Sandwiches en la Torre de la Vela

Asociacionismo, libertad y comida rápida, por Jahd

10 de Marzo 2005

Bronca por una subvención

No perderse esta historia de enfrentamiento entre los músicos y los propietarios de los locales de ensayo que están junto a la fábrica donde curro:

Los músicos de la sala Assaig estudian la posibilidad de denunciar a los responsables del centro por no comunicarles que pagarían las mismas cuotas de alquiler de los locales de ensayo pese a recibir una subvención del Ayuntamiento de Palma.

La única respuesta del ayuntamiento es:

Las discrepancias entre los músicos de la sala Assaig y la dirección del centro musical se han saldado con el anuncio de Cort de que las ayudas no se renovarán hasta que se llegue a un acuerdo y se cree una asociación regularizada, según ha explicado a mallorcadiario.com el concejal de Juventud y Deportes, Rafel Durán.

A mí es que me sube la sangre cada vez que leo cosas de estas. No sé si pedir que me subvencionen la plaza de aparcamiento, que también tiene una utilidad social: no ocupo la calle (que también pago por el impuesto de circulación), contribuyo a la fluidez del tráfico al no tener que dar vueltas buscando aparcamiento, y aporto menos contaminación al ahorrarme esas vueltas. Puestos a pedir, ¿por qué es menos importante mi derecho a tener una plaza de aparcamiento para mi coche que el derecho de un grupo a tener un lugar donde ensayar?