Sandwiches en la Torre de la Vela

Asociacionismo, libertad y comida rápida, por Jahd

10 de Agosto 2004

Yo, Robot... liberal

Primero: yo confieso. Confieso haber leido poco a Asimov, y en particular su relato Yo, Robot, que sólo conocía de oidas.

La verdad es que acudí a ver la película con cierta prevención, esperando un espectáculo pirotécnico a lo Independence Day o El Ataque de los Clones. Pues bien, a pesar de contar con un gran despliegue pirotécnico e infográfico, la película es algo más que un rato entretenido bajo el aire acondicionado del cine.

Y mejor no sigas leyendo si no la has visto y no quieres saber nada del final...

La película, como bien indica en los créditos finales, está sugerida por el relato Yo, Robot, tomando ideas y argumentos de distintos relatos de Asimov. Pero yendo a lo que iba, al "filtro liberal", me llevé un par de sorpresas agradables.

El inspector Spooner (Will Smith) resulta ser un neoludita radicalmente opuesto a los robots: considera que joden al trabajador, que deshumanizan a la sociedad, que son monstruos fríos y lógicos sin ningún tipo de sentimientos. Como le dice Robertson, "usted es de los que habría prohibido Internet para que no cerrasen las bibliotecas públicas".

Pero a pesar de esto, resulta ser un luchador por la libertad cuando se da cuenta de que Sonny, el robot, sí tiene sentimientos y emociones: miedo, ira... y se da cuenta de qué hay tras la muerte del doctor Lanning: el complot del ordenador V.I.K.I. para establecer un gobierno totalitario mediante su ejército de robots para lograr un bien general: la supervivencia de la especie humana.

La evolución de este ordenador le lleva a un razonamiento similar al del genial monólogo del agente Smith de The Matrix ("permítame que comparta con usted una revelación..."): los humanos son incapaces de gobernarse, se conducen a la autodestrucción, y una inteligencia superior debe salvarlos. Para ello, es aceptable, incluso necesario, que algunos mueran.

Pero particularmente encantador me pareció el final de Sonny. Una vez cumplido su propósito, servir de primera pista en el caso de la muerte de Lenning, se ve enfrentado a la libertad: no tener un propósito específico, tener libre albedrío para trazar su propio futuro.

Una película más que recomendable, a pesar de ser americana. :-p