Sandwiches en la Torre de la Vela

Asociacionismo, libertad y comida rápida, por Jahd

31 de Diciembre 2005

El año más frio, y una predicción para 2006

La temperatura media de las Islas ha bajado un grado en 2005

El año 2005 pasará a la historia por ser uno de los más fríos de las últimas décadas. Según el Centro Meteorológico de Baleares, la temperatura media de 2005 ha sido un grado más baja que la registrada en los últimos tres decenios. Las nevadas de principios de año y el frío que ha imperado en noviembre y diciembre son los responsables del descenso, que marca un punto de inflexión en la tendencia de las temperaturas en los últimos años.

Si el grado hubiese sido de incremento, todo sería culpa del calentamiento global, hoy llamado cambio climático, que sirve para todo. Pero como el grado ha sido de descenso, se trata de un diente de sierra:

Así lo aseguró ayer en declaraciones a COPE el especialista en climatología y responsable del Centro Meteorológico José Antonio Guijarro, que explicó que las altas temperaturas registradas durante mayo, junio y julio de este año no han podido compensar el frío de los meses de enero, febrero, marzo, noviembre y diciembre. En febrero, se registraron 2,5 grados menos que en los últimos años y en enero y marzo un grado menos.

A pesar de ello, se espera que los termómetros sigan subiendo en los próximos años, de acuerdo con las predicciones de los meteorólogos, que pronostican un calentamiento constante de las temperaturas a causa del cambio climático. Así lo aseguró el también responsable de climatología del Centro Meteorológico de las Islas, Agustí Jansà, que calificó la bajada de las temperaturas en 2005 como una «oscilación» o una «fluctuación» dentro de una tendencia general de calentamiento.

Según Jansà, el año que termina hoy no rompe la tendencia, ya que la subida de las temperaturas «no es lineal» y sólo puede apreciarse a largo plazo, después de observar los resultados obtenidos año tras año. El especialista en meteorología defendió que el calentamiento global a causa del cambio climático «existe» y está demostrado y que los datos de este año constituyen «un diente de sierra» en la estadística de las temperaturas en las Islas.

Es decir, veranos particularmente calurosos como el de 2003 son claramente un indicador de calentamiento, pero inviernos frios y veranos soportables como el de este año no suponen un cambio en la tendencia. La verdad es que viendo cómo empezó el año, ya me preguntaba entonces dónde quedarán las predicciones de los agoreros. Pensaba en qué trampas estadísticas tendrían que hacer para seguir cuadrando con su idea del cambio climático, y ahora ya lo sabemos: a falta de manipular los datos, manipulan las interpretaciones. Si un año con la temperatura media por debajo de la media de los últimos 30 años no vale para marcar tendencias, tampoco me vale el 2003.

Pero ya que estamos con predicciones aquí rescato una, para los que creemos que las variaciones en el clima son fenómenos naturales, y en particular obedecen en gran medida a los ciclos solares:


Nuevas Predicciones de El Niño/ENSO
Basadas en un Modelo Solar

Calentamientos Anómalos (El Niño) o enfriamientos (La Niña) de la superficie de las aguas en el Pacífico ecuatorial oriental ocurren a intervalos irregulares (2 a 7 años) en conjunción con la Oscilación del Sur (OS), una masiva subida y bajada de las presiones atmosféricas entre las regiones del sudeste y el oeste del Pacífico tropical. El coordinado fenómeno de El Niño/Oscilación del Sur (ENOS), que también incluye a La Niña, es la fuente de variabilidad más potente en el sistema climático global. Las anomalías en la temperatura global (desviaciones positivas o negativas a partir de una temperatura media definida) están impulsadas principalmente por los eventos ENOS (Peixoto y Oort, 1992).

Este énfasis sobre el caracter exclusivamente interno de los eventos ENOS, está en concordancia con la tesitura de la climatología de que los fenómenos ENOS son el ejemplo más espectacular de una libre oscilación interna del sistema climático no sujeta a un forzamiento externo (Peixoto and Oort, 1992). Ha sido demostrado que esta tesitura no es sustentable porque existe un forzamiento externo ejercido por la actividad solar - a una grado tal que las predicciones de los eventos ENOS pueden basarse en ella. Yo he predicho correctamente los últimos tres El Niño, años antes de los respectivos eventos, y también el curso de la última La Niña (Landscheidt, 2002), aunque la predicción fue basada totalmente en la variable actividad eruptiva del Sol.

[...]

es de esperar que el Niño emergerá hacia julio de 2006 y durará hasta cuando menos mayo de 2007 (Probabilidad = 80 %). La alternativa a esta fecha temprana es una liberación del esperado El Niño para abril 2007; debería durar hasta enero de 2008(Probabilidad = 20%).

(las negritas son mias)

Veremos si efectivamente se produce el fenómeno anunciado, y si es así, veremos qué repercusión mediática tiene.