido fumar en Salas de teatro, cinematógrafos y otros espectáculos públicos y deportivos en locales cerrados...

En fins, en estas manos estamos...