Sandwiches en la Torre de la Vela

Asociacionismo, libertad y comida rápida, por Jahd

15 de Junio 2004

¿Legitimación para manipular? (DETALLADO)

Así lo da a entender la Caffarel en unas jornadas sobre periodismo, según informa El Mundo:

La directora general de RTVE, Carmen Caffarel, ha reconocido que el poder político puede condicionar el contenido de la información aunque, a su juicio, si esto ocurre en los medios públicos "está legitimado por las urnas". En los privados, sin embargo, "las influencias suelen ser difusas, no reconocibles, una mezcla de intereses políticos y comerciales".

Nadie pretende lograr la total independencia de los medios, todos tienen sus tendencias y un poder al que obedecer. La diferencia es de quien cobran. Las privadas tienen sus dueños que aportan el capital que quieran, y tienen a sus anunciantes que los financian. La pública, manipulada por la minoría mayoritaria de turno, es financiada por todos: propios, extraños y abstencionistas. Esa es la gran diferencia. ¿Tanto cuesta entenderlo?

EN DETALLE

Dijo eso, y más (en el mismo artículo viene el enlace al documento íntegro del discurso; todas las negritas son mias):

Por otro lado, del mismo modo que puede plantearse en el ámbito de la sanidad, de la educación o de la asistencia social, es fácil argumentar contra la existencia de una Radiotelevisión pública. Basta con situar el proceso comunicacional, la relación entre el medio y sus destinatarios dentro de la mera lógica del mercado, dentro de la ley de la oferta y la demanda, en el marco de una visión parcial del derecho a la información, para articular toda una teoría sobre la subsidiariedad de lo público. En el campo televisivo y radiofónico, en el campo de la información, claro está.

Bien, primer ataque contra el mercado y la libertad de elección.

Sin embargo, en el ámbito de la radiotelevisión, lo que quiere decir en el de la información en todas aquellas formas que utilizan el soporte audiovisual, la legitimidad de lo público se sustenta en un derecho universal que el Estado debe garantizar a todos los niveles y a todos los ciudadanos y ciudadanas sin excepción.

¿Es un derecho tan inalienable como el de la vida? ¿Es más importante que la libertad de expresión o de asociación?

A este respecto, conviene recordar que el artículo 20 de la Constitución Española, reconoce y protege el derecho “a comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión”.

Por cualquiera, no necesariamente público.

Es evidente que la garantía de protección de ese derecho, universal donde los haya, no puede estar al albur de la lógica del mercado.
[...]
Desde ese punto de vista, la Radiotelevisión pública aparece como una necesidad social, como un elemento clave en la igualdad de oportunidades de todos los ciudadanos en el acceso a la información, como el instrumento idóneo para canalizar y ordenar la pluralidad social y política del país.

Otro ataque al mercado, y otra referencia a esos "derechos sociales", que están por encima del derecho individual de no contribuir a algo que aborreces.

Pero hay una sutil, y algo más que sutil diferencia. En el medio de titularidad pública la influencia, si es que existe, está, en última instancia, legitimada por las urnas, y en el medio privado suele ser difusa, no reconocible, una mezcla de intereses políticos y comerciales. Son dos fuentes de legitimidad realmente existentes en las sociedades contemporáneas. Pero entenderán Vds. que, en mi condición no ya de Directora General de RTVE, sino incluso de profesora o catedrática de Comunicación, yo considere sustancial la legitimidad que se deriva del sufragio, de la voluntad individual de todos y cada uno de los ciudadanos y ciudadanas que, en última instancia, son propietarios y, a la vez, destinatarios de los contenidos e informaciones generados por el medio público.

La manipulación es manipulación, sea con la excusa que sea. Lo que me importa es que no me manipulen con mi dinero. Y si es verdad que soy propietario de ese engendro, quiero vender mi parte: se aceptan ofertas. Lo que seguro que no soy es destinatario de sus contenidos.

Pero también he de decir que, por el contrario, tenemos un Consejo de Administración no renovado, que responde a una realidad político-parlamentaria anterior al 14 de marzo y que, en mi modesta opinión, no ayuda a ese proceso. En otras palabras: el imprescindible compromiso con la renovación en la que estamos empeñados requiere comprensión y apoyo por parte de sus órganos de gobierno. Complicidad, implicación que sólo se producirán con todas las consecuencias una vez que el citado Consejo refleje la mayoría social que, en la ciudadanía, pero también en las Cortes, ha expresado una clara voluntad de caminar hacia un nuevo modelo de Radio Televisión Española.

Eso, que se note la nueva mayoría social en todo.

La doctrina de la Unión Europea respecto a este importante asunto [financiación] se sustenta en dos conceptos centrales: proporcionalidad de las subvenciones con la función de servicio público que la radiotelevisión asume, y transparencia en la gestión.

Por subvenciones que no quede. Por cierto, que me expliquen estas cuentas:

En España, sin tener en cuenta los costes financieros de la deuda, hubiera sido de 28 Euros/año por hogar y asumiendo los costes financieros, de poco más de 44 euros /año.

Yo he encontrado estas otras:

El presupuesto de otros organismos del sector público estatal

Punto 3.7.2: El presupuesto del Ente Público R.T.V.E. (página 6):

El presupuesto de explotación consolidado, asciende a 1.499,74 millones de euros.

1499'74 millones € / 10 millones de hogares = 149'9 €/hogar > 28 €/hogar

Nos roban para manipularnos, y encima nos toman por tontos. Ya no quiero ni la privatización: a la quiebra, y José Luis Moreno que se vaya a cobrar a ses Torretes.