Sandwiches en la Torre de la Vela

Asociacionismo, libertad y comida rápida, por Jahd

28 de Julio 2004

Mis vacaciones y las de ZP

Mañana me reincorporo al curro después de una semana de vacaciones, que han sucedido a dos semanas de agobio laboral (como se habrá notado en la ausencia de posts).

Durante esta semanita de vacaciones he efectuado una pequeña escapada de tres días a Menorca, aprovechando la conjunción de dos fiestas el mismo fin de semana: Fornells y Es Castell (o Villacarlos).

Entre el avión (104€, cortesía de la declaración de servicio público: ¡gracias, señores políticos, por joder un mercado!) y diversas comiditas (otros 100€, más o menos), estos tres días no me han salido especialmente caros: pongamos 70€ por día, para redondear. Pero esto es porque voy a casa de familiares, y porque no soy presidente de gobierno.

Parece ser que ZP ya se ha decidido por la casa que va a ocupar:

Una finca al lado de la Torre de Sant Nicolau es ahora la primera opción veraniega de ZP

a pesar de cierta polémica urbanística:

El PP critica la casa de veraneo de Zp por incumplir el Plan Territorial

Lo de la polémica me trae sin cuidado. Aznar también tuvo la suya, y al fin y al cabo las normas urbanísticas no son más que una fuente de compadreo y corrupción, como casi todas las regulaciones. Lo que me preocupa, como tantas otras veces, es lo que se hace con mi dinero: con el sueldo tanto de Aznar como de ZP, ¿a qué viene pagarles también las vacaciones?

No he podido encontrar datos que enlazar, pero mis fuentes menorquinas de toda solvencia me han hablado de un alquiler de unos 7 millones de pesetas por algo menos de un mes. Eso son unos 42000€, que para unas vacaciones de unos 25 días sale a 1680€ al día. Más de lo que ganamos la mayoría de nosotros en un mes de curro.

Sólo he visto la finca por fuera, así que ignoro la decoración interior, pero al parecer el presidente ha pedido que se pinte el interior todo de blanco, y se pongan cortinas blancas en todas las ventanas. También ignoro si esto va incluido en el alquiler.

Y también he podido saber que a pesar del prestigio de la ganadería caballar menorquina, ZP va a traerse de Madrid sus propios caballos (!?) con su propia comida (!!??).

Algunas instituciones tal vez han pensado que todo esto es un derroche de dinero público, por eso han tenido una brillante idea:

PP y PSOE piden al Gobierno una residencia oficial para las vacaciones del presidente

En lugar de pagar un alquiler una vez al año se pretende mantener durante todo el año una residencia para usarla durante un mes. De todas formas, hay un detalle concreto que me alarma de la noticia:

La propuesta, presentada por el PP, contó con el respaldo del PSOE y sugiere habilitar para ello, aunque sólo con carácter preferente, alguno de los inmuebles pertenecientes al Patrimonio del Estado que hay en Menorca, como pudiera ser la fortaleza de La Mola o el castillo de Sant Felip, ambos en el puerto de Maó.
[...]
Su portavoz, José Seguí manifestó que sería conveniente ubicar la residencia «en uno de los muchos inmuebles» de titularidad estatal que hay en Menorca y que, en la actualidad, «no tienen una utilización clara». Lo cierto, no obstante, es que Aznar primero y Zapatero después han preferido alojarse en fincas rústicas.

¿Y qué hace el estado reteniendo todo este pasivo? Que lo ponga a circular, seguro que hay más de un millonario caprichoso que quiere tener un castillo como segunda residencia, o alguna fundación o algún mecenas que quieran crear un museo o un parador nacional en estos edificios. En España ya ha habido dos grandes desamortizaciones: la venta por parte del estado de tierras de la iglesia para venderlas y sacar rendimiento. La próxima desamortización debería ser la privatización del ya monstruoso patrimonio del estado y todas las tierras que lo acompaña. Para no hacer nada, que lo vendan, y que sean propietarios privados que lo mantengan o le saquen un rendimiento. O mejor: que emitan acciones y regalen una a cada ciudadano, así será cierto que seremos propietarios de los bienes públicos. Si alguien quiere vender sus acciones, adelante: es su propiedad y su dinero. Cualquier cosa menos mantener propiedades sin una utilización clara.