Sandwiches en la Torre de la Vela

Asociacionismo, libertad y comida rápida, por Jahd

10 de Agosto 2004

Haciendo frente al precio del petróleo

Nos podemos preparar:

Los gasolineros pronostican una subida del precio de las gasolinas de entre el 5% y el 10%

Sabemos que la mejor manera de bajar el precio de los combustibles sería eliminando el impuesto de hidrocarburos. Como no siempre me gusta divagar, unos cuantos números:

Para la gasolina de 98 octanos (la que uso yo, por lo que explicaré luego), la tarifa es de 402'92€/1000 l. Hoy mismo en la gasolinera de BP (también explicaré el por qué de esta marca), el litro de Ultimate costaba 1'009 €/l, de los cuales 0'402 son impuestos: un 39'84%. Esto nos ahorraríamos sin el dichoso impuesto.

Como sabemos que esto no es posible, hay otras medidas.

Con mi primer coche, con motor de 1400cc y 16 válvulas, empecé repostando en Repsol, hasta que empecé a ir a BP para acumular puntos en la Spanair Plus. De paso me di cuenta de que hacía más o menos el 2% más de Km con el mismo coste. No se trata de que en la gasolinera de Repsol robasen el 2% de combustible, sino que el de BP es de mejor calidad (por los aditivos distintos que lleva). Primer ahorro.

Siguiendo la recomendación de alguno de los gasolineros, y consultando con algunos colegas, probé la gasolina BP Ultimate de 98 octanos, con un resultado que realmente me sorprendió.

Desde luego es más cara que la de 95 octanos: más o menos un 11%, pero la reducción del consumo lo compensa. Con mi actual coche, motor de Ingolstadt de 1800cc y 20 válvulas, pasé de un consumo de 11 a 9'5 l/100 Km. Es decir, con un depósito de 60 l podía hacer sólo 545 Km, y ahora, 631: un 15'8% más. Segundo ahorro.

Y variando sólo muy levemente los hábitos de conducción se logra otra reducción del consumo. El 80% de mis Km los hago por autopista y carretera. Antes conducía a unos 140 Km/h en autopista, y sobre los 110 en carretera (lo admito, rozando el límite de disparo del radar). Pues bien, bajar a los límites legales (120 y 100 ó 90, según el tipo de carretera), me ha llevado a un consumo de sólo 8'27 l/100 Km. Es decir, 725 Km con 60 l.

Recapitulando: cambiando de proveedor, cambiando de producto (con un coste un 11% superior), y cambiando muy poco los hábitos de conducción, he logrado aumentar la autonomía del coche de 545 a 725 Km: un 33%.

Pasemos todo esto a euros. Suponiendo que cada año hago unos 20.000 Km, antes me salían por unos 1980€. Ahora los mismos 20.000 Km me salen por 1669€: 311€ menos, que no son moco de pavo (por ejemplo, tres viajes ida y vuelta a Menorca; o un viaje a Madrid incluyendo avión, una noche de hotel y entradas para el teatro; o un DVD y un TV de 26").

Pero insisto: mejor sería que nos quitasen el impuesto de hidrocarburos.