Sandwiches en la Torre de la Vela

Asociacionismo, libertad y comida rápida, por Jahd

30 de Junio 2004

¿Quién tiene que pedir disculpas?

El pasado día 22, en el diario Ultima Hora escribía Gabriel Ferret en su columna de opinión:

¿Sólo disculpas?

El Diario "The New York Times" se ha quedado corto al exigirle a Bush que pida disculpas tras conocerse que mintió en lo concerniente a la supuesta relación del régimen iraquí con Al Qaeda, como ha revelado la investigación de la correspondiente comisión. Por una mentira más irrelevante -negar sus relaciones con Mónica Lewinsky- se solicitó la dimisión de Clinton, llegando incluso la Cámara de Representantes a aprobar el "impeachment" del presidente. Embuste sobre embuste, Bush mintió al afirmar que Irak poseía armas de destrucción masiva y volvió a mentir al relacionar a Irak con Al Qaeda. En Irak no había tales armas, ni se urdían complots entre Bin Laden y Sadam, lo que había era petróleo, y ello llevó a Bush a lanzarse a una guerra ilegal e injusta. A Bush se le debiera exigir la dimisión, del mismo modo que se le debieran exigir responsabilidades por el hecho de que tras la guerra sí existan vinculaciones entre Irak y Al Qaeda, generadoras de un terrorismo fomentado por la invasión norteamericana.

(lo copio entero porque no está disponible en versión digital).

Hoy me han publicado íntegra, sin tocar ni un punto ni una coma, esta carta de réplica:

Sr. director:

Escribe Gabriel Ferret en su sección del día 22 que es poco exigir sólo que Bush pida disculpas por las "mentiras" al respecto de la relación entre el régimen de Saddam Hussein y Al-Qaeda, según los resultados de la comisión de investigación del 11-S.

Si el sr. Ferret leyese las noticias completas (y sin el filtro antiamericano) sabría que la comisión ha descartado la relación entre Irak y los antentados del 11-S, ya que la comisión se centraba en esos hechos, y no en las causas de la intervención en Irak. Bush nunca relacionó a Irak con esos atentados en concreto, sino con el terrorismo islámico (a pesar del tan cacareado laicismo del régimen).

Para "embuste sobre embuste", los del sr. Ferret. Fue la ONU quien, a través de las resoluciones del Consejo de Seguridad, reconoció la relación entre el régimen genocida de Saddam Hussein y el terrorismo islámico. En esas mismas resoluciones se reconoció la existencia de armas de destrucción masiva y programas para seguir desarrollándolas. Hace un mes estallaron dos de esos artefactos en Irak: uno cargado con gas mostaza, y otro con gas sarín. Unas semanas antes fueren detenidos varios terroristas en Jordania procedentes de Siria con una partida de gas VX, muy probablemente perteneciente a los arsenales iraquíes.

Las diferencias entre los EEUU y algunos paises (Francia, Alemania, China, Rusia, y unos pocos más) no estribaba en la veracidad de esas informaciones, sino en el modo de acabar con las relaciones con los terroristas, y cómo lograr el desarme del régimen. Sí, en Irak hay petróleo: explotado por la francesa TotalFina ELF, y con tecnología rusa y china. Alemania también se lucró con importantes contratos con Saddam Hussein. Esos intereses bastardos trataron de impedir la intervención en Irak.

Esos mismos intereses franceses, alemanes, chinos y rusos, pero en Sudán, impiden que la ONU actúe sobre otro nuevo genocidio: el de la región de Darfur. Escriba sobre eso, y diga quién tiene que pedir disculpas por el próximo millón de muertos de la inacción criminal de Europa y la ONU.

En la semana transcurrida desde el envío de esa carta podría haber dado más información sobre la existencia de armas de destrucción masiva en Irak o las informaciones deliberadamente parciales del New York Times (gracias como siempre por tus posts, FrancoAlemán). Aunque la verdad, este Gabriel Ferret es el típico impermeable cuyas columnas casi a diario podrían pasar por El Observador. Aún así, mola que publiquen esta carta en un medio que cuenta con más de 10.000 subscriptores y una difusión de más de 140.000 ejemplares.