Sandwiches en la Torre de la Vela

Asociacionismo, libertad y comida rápida, por Jahd

10 de Julio 2004

Señoras públicas satisfaciendo vicios privados con dinero público

Varios colegas ya se han hecho eco de la noticia (aquí, aquí y aquí):

El Govern presentó una factura de copas de 45.000 pesetas en menos de una hora

El Govern no sólo presentó ante el Parlament como gasto oficial la entrada de siete miembros de su delegación al Rasputín, local de alterne de Moscú. El ejecutivo también incluyó, en la documentación remitida por la vicepresidenta Rosa Estaràs, una factura de bar que ascendió a 265 euros -45.000 pesetas- en el plazo de 54 minutos, que viene anotado en la factura expedida por el establecimiento moscovita.

(versión Diario de Mallorca)

Caso que ha costado una dimisión fulminante:

Alía dimite sin desvelar los nombres de sus acompañantes al Rasputín

El gerente de Ibatur reconoce que cometió "un error" al imputar los siete tiques del club de alterne al presupuesto del Govern

El primer eslabón de la cadena de despropósitos es ¿qué hacen unos políticos viajando a Moscú para acompañar a un equipo de futbol, con cargo al contribuyente? En dicha expedición abundan los periodistas deportivos, así que la simple prudencia debería disuadir de acudir a ciertos locales. Una vez consumada la estupidez, si no van a presentarse esos tickets, ¿a qué viene el guardarlos? ¿De souvenir? Si has estado allí, y sabes que te has guardado los tickets, ¿cómo se puede ser tan torpe de mezclarlos con los que sí van a pasarse para cobrar? Es que hay que ser rematadamente tonto o descuidado para llegar a esto.

Dicho todo esto, me da lo mismo que los políticos metan su cosa donde les parezca, pero no con nuestro dinero. Es más, que no metan su body en un avión y un hotel pagados con nuestro dinero. Si quieren ir a ver al Mallorca, que se paguen el viaje, como cualquier aficionado, y así seguro que no hay peligro de que se cuelen tickets comprometedores en la cuenta de gastos.

Pero después de todo esto, lo que tampoco es de recibo que en una emisora local de radio (la Cadena SER, cómo no), se permita que la gente se despache a gusto llamando sinvergüenzas y puteros al presidente Matas y al consejero Flaquer (y uno encima se quejaba de que hace unos días lo cortaron por llamar también sinvergüenza a matas). Sinceramente, espero que se hagan públicas las acciones penales que deberían emprender los insultados, cuando además no participaron en los hechos.

Sin poder dar muchos detalles, lo que he podido averiguar hoy mismo es que Matas se fue al hotel con uno de los acompañantes oficiales después de la cena. Al parecer Flaquer sí acompañó al resto de gente (más o menos una quincena) al local de marras, pero no participó en ningún sarao privado con ninguna señora pública. Precisamente el hecho de que habiendo tanta gente sólo se hayan "colado" siete tickets (justo los miembros de la comitiva oficial, a pesar de que dos ya se habían retirado al hotel) da que pensar si realmente ha sido un descuido por no saber ruso, o un intento de pasarse de listo pensando en que quien tuviese que archivar esos tickets no sabría ruso.