Sandwiches en la Torre de la Vela

Asociacionismo, libertad y comida rápida, por Jahd

22 de Septiembre 2004

Recapitulando Darfur

Editorial de hoy del Washington Post:

DARFUR'S HUMANITARIAN crisis has been in the news so repeatedly that it has acquired a sort of static quality. Report after report recaps the basics of the catastrophe: Sudan's government has equipped and supported an Arab militia called the Janjaweed, which has unleashed a genocidal terror on Darfur's African population; there is much maneuvering at the U.N. Security Council, with China and Russia always opposing punishment for Sudan's government and the United States always demanding action. The repetitive quality of this narrative saps even sympathizers' optimism -- humanitarians are only human -- driving Darfur into that thick mental folder labeled "perennial, insoluble."

First, Darfur's crisis is not static. Hundreds are dying daily in the camps for displaced people. Moreover, villages continue to be destroyed, so the camps are growing.
[...]
Second, the world's response to Darfur is not static either. The United Nations has proceeded at a glacial pace, thanks to China and its fellow foot-draggers. On Saturday the Security Council passed another Darfur resolution, its threat of sanctions so diluted as to be almost meaningless. But the U.N. decision to collect evidence in Darfur that might support a finding of genocide, along with U.S. pressure and the possibility of European Union sanctions, is driving Sudan to the point where it may accept the presence of foreign troops.

El Washington Post, por lo neocon que son, no reproduce las palabras de ZP:

En el plano humanitario, España ha realizado una contribución de varios millones de euros para hacer frente a la terrible crisis en Darfur. Pero es necesario que las autoridades sudanesas adopten sin dilación todas las medidas necesarias para acabar con las atrocidades, llevar a juicio a los culpables y normalizar la situación en la región. También es preciso que los grupos rebeldes y milicias respeten el alto el fuego y adopten una actitud constructiva en la mesa de negociaciones. En este contexto, es necesario apoyar las iniciativas de la Unión Africana.
[...]
España considera que no podemos seguir aceptando pasivamente la prolongación de los conflictos olvidados de Africa y por eso hemos apoyado, junto con nuestros socios de la Unión Europea, el establecimiento del Instrumento de Paz para Africa, con el objetivo de promover soluciones regionales a las crisis en dicho continente.

La memoria es muy selectiva, convenientemente selectiva. Por eso un conflicto como el de Darfur es convenientemente olvidado en España. Más que nada porque esta vez no se puede acusar a los EEUU de derramar sangre por petróleo. Esta vez parece muy difícil de ocultar que son Francia, Rusia y China (la legalidad internacional) quienes tienen intereses. Y para ocultar eso, mejor echar tierra sobre todo el asunto.

La resolución mencionada por el Washington Post no dice NADA. Que va a investigar si hay o no genocidio, que el gobierno de Sudán no cumple con lo que promete, que se pide generosidad en la ayuda a los refugiados y apoyo a la Unión Africana... en fin, una resolución de la srta. Pepis.

Porque, señor Sarcástico, aquí no hablamos de un marido que pega casi cada día a su mujer: hablamos de miles y miles de muertos al día; cientos de miles de refugiados; destrucción de aldeas y cultivos para acabar con el modo de vida de algunas gentes. Y nuestro presidente sólo habla de varios millones de euros de ayuda humanitaria y no olvidar. No, algunos no olvidamos, y como parece que hay ciertos grupos que no quieren dejar de matar, se les tendrá que parar: y si no caen las bombas, nuestras bombas, habrá que decir que no se ha hecho lo suficiente para detener a un gobierno criminal y genocida como el de Khartum. Pero mientras los muertos de Darfur no salgan en el Telediario, ni el móvil de Pérez Rubalcaba convoque una manifestación espontánea, no pasa nada, no va con nosotros. Si sólo son cuatro negros salvajes, ¿no?