Sandwiches en la Torre de la Vela

Asociacionismo, libertad y comida rápida, por Jahd

22 de Septiembre 2004

El agua insalubre contagia el terrorismo

De nuevo, Gabriel Ferret:

Si en lugar de exhibir su habitual expresión de tarugo al hablar de terrorismo internacional, el presidente Bush se tomara la molestia de atender a algunos datos contenidos en sucesivos informes de la ONU relativos a las condiciones de vida de buena parte de la población mundial, es probable que extrajera algunas conclusiones interesantes. Porque se trata de unos datos sumamente elocuentes que están al alcance incluso de alguien tan obtuso como él. Hoy, en el mundo, 1.000 millones de personas se ven obligadas a consumir aguas insalubres y carecen de una vivienda digna. Ese consumo de agua no potable, unido a la carencia de los servicios sanitarios adecuados para garantizar una higiene básica, es origen de enfermedades perfectamente evitables en condiciones mejores. Millones de seres humanos mueren anualmente por estas y parecidas causas. Cuando uno piensa que 4.000 niños mueren al día por vivir entre el abandono y la mugre, llega a entender la desesperación de sus padres. Y tras la desesperación, el recurso a la violencia.

¿Pretende decir el sr. Ferret que el terrorismo es una enfermedad como la diarrea o la disentería? ¿Que uno se vuelve terrorista por no tener fácil acceso al agua potable, o por coger enfermedades infecciosas? Entonces las filas de los grupos terroristas estarían repletas de haitianos, norcoreanos, etíopes, etc. Para que luego llame tarugo a Bush...