Sandwiches en la Torre de la Vela

Asociacionismo, libertad y comida rápida, por Jahd

29 de Abril 2004

A vueltas con las carreteras

Sigue muriendo gente:

Una ciclista alemana muere atropellada por una furgoneta en el Puerto de Alcúdia

Y algunos siguen sin enterarse de qué va la cosa:

El GOB pide que se rebaje la velocidad máxima en las carreteras y autovías

Y la administración, sólo piensa en recaudar:

Tráfico anuncia que instalará radares fijos por toda Mallorca el día en que muere la octava persona en siete días en accidente

Durante años se había achacada la siniestralidad en España a la pésima red viaria y a la antigüedad del parque móvil. Las nuevas autopistas y la renovación de los vehículos han contribuido mucho a reducir el número de accidentes, teniendo en cuenta el aumento del número de desplazamientos.

Pero en Baleares, la red de carreteras sigue dando miedo. Muchas tienen un trazado de hace 60 ó 70 años (y alguna se remonta casi a la Edad Media). Precisamente donde más puede correr la gente es donde menos accidentes hay: las tres autopistas que tenemos en la isla. Y los que tienen los accidentes allí se matan ellos solos, no suelen llevarse a nadie por delante (bueno, alguno sí se salta la mediana, pero son los menos).

Limitar la velocidad máxima sólo es agobiar a la gente. La primera causa de accidentes en Baleares son las distracciones, relacionadas en parte con los turistas que van mirando el mapa, el paisaje y de vez en cuando la carretera. Pero de eso a proponer que se limite el número de coches de alquiler hay un abismo. Por otra parte, si tienes una carreterucha de mierda como la de Alcudia o la universidad, en las que no tienes huecos para esquivar a uno que se despiste, así van las cosas.

Destacar también que gran parte de los muertos son ciclistas, los cuales no circulan por autopistas, y en una carretera convencional les importa poco si les embistes a 80 ó 100 Km/h. Para evitar riesgos lo mejor es separar esos tráficos.

Ayer mismo a mediodía, volviendo de Alcudia a Palma me encontré sucesivamente dos grupos de ciclistas, un tractor (que además de lentos ocupan un montón de carretera), otro tractor con remolque y una plataforma cargada con una máquina de obras. No hace falta que me limiten la velocidad, es que no se podía pasar de 30 Km/h.

Donde sí es razonable instalar más radares es en las grandes avenidas urbanas, que la gente toma como autopistas cuando puede encontrarse de repente con ciclistas, niños, turistas del INSERSO o un perro despistado (como el que casi me cepillo ayer en una rotonda). Pero en esos casos no habría que limitarse a la foto y la multa: 200 m después debería haber otra patrulla para detener al Fittipaldi de turno y decirle "ahora sigues a pie, campeón".

Y más que aumentar las multas, deberían aumentarse las penas cuando se causan accidentes. Varias sentencias ejemplares de cárcel darían más que pensar que miles de multas que muchos ni pagan.

Cuando se causa daño no es a la administración a quien hay que resarcir, es a las víctimas.