Sandwiches en la Torre de la Vela

Asociacionismo, libertad y comida rápida, por Jahd

21 de Abril 2005

Jornada madrileña

Ayer viví una intensa jornada liberal en mi incursión a Madrid. El principal motivo del viaje fue asistir a la jornada de conferencias sobre Kyoto y la economía española, que además suposo la presentación en sociedad del Instituto Juan de Mariana.

Además, tuve ocasión de conocer por fin a varios bloggers y comentaristas habituales de Red Liberal y liberalismo.org.

En la primera parte del acto el profesor Huerta de Soto hizo un repaso al pensamiento del padre Juan de Mariana, incluyendo su doctrina sobre el tiranicidio, para horror de Esperanza Aguirre.

En el primer panel a continuación del desayuno se hizo un repaso a las implicaciones políticas y económicas de la aplicación del protocolo de Kyoto, en concreto en España.

En el segundo panel (después del papeo y las charlas) Francisco Capella hizo una muy amena exposición de los conocimientos actuales sobre el clima, el cambio climático y los posibles efectos de la actividad humana sobre éste.

A continuación Gabriel Calzada realizó una exposición sobre la teoría del riesgo, los modos clásicos de afrontarlo, y cómo el protocolo de Kyoto destruye esas medidas.

Después de esto asistimo a una clase del profesor Huerta de Soto. Ayer tocaba el tema del paro, y fue realmente estimulante ver en un aula universitaria cómo se arremetía contra el proteccionismo laboral y económico que condena a la miseria, el hambre y la muerte a millones de personas en el tercer mundo. Luego tuvimos ocasión de departir un rato más con Huerta de Soto y algunos de sus alumnos.

Finalmente, pasadas ya las nueve de la noche, se pudo asistir a un enfrentamiento entre un friedmanita y un austriaco. Teniendo como fondo la boca del metro parecía que en cualquier momento iban a sacar las choris para defender cada uno a la banda de Friedman o de Mises.

Trayecto hasta Barajas, cena apresurada junto a la puerta de embarque (lo de los retrasos de Iberia ha pasado a la historia, ahora salen incluso antes de hora), viaje durmiendo y regreso a Palma.

Una jornada emocionante, muy inspiradora al compartir día con tantos y tan notables liberales, y emotiva por conocer al fin a varios colegas de bloguerío liberal. Uno de esos días para recordar.