Sandwiches en la Torre de la Vela

Asociacionismo, libertad y comida rápida, por Jahd

18 de Marzo 2005

Esto sí es abusivo (ACTUALIZADO)

En lugar de preocuparse por los precios que fijan compañías privadas, el govern debería dejar de exprimirnos con las excusas más peregrinas:

El Govern admite al fin que subirá la gasolina el año que viene si ZP no le da más dinero

(en El Mundo-El Día de Baleares)

El plan del Govern para eliminar la deuda de la comunidad autónona contempla la subida del impuesto de los carburantes a partir del año 2006 y una fuerte reducción del presupuesto para carreteras. Para los ciudadanos, la subida del precio de la gasolina será de 2,4 céntimos de euro por litro, el máximo permitido por el Ministerio de Economía.

2'4 céntimos son 4 pesetas. Es que estos tios están más cerca del duro sanitario que del céntimo sanitario. Yo que tengo que usar bastante el coche, consumo unos... 3.000 litros al año, a 2'4 céntimos por litro, 72 euros de impuesto adicional. Por ejemplo, más de dos mensualidades del seguro médico, o lo que costaba un billete de avión entre islas antes del servicio público.

Ramis de Ayreflor repartió las culpas del endeudamiento entre el Pacte de Progrés (por comprometer un gasto de 323 millones sin partida presupuestaria) y el Gobierno de Zapatero por la deficiente financiación de la comunidad, «la que menos dinero recibe por habitantes de todo el Estado».

Si culpas es verdad que hay para todos, y se demuestra una vez más que un gasto asumido en un momento dado a saber cuándo va a pagarse. El que desde luego no tiene la culpa es el ciudadano. O sí, por votar a partidos manirrotos, pero es que lo son todos, unos más y otros menos, pero todos se pirran por el gasto.

Finalmente Ramis se refirió a la inmigración como uno de los grandes factores que ha provocado el aumento de la deuda: «Son gente que generalmente no tributa y que por el contrario consume mucho en servicios sociales».

Pues nada, con dos cojones, a pago por servicio y el que no paga, no recibe el servicio. Entonces sólo vendrá gente que sí tribute. Y si alguien quiere hacer caridad y acoger a gente que ni paga impuestos ni puede pagar servicios, que lo mantenga con su dinero, no con el de los otros, que la solidaridad con dinero ajeno es muy bonita y fácil.

Aquí ya propuse algunas ideas para reducir el gasto sin tener que cargárselo al ciudadano. Pero a los políticos se les ha ocurrido otra cosa: bonos, para que la deuda de hoy la paguen los contribuyentes de mañana. Quién sabe si en el momento de pagar esa deuda se tendrán que inventar algún nuevo impuesto porque aún no habrán sido capaces de reducir el gasto.

ACTUALIZACIÓN

En MallorcaDiario recuerdan que pueden ser un arma de doble filo.