Sandwiches en la Torre de la Vela

Asociacionismo, libertad y comida rápida, por Jahd

1 de Junio 2004

Incompetencia entre naciones

Eso es lo que propone Borrell de cara a las europeas:

Borrell defiende un salario mínimo europeo para evitar la competencia entre países

El candidato socialista en las elecciones del 13-J, José Borrell, defendió esta tarde en Oviedo la creación de un salario mínimo europeo que evite la competencia entre países y la deslocalización de empresas.
[...]
recordó que los países del Este tienen salarios cinco veces más bajos y que ahora están bajando los impuestos para atraer empresas. Por eso señaló que "si no somos capaces de construir una Europa que armonice las medidas fiscales y sociales, seremos víctimas de la competencia que nos haremos unos a otros, convirtiendo el trabajo en una pura mercancía", alertó.

A tomar nota si los socialistas ganan peso en europa: menos competencia, que sabemos que desemboca en precios más altos y pérdida de libertad de elección; salario mínimo, que provoca paro; armonización fiscal, que además no será a la baja, y que significará más dinero para la máquina burocrática europea y menos para los ciudadanos. Pero hay más:

defendió una Europa cohesionada y fuerte, que no sea súbdita de Estados Unidos.

Sí, para eso EEUU mandó a morir a miles de sus jóvenes, para hacernos sus súbditos. Seguro que los que quedaron al otro lado del telón de acero agradecieron ese "reparto" de Europa. Y más aún:

señaló que allí donde Europa ha estado unida es donde ha contado. Y puso ejemplos como el protocolo de Kioto, en el que señaló que "ha contado y mucho". Sin embargo reprochó al Partido Popular su postura ante Europa en torno a este asunto.

No me cansaré de decir que el protocolo de Kyoto es uno de los mayores crímenes que pueden cometerse contra el progreso humano.

Borrell concluyó su intervención con una referencia al terrorismo, del cual dijo que no se vencerá si no se soluciona el problema de Oriente Medio.

Y para solucionarlo, nada mejor que salir corriendo y dejar que se sigan matando entre ellos. Tal vez tengan la esperanza de que así no nos maten a nosotros. La que nos espera...