Sandwiches en la Torre de la Vela

Asociacionismo, libertad y comida rápida, por Jahd

15 de Julio 2004

Doble vara y promoción turística

Again, sobre el caso Rasputín vs. Nájera:

Antoni Diéguez ve ‘irreprochable’ que Nájera distraiga miles de euros públicos y un ‘escándalo’ que Alía malverse 129

El diputado del PSOE encuentra normal que la ex alcaldesa de Calvià hiciera regalos a su depiladora con fondos públicos o que comprase en tiendas de ropa de lujo con la visa municipal

Cómo no, en El Mundo.

El diputado autonómico socialista Antonio Diéguez exhibió ayer la doble vara de medir del PSOE. Tras exigir con firmeza la inmediata destitución de todos los cargos públicos del Govern que visitaron el local del alterne Rasputín durante su viaje oficial a Moscú, Diéguez vistió la toga de abogado defensor para justificar los extravagantes gastos efectuados por Margarita Nájera, con cargo a los presupuestos municipales, durante su etapa al frente del Ayuntamiento de Calvià.

En particular cree que todo es un montaje para desviar la atención sobre la presencia o no del actual alcalde de Calviá, Carlos Delgado, en el ya celebérrimo Rasputín:

Diéguez se mostró convencido de que el alcalde popular de Calvià, Carlos Delgado, ha difundido esta información después de que su nombre haya aparecido asociado al caso Rasputín: «No creo que Delgado haya conocido estos hechos hace 24 horas, sino que la utiliza ahora, del mismo modo que el calamar echa tinta cuando se siente amenazado», señaló el diputado socialista.

En rueda de prensa, Antonio Diéguez dio ayer por hecho que ni el president Matas, ni su escolta, ni el traductor ruso que había contratado el Govern entraron en el club Rasputín. Sin embargo, mantiene las dudas sobre el conseller de Turismo, Joan Flaquer, y el alcalde Carlos Delgado, quien se había sumado a la delegación oficial para presentar en Moscú la Olimpiada de Ajedrez que se celebra este año en su municipio.

Dos consideraciones: si por sólo 129€ de escándalo se publicita la olimpiada de ajedrez de Calvià, es una promoción notablemente barata. Luego habría que ver qué hacen las instituciones públicas publicitando con dinero de todos algo que puede interesar sólo a unos pocos. O a unos muchos, me da igual.

Pero en Baleares, donde se ha gastado dinero público en promoción ha sido en el turismo. Hay que admitir que es la principal industria de Baleares, y más o menos el 80% del PIB procede, directa o indirectamente, del turismo. Por eso es tan peligroso dejarlo en manos de los políticos. Una buena campaña puede ayudarnos a todos, pero una mala campaña nos puede arruinar a todos de golpe. Y el hecho de que los políticos en general no apuesten su modo de vida en ello hace que no necesariamente las campañas sean las mejores. Por eso es importante esta noticia:

El Govern acepta ceder la promoción de Menorca a un consorcio público y privado

Flaquer respalda la propuesta de los hoteleros para que cada isla decida cómo quiere venderse pero matiza que la presencia de Baleares en las ferias debe ser conjunta

El modelo turístico y el mercado de cada isla son tan diferentes que ofrecer Baleares como marca única es un tremendo error, ejemplo de mala campaña, o al menos no todo lo buena que sería deseable. Aunque lo deseable del todo sería que fuesen los hoteleros quienes hiciesen y pagasen sus propias campañas para llenar los hoteles. Y los gremios de la oferta complementaria, que publicitasen también que ahora "roban" algo menos a la gente (esa cosa de la oferta y la demanda, que les ha obligado a bajar precios...). Y tampoco puede hacer la misma promoción un hotel que ofrezca sol, playa y botellón que un agroturismo en medio del pla, junto a la montaña. Lo que toca es descentralizar la promoción hacia las islas, los ayuntamientos y, finalmente, a las empresas, donde están las personas que se juegan su dinero, sus inversiones y los ahorros para la vejez. Y esos no son los políticos. Los políticos por lo visto hacen promoción entre locales de alterne y peluquerías.