Sandwiches en la Torre de la Vela

Asociacionismo, libertad y comida rápida, por Jahd

18 de Octubre 2004

Biel y las elecciones

Ayer el "monstruo", como gusta de llamarlo alguno de mis lectores, nos deleitó con su fino análisis del mandato de Bush, y lo que debería ocurrir en las elecciones:

"Nuestras" elecciones USA

Faltan 15 día para que se celebren en Estado Unidos unas elecciones presidenciales en las que los ciudadanos del resto del mundo no podremos votar. Pero imaginémonos que pudiéramos hacerlo y atendamos, por tanto, a la política exterior norteamericana que es la que realmente nos afecta. Empecemos preguntándonos cuál es la situación mundial tras 4 años de mandato de Bush, un presidente que dio orden de invadir Irak mintiendo acerca de las razones que le llevaban a ello. Primando cuestiones económicas -ni el régimen de Sadam suponía un peligro mundial, ni poseía armas de destrucción masiva, etc.- y la necesidad de que Washington contara con bases militares en el corazón de los grandes recursos petrolíferos mundiales, Bush fue a una guerra que sí ha trastornado el orden internacional. Una guerra que ha fomentado el terrorismo y ha nutrido de militantes a las filas de Al Qaeda. Por otro lado, la agresiva política norteamericana ha determinado el rearme nuclear de paises como Rusia o China. En tales circunstancias, ¿votaríamos de nuevo a Bush?

Ferret sigue siendo un monstruo del análisis internacional. Se olvida de que los atentados del 11-S fueron antes de la guerra de Irak. Olvida los atentados contra las embajadas americanas en Kenia y Tanzania, el ataque al USS Cole, el primer atentado del World Trade Center... en fin, olvida que el terrorismo islámico moderno lleva vivo desde 1928, con la fundación de los Hermanos Musulmanes de Egipto.

No es consciente de que Al Qaeda no tiene más militantes, sino que estos han tenido que salir de sus cubiles de ratas y ahora están a plena luz del día. De hecho, Al Qaeda como organización no existe, es una marca con la que promocionar atentados por todo el mundo sin relación entre sí, más que el odio a occidente.

Sobre Irak, esos puntos suspensivos, ese silencio sospechoso, ¿se refiere tal vez a que el regimen de Saddam no era un régimen genocida? Completemos la frase: ni el régimen de Sadam suponía un peligro mundial, ni poseía armas de destrucción masiva, ni violaba sistemáticamente los derechos humanos y masacraba a la población civil...

Ah, la política agresiva. ¿Lo dice por esa nueva Rusia zarista dirigida por un ex-KGB? ¿O por China, esa todavía dictadura comunista, algo menos comunista pero igual de dictadura? ¿Acaso necesitan sentirse amenazados por los EEUU para lanzar sus programas nucleares? Amenazados sus vecinos, sobre todo los de Rusia, que se mueren por estar bajo la protección de la OTAN, por lo que pueda pasar.

Pero la política exterior que realmente nos afecta es la de nuestro propio gobierno: la política que nos acerca a los enemigos de Europa (Francia y Alemania), y a la dictadura cubana y marroquí, alejándonos de todos nuestros aliados europeos, y sobre todo de los EEUU, como si escupirle en el ojo a la única gran potencia fuese a salir gratis.

A pesar de todo, sabemos que los liberales votariamos por Badnarik.