Sandwiches en la Torre de la Vela

Asociacionismo, libertad y comida rápida, por Jahd

29 de Febrero 2004

Bocadillos en Son Moix

Una manera curiosa de ver cómo funciona eso de los precios es lo que cuestan los bocatas y demás comida y bebida en los estadios de fútbol. Un bocata en el descanso del partido me ha costado 3€, y lo he ido a comprar sabiendo que costaría eso. Hay un cierto grado de competencia (hay más de un chiringuito), o simplemente existe la posibilidad de traerlo hecho de casa.

Además del factor pereza o falta de previsión para prepararlo en casa, cuando estamos en el campo vemos que es un servicio muy acotado en el tiempo, más o menos los 15 minutos del descanso, y están contadísimos. Si tardas un poco, te encuentras una gran cola, o ya ni pillas. Si bajan el precio no van a vender más, porque en cuanto comienza la segunda parte, se termina la venta. Y si lo suben, compensa al factor pereza, y empezaremos a traerlos de casa. Así, 3€ debe de ser el precio de equilibrio entre oferta y demanda.

El mercado realmente no es complicado. Todo se trata de dar libertad a la gente para elegir. Por cierto, el resultado del partido ha sido del todo injusto.