Sandwiches en la Torre de la Vela

Asociacionismo, libertad y comida rápida, por Jahd

17 de Marzo 2005

Ferret no entiende a Panella

Retomo el ritmo con tres artículos, tres, del inefable Biel Ferret. El primero, sobre la propuesta de "ospitalitá" de Panella a los dos grandes bloques políticos italianos, que además la han rechazado.

Esto es lo que escribía Ferret el pasado día 6:

Puro mercadeo político

Andan escandalizados ciertos sectores de la sociedad italiana ante la actitud de los dirigentes del Partido Radical quiénes, sin el menor pudor, han ofrecido en pública subasta sus votos a derecha e izquierda siempre con la condición de sacar ventaja de ello. Puro mercadeo político, formulado esta vez a las claras en lugar de bajo mano como más habitualmente suele hacerse. Para curarse del escándalo deberían muchos italianos darse una vuelta por las Baleares, observar lo que aquí ocurre en el caso de UM y así concluirían que no hay para tanto. El Partido Radical cuenta con escasos afiliados, como UM, no obstante mueve proporcionalmente muchos más votos, como UM, y también como UM quiere hacerse con su tajada correspondiente en el reparto de poder. Emma Bonino y Marco Panella, responsables del Partido Radical, se han descarado ahora haciendo su pública oferta a Berlusconi y Prodi, exactamente como lo viene haciendo desde hace años María Antonia Munar en las islas ante PP y PSOE, así por la cara, mostrando el plumero. ¿Dónde está la novedad?

En el artículo de Ferret, nada nuevo. Un completo ignorante de la política italiana, y del Partido Radical en concreto. La comparación con UM es poco menos que un insulto. Los radicali se han destacado desde hace décadas por la defensa de los derechos del individuo frente al colectivismo. Desde sus manifestaciones anticomunistas en los 60, su defensa del derecho al aborto y al divorcio, su defensa de los mercados libres de intervención estatal, su ataque a los monopolios públicos, su postura contra colectivos como sindicatos, organizaciones empresariales, colegios profesionales... siempre han destacado por una defensa a ultranza de la persona, y en ello han centrado su lucha política, no en sacar ventaja de nada ni repartirse poder.

UM es todo lo contrario. Bajo la férrea dirección de la reina-presidenta Munar, cuya una de sus primeras acciones fue defenestrar al fundador del partido, Jeroni Albertí, UM ha sido la madre de todas las bisagras para a cambio de sus escasos pero decisivos votos, obtener poltronas para sus pocos afiliados. Hay más poltronas que culos para ocuparlas, por lo que frecuentemente los altos cargos de UM ostentan varios cargos públicos. Y no hablemos de los beneficios personales que obtiene la Munar mediante la concesión de obras a empresas de su entorno por todos conocidas en Mallorca (lo último que he sabido es que incluso en Ibiza se le han concedido ya obras para las nuevas carreteras).

Su acuerdo con socialistas, comunistas, nacionalistas y verdes de 1999 fue una venganza personal por su expulsión del gobierno por el entonces ya ex-presidente Gabriel Cañellas. Cuando se acercaba el final de la legislatura comenzó sus guiños al PP, con quien finalmente pactó en 2003.

Los radicali no proponían un acuerdo programático, ni comprometían sus votos. La idea era entrar en una de las grandes listas para no quedarse fuera de un parlamento tremendamente polarizado, lo que habría dejado sin representación a muchos votantes italianos. Nipho hizo un completo seguimiento de la propuesta y del desenlace (I, II, III, IV, V, VI, VII).

Finalmente los radicales han optado por la presentación de la lista Luca Coscioni, por lo que las acusaciones de tratar de sacar ventaja de ningún pacto se quedan en agua de borrajas.

Pero siguiendo con la comparación con UM, cuando se lleva media legislatura autonómica la Munar ya comienza a hacer guiños de nuevo a la izquierda. Es decir, una señora que sí tiene un compromiso de gobierno a cambio del cual ostenta un cargo y un poder muy superior al que le correspondería por los votos obtenidos ya está planteando romper ese pacto. La rabieta viene ahora porque el PP ha dicho algo tan evidente como que su objetivo es ganar las próximas elecciones por mayoría absoluta. Algo lógico, vista la fiabilidad de la Munar como socia.

Lo dicho, comparar la propuesta de ospitalità de Panella con el puro chaqueterismo de UM y su partido es poco menos que un insulto.