Sandwiches en la Torre de la Vela

Asociacionismo, libertad y comida rápida, por Jahd

17 de Febrero 2005

La constitución europea en el Club Diario de Mallorca

Europa-America_ext.jpg

Ayer en el Club Diario de Mallorca hubo una conferencia sobre la constitución europea a cargo de Carlos María Bru (ex-diputado socialista), Francisca Tarazaga (de la Unión de Mujeres por Europa) y Fernando Alvarez de Miranda (entre otras cosas, ex-defensor del pueblo), todos ellos miembros del Movimiento Europeo.

Por descontado todos hablaron a favor de la constitución. Bru admitió que hay muchas cosas que algunos piensan que no deberían entrar (en particular él no comparte que se haya incluido todo el título III), pero que todo lo que debe tener una constitución sí está.

La sra. Tarazaga habló muy entusiásticamente de esta constitución, remarcando que es fruto del consenso, y por eso no puede contentar a todos, todas las partes han tenido que ceder.

Y Alvarez de Miranda completó el cuadro con una serie de anécdotas sobre el proceso de construcción europea y que arrojaron algo de luz a algunos de los aspectos menos claros de tal proceso (no mucha, pero sí algo).

En el turno de preguntas la gente se interesó por sus previsiones de participación y apoyo, por qué hay tan poco interés en temas europeos, o si no es una constitución en exceso liberal (literal). Dos de los activistas locales de Juventudes Liberales animamos el debate con nuestros planteamientos ultraliberales.

El amigo Miguel manifestó que para él eso no es una constitución porque no nace de unas cortes constituyentes ni de la voluntad ciudadana, a diferencia de la constitución de los EEUU, y que el hecho de que el referendum no sea vinculante le hace pensar que la idea es hacernos comulgar con ruedas de molino. La sra. Tarazaga sí ve algunas similitudes con el congreso de Philadelphia, aunque luego en privado le pudimos puntualizar este aspecto.

Por mi parte ataqué por el lado de la propiedad privada y el libre comercio. Para empezar, comenté que la actual UE viene de un mercado común, cuyo primer requisito es la existencia de una propiedad privada que intercambiar. Manifesté que no creo que la propiedad privada esté adecuadamente protegida en el texto constitucional al supeditarla inmediatamente al bien común y/o al interés general (y por tanto a las veleidades del político de turno), y que tampoco se establece ningún límite a la capacidad recaudatoria cuando los impuestos pueden considerarse una apropiación coactiva del fruto del trabajo o del riesgo empresarial.

Además de esto dije que si la UE quiere vanagloriarse de ser el mayor mercado del mundo, con 450 millones de potenciales consumidores, ¿cómo casa eso con el vergonzoso proteccionismo de la PAC, una competencia desleal con los productores del tercer mundo, convertido en norma fundamental?

A lo primero, Carlos María Bru respondió que la constitución sí protege la propiedad privada, como lo hace la española (que para mí tampoco la protege suficientemente), y a lo de la PAC, totalmente de acuerdo conmigo.

Como fue la última intervención, inmediatamente después varios asistentes se dirigieron a nosotros para comentar ese tema (aprovechamos para repartir varios trípticos), y los conferenciantes se nos acercaron para felicitarnos por la calidad de las intervenciones ('asias, 'asias; la moderadora en concreto me dijo que se quedó alucinada por mi exposición y preguntas). Tuvimos ocasión de charlar con ellos unos minutos más en privado, pero tenían prisa porque tenían que tomar el avión de vuelta a Madrid. A todos les repartimos trípticos que recibieron con notable interés, y nos animaron a seguir en la actividad política, porque el futuro de Europa somos nosotros.

Y eso es lo que espero: que el futuro de Europa seamos los liberales.

Referencias