Sandwiches en la Torre de la Vela

Asociacionismo, libertad y comida rápida, por Jahd

30 de Marzo 2005

Red Liberal: la obsesión del Komintern ciberpunk

Se dice que en una reunión de la sociedad Mont Pelerin celebrada en Suiza, Mises salió de allí dando un portazo y diciendo que "son todos un hatajo de socialistas". Gente como Hayek o Friedman defendían lo que el consideraba excesivas concesiones al estado, como la educación primaria o cierta cobertura sanitaria.

Entre liberales es normal, incluso saludable, el debate sobre hasta dónde puede llegar el estado, qué cosas es factible que sean proporcionadas por el mercado y cuales deberían ser proporcionadas de forma solidaria. Los que me leen habitualmente saben dónde pongo el límite:

Más que nunca me reafirmo en que el papel del estado debe quedar limitadísimo a la defensa de la vida, la libertad y la propiedad de las personas mediante tres sencillos mecanismos.

Por una parte, leyes no intrusivas en la vida privada que regulen muy claramente los conflictos de libertades y dictadas por un poder legislativo representativo directamente de las circunscripciones de los ciudadanos y no sujeto a disciplina de voto de partidos.

Por otra, un ejecutivo que gestionase la defensa interior (policía, con la concurrencia de agencias privadas de protección, y tal vez servicios de información), la defensa exterior (ejército profesional), y la gestión de emergencias (defensa civil, junto con los medios que aportasen compañías aseguradoras).

Y finalmente, un poder judicial, también elegido por la ciudadanía, que castigase el incumplimiento de las leyes (es decir, las agresiones a la vida, libertad y propiedad), sin injerencias de los otros poderes, y con la opción de los tribunales privados (arbitrajes). Sólo en caso de desacuerdo entre partes se acudiría al sistema público de justicia.

Lo repito porque algunos que por lo visto no me leen habitualmente se permiten el lujo de opinar sobre mis tendencias políticas, como un tal José Luis.

Los que también me leen habitualmente también saben que soy poco amigo del PP. El partido de la PAC, los medios de manipulación públicos y los céntimos sanitarios no creo que pueda ser lugar de acogida para un liberal que pretenda lograr reformas liberales. Zaplana puede lanzar todas las proclamas que quiera por el liberalismo y contra el conservadurismo estéril, pero el partido no le dejará hacer mucho más.

Y aún así, es donde ciertas medidas liberales pueden gozar de mayor simpatía, ya que los votantes de derechas suelen ser más tendentes a la aventura empresarial y menos amigos de subvenciones. Los votantes, que no los militantes, porque ya sabemos que los partidos del establishment ya no tienen ideología, son simples máquinas electorales. El PSOE quitó el marxismo-leninismo de sus estatutos, igual que el PP quitó el humanismo cristiano de los suyos. Ambos tratan de camuflar sus orígenes renunciando a su ideología. El problema es cuando tratan de invadir ideologías que no son la suya.

He mencionado las palabras de Zaplana. También en una ocasión critiqué que se dijese que el PP Balear era liberal, porque no lo es. Es intervencionista, aunque algo menos de lo que fue el pacto de izquierdas. Pero no mucho menos.

Pero al menos la derecha que se dice liberal no tiene la desfachatez de negar tal calificativo para otros que sí nos consideramos liberales pero no de derechas. Algún socialista, como el tal José Luis, sí tiene la desfachatez de decirse socialista, decirse liberal, y negar a otros que lo sean. La recuadratura del círculo.

El tal José Luis no es capaz de responder a lo que se le pregunta sobre su interpretación del mapa político que comenté ayer. Es incapaz de situar correctamente en tal mapa político a la derecha española, liberales, libertarians, ciberpunks y a él mismo. Pero da igual, porque estoy convencido de que además ni le interesa el tema. El tal José Luis, como otros tontos (in)útiles, se halla en esa constelación antiliberal que es ciberpunk.net sólo con ánimo destructivo.

No es ninguna casualidad que justo cuando Red Liberal comienza a aumentar el números blogs alojados y se disparan las visitas se produzcan diversos ataques desde el entorno ciberpunk, comenzando por ese ya histórico artículo de la red de pensamiento agitativo. Desde entonces, la constelación ciberpunk se ha ido poblando de blogs (algunos creados ad hoc) para despotricar contra todo lo que sea Red Liberal. No debatir (salvo alguna honrosa excepción), no tener un intercambio de ideas, sino atacar sin ton ni son al grito de ¡fedeguicos neocons!.

Entre liberales es normal, incluso saludable, el debate sobre hasta dónde puede llegar el estado.

Pero el debate sólo puede producirse si interesa, y si se ponen los medios para ello. En los distintos blogs de Red Liberal se han producido debates muy interesantes sobre los temas más variados: impuestos, medios de comunicación, sanidad, pensiones, educación, infraestructuras, inmigración, matrimonio entre homosexuales, adopción, eutanasia, aborto... y a veces con durísimas discrepancias. Red Liberal no es una secta, ni defiende el pensamiento único, y mucho menos tiene línea editorial. Cosas de las que difícilmente puede presumir la constelación de blogs de ciberpunk.net. Lo de secta, lo dejo a la consideración de cada uno. No creo que lleguen a tanto. Pensamiento único, bastante: la red como explicación de todo proceso y como único modelo de sociedad válido para el progreso humano. Línea editorial, clarísima: el ataque continuo contra Red Liberal, asociándola sin ton ni son al PP, al fascismo, al franquismo, a los neocon, a la COPE, a la iglesia católica y no sé a cuantas cosas más. Basta suscribirse a la lista para, en pocos días, ver por dónde van los tiros.

En Red Liberal hay debate por una razón bastante sencilla: se pueden comentar las cosas, se puede responder inmediatamente a lo leido, y comenzar así un diálogo con el autor, con las normas que fije el autor del blog, y al que se añada otra gente. No permitir comentarios o moderarlos inhibe el debate, el intercambio de ideas, quita frescura, inmediatez, da una sensación de frialdad terrible. Siempre queda bonito ver comentarios en un post. Da un feedback muy saludable, e incluso se aprende mucho. Pero para ello, hay que tener ganas de debatir, no de impartir doctrina. Es lo que hacen las sectas, lo dejo a la consideración de cada uno.

Ciberpunk.net, lo que pretendía ser el paraiso de los auténticos liberales españoles. Tanto como paraiso de los trabajadores es Cuba. Y como penúltima contribución, el tal José Luis. Socialista, militante, antes incluso dirigente (en la Comisión Ejecutiva del PSOE de Móstoles como Secretario de Innovación, entre principios de 2001 y mediados de 2003) del Partido Socialista ¿Obrero? ¿¿Español??. La última, ya veremos cuál será la sorpresa.

El tal José Luis como argumento de su socialista a fuer de liberal retrocede a textos del siglo XIX, cuando

El socialismo no fue siempre partidario de una amplia interferencia
del poder en las vidas y haciendas de sus súbditos. Los socialistas tuvieron
al principio, además de la defensa de los derechos civiles y políticos,
muchos otros puntos en común con los liberales, como el pacifismo, el
antiimperialismo y el librecambismo en su sentido más lato: abierto
respaldo a la libertad de movimientos de personas, mercancías y cap itales
(Rodríguez Braun 1989, pp. 140-5, 193-204).

Lo que ocurre es que el socialismo luego fue la URSS, la II República, Corea del Norte, Cuba, y sus hijos putativos: fascismo y nacionalsocialismo.

Si el tal José Luis quiere retroceder un poco más encontrará las raices del liberalismo en los escolásticos salmantinos. ¿Católico a fuer de liberal? La iglesia católica es una entidad tan antiliberal como la mayoría de organismos reguladores del mercado, que pretende influir en la política para imponer su moral. Pero sin el libre albedrío tomista o el a Dios lo que es de Dios, y al César lo que es del César tal vez no tendriamos conceptos como la libertad y responsabilidad individuales, o la separación entre iglesia y estado.

Lo que está claro es que ahora mismo, en el 2005, viendo lo que ha sido el socialismo en el siglo XX, y lo que es en el XXI, decirse socialista a fuer de liberal es, citando a un comentarista de ayer, una imbecilidad. A menos que nos quieran enseñar el liberalismo de factura falsa y cal viva.

Pues nada, que siga el tal José Luis conspirando con el tal de Ugarte a ver si nos terminan convenciendo a todos que si el estado nos regala internet, portátiles, PDA's y ciberimplantes seremos más libres. Ellos que sigan vendiéndonos que la red es felicidad. Yo seguiré buscando mi felicidad, y luchando porque cada uno pueda buscar el camino hacia la suya, sin el estorbo de entes ectoplásmicos que le limpien el bosillo y el cerebro por su bien.

Y estoy seguro de que los compañeros bloggers de Red Liberal estarán en la misma línea ideológica, que no editorial.

ACTUALIZADO: efectivamente, el colega blogger Luis Gómez, que seguro escribe desde Ramstein o cualquier otro nido neocon del corazón de Europa, ha escrito al respecto del tema.