Sandwiches en la Torre de la Vela

Asociacionismo, libertad y comida rápida, por Jahd

30 de Agosto 2004

Un primer paso

Para la no discriminación de las parejas homosexuales:

S’Institut del Consell permite a las parejas homosexuales acoger niños durante 2 años

Considera que la orientación sexual de los solicitantes «no es determinante» a la hora de decidir si tienen el perfil adecuado - Sólo les exigirá que los mantengan y eduquen de forma adecuada - Los acogimientos duran de media 7 meses y nunca superan los dos años

(en El Mundo)

No deja de ser paradójico que tal medida haya sido adoptada por el gobierno autonómico del PP. En palabras de la vicepresidenta Rosa Estaràs:

Los homosexuales pueden amar y educar a un niño, y creo que son capaces de hacerlo mejor que nadie». La vicepresidenta del Govern, Rosa Estaràs, considera que las parejas de gays y lesbianas pueden formar a un niño tan bien como cualquier otro.

Aunque matiza el tema cuando llega a la adopción:

Sin embargo, Estaràs es contraria a la adopción de niños por parte de las parejas homosexuales. La vicepresidenta del Govern considera que las instituciones no se pueden «arriesgar» a permitir que los gays y lesbianas adopten mientras no haya «unanimidad entre los especialistas sobre la conveniencia de este tipo de acogimientos».

Unanimidad no habrá nunca, eso hay que tenerlo muy claro, porque ni la psicologia ni la biología son ciencias exactas. Joer, si incluso hay gente que niega la teoría de la evolución. Pero la principal preocupación, y en parte fuente de la citada hipocresía, es la creencia que la homosexualidad es puro vicio y perversión, y que tal comportamiento puede contagiarse.

A propósito de la teoría sobre si el comportamiento sexual innato puede ser manipulado, es muy interesante este artículo en El Mundo-Salud. A mí me despejó casi todas mis dudas acerca del fundamento puramente biológico de la orientación sexual, y que ésta no puede torcerse. El brutal experimento al que fueron sometidos los gemelos cuya historia se cuenta demostraría que la sexualidad de un niño no cambia por el ambiente en que sea educado. Si en un experimento donde se intentó esto deliberadamente no se logró (con resultados fatales), un niño criado de manera sana por una pareja homosexual no debería tener ningún problema al respecto de su identidad sexual. Sus hormonas son las únicas encargadas de determinar si es atraido por alguien de su mismo sexo o del sexo opuesto, y eso no lo cambia quién te cría.