Sandwiches en la Torre de la Vela

Asociacionismo, libertad y comida rápida, por Jahd

29 de Abril 2004

Pagar por la propiedad

Mañana finaliza el "periodo voluntario" para abonar el impuesto de circulación (o Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica).

Este mediodía en la COPE he escuchado la intervención de Alvaro Gijón, concejal de tráfico y transportes. Y me ha parecido alucinante el argumento esgrimido para este impuesto: "es normal tener que pagar por la propiedad". Cony, pues claro. Pero es que por mi coche ya he pagado: al anterior propietario, que desde luego no era el ayuntamiento de Palma.

Se dirá que hay que pagar el mantenimiento por el desgaste. ¿Cómo sabe el ayuntamiento qué calles desgasto con mi coche? Porque además, el criterio es de lo más peregrino: la potencia fiscal (que más o menos está en función de la real). Si hablamos de desgaste, ¿por qué no usar como referencia el peso del vehículo y la superfície sobre la que se asienta? Por cierto, no hay más que pasearse un poco por cualquier ciudad para ver que los que más destrozan calles y aceras son los camiones de reparto. ¿Deben de pagar un impuesto de circulación proporcional a ello?

¿Qué sería mejor? Que cada cual se pagase sus calles. En los polígonos industriales, las empresas estarán interesadas en tener unas calles decentes, para los coches de sus empleados y para sus propias flotas.

En zonas comerciales, que o bien los grandes almacenes o las asociaciones de comercio lleven ese mantenimiento: redundará en bien de su negocio el tener buenos accesos. Y en zonas residenciales, que apechuguen los residentes, que son los que las gastan cada día.

Privatizando las calles y creando competencia en el sector de su mantenimiento se conseguiría mejor servicio con un coste menor.

Por cierto, que nadie se confunda: el señor Gijón no es un furibundo socialista estatista redistribuidor. Es del PP, partido que aunque haya llevado a término algunas medidas medio liberales no es para (casi) nada un partido liberal.