Sandwiches en la Torre de la Vela

Asociacionismo, libertad y comida rápida, por Jahd

15 de Mayo 2014

El hijoputismo no debe ser delito

Espa?a es el pais en el que se dice que no hay que legislar en caliente, pero luego siempre se legisla en caliente. Y el ejemplo m?s reciente es el revuelo que se ha montado por los comentarios de grueso calibre vertidos en redes sociales por el asesinato de Isabel Carrasco.

Como ocurre muchas veces hay una colisi?n de derechos que las leyes no siempre delimitan bien. Por un lado la Constituci?n en su art?culo 20 establece que

Se reconocen y protegen los derechos:

a) A expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducci?n.

pero en el punto 4 ya pone un l?mite:

Estas libertades tienen su l?mite en el respeto a los derechos reconocidos en este T?tulo, en los preceptos de las leyes que lo desarrollen y, especialmente, en el derecho al honor, a la intimidad, a la propia imagen y a la protecci?n de la juventud y de la infancia.

Y el C?digo Penal ya establece el delito de injurias, as? que si alguien considera que se ha caido en ese supuesto penal que lo denuncie. No hace falta una legislaci?n espec?fica para los insultos (o amenazas, etc.) a trav?s de Twitter y otras redes. Ya hace a?os que ha habido casos similares en blogs (cuando la red a?n no se llamaba 2.0 y no exist?a el concepto de red social). La diferencia es que las redes sociales han proporcionado herramientas para propagar m?s r?pidamente todo tipo de mensajes.

Sin embargo, las propias redes ofrecen mecanismos para no ver las barbaridades que escriban algunos energ?menos. No tienes por qu? entrar a leer perfiles con contenidos ofensivos. Si gente a la que sigues comparte contenido que no te gusta en uno o dos clicks dejas de leerlos y los bloqueas. Incluso las propias redes ofrecen herramientas para informar de contenidos inadecuados. No hace falta que venga el legislador a decir lo que est? bien o mal, deber?a ser de sentido com?n.

Sin embargo, el sentido com?n, la coherencia y el respeto brillan por su ausencia en determinados casos. En la tarde del asesinato, cuando v? las primeras noticias, admito que lo primero que pens? fue en ETA. Cientos de sus asesinatos han seguido el mismo m?todo: un pistolero solitario que descerraja varios tiros a su v?ctima y huye a pie hasta donde le espera un c?mplice con el coche. Pero como la v?ctima ten?a cierto historial de presunta corrupci?n se empieza a justificar lo que puede haber pasado. Un poco como cuando en los 80 ETA asesin? a varios presuntos traficantes con la excusa de que contaminaban a la juventud vasca, cuando la propia ETA usaba el tr?fico de drogas como fuente de financiaci?n.

En este caso se pens? en una especie de Robin Hood atentando contra quien robaba al pueblo. O en una persona desesperada con una situaci?n personal dram?tica a la que se le hab?an cruzado los cables y se lo hac?a pagar a un s?mbolo de la casta corrupta. Algunos ya quer?an ver la primera de una serie de acciones contra los pol?ticos opresores, aprovechando incluso para amenazar a rivales pol?ticos. Pero entonces se producen las detenciones y la l?gica progre, si es que tal cosa existe, salta por los aires.

Resulta que la presunta asesina es la madre de una presunta enchufada, con un nivel de vida m?s que notable (casa en buena zona residencial, buenos coches, ritmo de vida medio-alto), que cuando pierde la mamandurria p?blica se "desespera" Y ah? empieza a fraguarse un plan de venganza durante dos a?os. Nada m?s lejos de una persona que ha perdido su trabajo, o su casa, por culpa de la crisis. Es decir, durante a?os ya se est? clamando contra esa clase de enchufados que tanto nos cuestan, pero cuando una de ellas asesina a una pol?tica presuntamente corrupta eso se olvida. Se lo merec?a. Lo que no piensan es que igual en otro momento ser?n otros los que digan que son otros los que lo merecen. Bueno, de hecho est? pasando.

Los mismos que braman ahora por la libertad de expresi?n en Twitter (o internet en general) braman contra los que hablan de matar a perroflautas, o inmigrantes, o rojos, o maricones. ?En qu? quedamos? ?Libertad de expresi?n para todos, o s?lo para algunos? Tambi?n suelen ser los mismos que claman por la memoria hist?rica, por desenterrar a los asesinados en las cunetas, pero cuando los asesinados son del otro bando se unen al festival del desprop?sito.

Pero esa misma incoherencia se produce entre quienes claman ahora contra los insultos en las redes. Hace mucho tiempo que hay denunciados perfiles que no s?lo insultan sino que amenazan de muerte. Y ah? siguen.

Como dec?a al principio, siempre se dice que no hay que legislar en caliente, pero es cuando se producen este tipo de cosas cuando se legisla. Pero el hecho es que hace pocos d?as se conoci? la setencia contra un tuitero por comentarios vertidos contra Cristina Cifuentes con la ley ya vigente. Del mismo modo que una estafa es una estafa en internet y en el mundo real, lo mismo con las injurias y calumnas.

Pero quien tampoco tiene claro el alcance de las redes sociales son los propios usuarios. En cualquier bar, en cualquier tertulia en privado, todos hemos escuchado, o incluso dicho, cosas que no diriamos p?blicamente. Por eso el idioma tiene niveles, m?s familiares y m?s formales. No hablamos igual entre amigos que en el trabajo o con gente que nos acaban de presentar. Y hay gente que se pasea por las redes sociales como si estuviese en el bar de la esquina, pero sin preocuparse de si su perfil es m?s o menos privado. Pues por definici?n internet es p?blico, a menos que pongamos los medios para hacer privado algo (el correo electr?nico, nuestro perfil de una red social, lo que sea), y lo que se dice en un medio p?blico puede estar sujeto a cierto control que no se aplica a las comunicaciones privadas.

Pero incluso creo que esos deslenguados no merecen reproche penal. Al fin y al cabo todos, todos los d?as, estamos sometidos a situaciones que no nos gustan y hacemos lo posible para evitarlas. Pero tratar de usar los medios del estado, el c?digo penal, para reprimirlas, adem?s de in?til suele ser contraproducente. No puedes pretender m?s libertad dando herramientas al estado para controlar esa libertad, porque lo que lograr?s es tener menos libertad. Lo que s? merecen es que se les desprecie del mismo modo en que lo hacen ellos con la v?ctima de un asesinato, y desear que no tengan que verse en la misma tesitura de perder a un familiar o amigo, y ver c?mo es p?blicamente vilipendiado. Por cosas as? desear?a que hubiese una cierta justicia divina que devolviese a cada uno lo que ha hecho previamente.

Y como ?ltima derivada de este tema, la suspensi?n durante 24 horas de la campa?a electoral, incluido que se pospusiese el debate entre Arias Ca?ete y Valenciano. Querramos o no, los pol?ticos son un gremio, y han matado a uno de los suyos. Y del mismo modo que cuando ha habido asesinatos de taxistas ha habido huelgas de taxistas, o si muere un minero hay paros en la miner?a, al haber muerto un pol?tico, uno del gremio, es incluso comprensible que los compa?eros de gremio suspendan su actividad durante un d?a.

En resumen, el caso del asesinato de Isabel Carrasco y su repercusi?n en las redes sociales ha destapado muchas incoherencias e hipocres?as, hay demasiada gente con el pu?o de hierro, dispuesta a atizar al contrario incluso del modo m?s vil y canalla, y la mand?bula de cristal, que no soporta la m?s m?nima cr?tica.

23 de Julio 2013

El derecho a la reproducción

Ana Mato ha vuelto a levantar una buena polvareda con los requisitos para acceder a la reproducción asistida con cargo a la sanidad pública. Y una vez más se solapan ideología, uso de recursos limitados y derechos positivos y negativos. Pero vayamos por partes.

De entrada, se supone que el sistema sanitario existe para paliar los problemas de salud de sus usuarios (de la ciudadanía en general, en el caso del sistema sanitario público mantenido via impuestos). Es decir: curar enfermedades, o paliar sus síntomas en el caso de enfermedades crónicas o incurables. En este contexto habría que ver qué parte de la infertilidad estaría bajo la responsabilidad de la sanidad pública.

La infertilidad, desde el punto de vista médico, tiene el problema de su diagnóstico, y al final se define, dentro de una pareja estable, cuando después de 12 meses de relaciones sexuales sin protección no se produce el embarazo. Más evidente es cuando repetidas veces el embarazo se interrumpe. Así, y aunque no se conocen todas las causas de infertilidad, en principio hay unos criterios médicos para decidir que una pareja es infértil. Y se habla específicamente de pareja porque hay un porcentaje importante de casos donde cada miembro de la pareja sería fértil, pero combinados sus gametos, no (por causas genéticas o inmunológicas).

¿Sería la infertilidad una enfermedad al uso que requiere tratamiento? Al fin y al cabo se trata de una anomalía, ya que la reproducción es básica para la supervivencia de la especie, y todo aquello que la impida podría considerarse patológico. En algunos casos se pueden tratar las causas subyacentes como se trataría cualquier otra enfermedad, pero en otros casos sólo se puede paliar el síntoma, que es la ausencia de embarazo. Y ahí entra la reproducción asistida, y el derecho a que te la proporcione la sanidad pública.

Toda persona tiene derecho a la paternidad o maternidad. Pero como en tantas cosas, se confunde el derecho a algo con obligar a otro a proporcionártelo. El derecho negativo a ser madre es que no te lo puedan prohibir, que no puedan esterilizarte contra tu voluntad, que no puedan obligarte a abortar. Porque una persona libre que decide ser madre tiene derecho a que no la coarten. Pero sabemos que quedarse embarazada es, al menos, cosa de dos.

Que una mujer tenga derecho a ser madre no significa que haya que proporcionarle obligatoriamente un macho que la insemine. Suena duro, lo es, pero es lo que hay. Pero si no se le proporciona el macho, ¿al menos se le debería proporcionar el semen? Los bancos de semen donde hombres lo donan voluntariamente sobran. No hay ninguna coacción, se trata de un acuerdo voluntario: el donante dona el semen a una entidad que lo usa para inseminar a una mujer que lo necesite. ¿Pero quien debe pagar eso?

Volvemos al problema original: ¿es la infertilidad una enfermedad como un cáncer o una hepatitis que sea una amenaza para la vida? Para la persona (o la pareja) que la sufre sí afecta a su calidad de vida. Supongamos entonces que aceptamos "infertilidad" como enfermedad a ser tratada con el dinero de todos. Pero el problema va más allá, y esa es la polémica actual: si la mujer no tiene como pareja a un hombre (porque no quiere hombres o porque es lesbiana), ¿se trata del mismo caso que una infertilidad por causas biológicas?

Si una mujer quiere tener hijos pero no quiere tenerlos con un hombre, ¿la consideramos enferma? ¿Son la soltería o el lesbianismo una enfermedad? Yo particularmente creo que no. El quedarse soltero es una opción de vida perfectamente aceptable. Y la homosexualidad, sobre todo como la plantean muchos, parece que es otra opción de vida que no tiene nada de patológico. Entonces, gente que elige vivir de una forma, con las consecuencias que ello tiene, ¿tiene derecho a traspasar a otro las consecuencias de sus elecciones? Creo que no.

Y ahí está la clave de la polémica. Si existiese una ley que prohibiese la inseminación de solteras o lesbianas claro que sería una discriminación. Del mismo modo que lo sería si no se les permitiese adoptar, como sí prevé la ley. Pero el hecho es que hay mujeres que eligen deliberadamente no acostarse con hombres, y por tanto no pueden quedarse embarzadas de forma natural. Y si dicen que realmente no es una elección, sino que son así, el corolario es que la soltería y el lesbianismo son una enfermedad. ¿Verdad que eso no quedaría bien?

Pues seamos consecuentes. Si una mujer no tiene ningún impedimento médico para quedarse embarazada, que asuma las consecuencias de su elección libre. ¿Que le haría feliz ser madre pero no aguantar a un hombre? Pues que adopte, que en el mundo hay muchos críos abandonados. ¿Ah, que quiere que sean sus genes, o disfrutar del embarazo? Pues la naturaleza provee de un método gratuito.

Aquí nos hemos acostumbrado a que tener derecho a algo significa que alguien me pague lo que quiero. Pues no. Independientemente de que ahora encima hay falta de dinero, la gente debería asumir que elegir modos de vida es su elección. Y que mientras haya gente muriendo en las listas de espera esperando pruebas diagnósticas me parece un desperdicio de recursos usar esos valiosos euros en inseminar mujeres que no les da la gana tener hijos de forma natural: con sexo.

3 de Junio 2013

Maleducando a los niños

La educación en España lleva unos años revuelta. Casi podría decirse que desde la Transición, porque casi cada gobierno ha tratado de imponer, con mayor o menor éxito, su modelo educativo. Y seguramente el que tuvo más éxito fue el de Felipe González, que hizo realidad se promesa electoral del 82 de la educación obligatoria hasta los 16, que terminaría finalmente en la LOGSE.

Desde el retorno de la democracia se produce una paradoja: la educación es obligatoria hasta los 14 años, pero hasta los 16 no se puede trabajar. Ya no existe la figura del botones, o el mozo, o el chico de los recados, y tenemos una generación que no quiere (o no sirve para) estudiar, pero tampoco puede trabajar (legalmente).

Para colmo tenemos en ese momento una FP desprestigiada donde se aparcaba a los "tontos" que no se habían podido sacar el Graduado Escolar, y en lugar de hacer una educación especializada en oficios se les volvía a meter teoría, aunque de otra forma. Ojo, que BUP tampoco estaba mucho mejor: aulas con 35-40 alumnos, y el fracaso escolar ya era un problema galopante. La primera solución ya había sido bajar el nivel en el colegio. Sirva como anécdota que yo estudié trigonometría en 7º de EGB. Mi hermano, que sólo iba un año por detrás, ya no la vio hasta 2º de BUP (y yo la vi otra vez sorprendido de repetir algo que había visto tres años atrás).

En esa época mi madre estaba en el Consejo Escolar, y nos contó que el director les advertía con preocupación de la bajada de nivel en la EGB, pero que ellos no podían bajar el nivel en el instituto porque (se suponía) nos estaban preparando para la universidad. También estaba en marcha de forma experimental la Reforma (REM: Reforma de Enseñanzas Medias) en varios institutos, y algunos profesores que venían de esos centros nos advertían de que procurásemos que no nos pillase la Reforma porque lo que se avecinaba era terrible, en pérdida de contenidos y evaluación.

Con las sucesivas reformas baja mucho la proporción de alumnos por profesor (casi la mitad que en mis tiempos), pero no creo que nadie pueda atreverse a decir (sinceramente) que los alumnos de hoy salen mejor formados que los de hace 20 años. Incluso cosas básicas como hacer una regla de tres, sacar un porcentaje (que es lo mismo), redactar un párrafo correctamente o situar hechos importantes de la historia reciente de España y Europa década arriba, década abajo (cosas como las dos Guerras Mundiales, o los regímenes políticos de España en el siglo XX) son una tarea ardua. Y todo eso antes de los recortes.

Muchos profesores te dicen que hoy en día las aulas son incontrolables, que si apenas se puede dar clase con 20-25 alumnos, mucho menos con 40. ¿Y cómo se ha llegado a esa situación? Los padres dicen que los niños no aprenden nada bueno en el colegio. Los profesores dicen que los niños vienen mal educados de casa. Supongo que hay de ambas cosas.

En una sociedad que sale de una dictadura la gente, por reacción, no quiere seguir con los modelos de imposición y prohibición, y sale una generación bastante consentida (en parte gracias a la mejora económica que permite muchos caprichos), y esa generación ya no transmite a la que está ahora en las aulas valores como esfuerzo, compromiso, buen comportamiento, respeto a los otros, etc. De ahí las agresiones a profesores, a compañeros, y un interés entre bajo y nulo por estudiar. Seamos realistas: sin incentivos no hay por qué esforzarse. Si te cubren las necesidades básicas sin esfuerzo, ¿para qué más?

Pero además el sistema refuerza ese papanatismo. Los crios deben subir de nivel juntos, por edad, nadie debe quedarse atrás, independientemente de los resultados académicos. Y si los hay que se quedan atrás, hay que bajar el nivel igual para todos. Un sistema como la escuela comprensiva, que viene de fracasar en el resto de Europa y en EEUU en los 60 y 70, se empieza a aplicar en España tarde, mal, y sin tener en cuenta como se ha tenido que rectificar en el resto del mundo.

Recientemente Esperanza Aguirre atacó la neolengua creada en torno a la educación en lo que tal vez sea el diagnóstico más certero de los problemas educativos. Yo mismo pasé por el cambio de "exámenes" a "controles", viví la presunta evaluación continua, el cambio de las notas numéricas al "progresa adecuadamente" y "necesita mejorar", acompañados de una actitud "positiva" o "negativa". Por no hablar de que hoy en día parece que todos los niños y adolescentes están al borde del trauma si se les aprieta un poco o se les castiga cuando no siguen unas normas básicas.

Recientemente una conocida me contaba el caso de su hija de 12 años, buena niña, pero muy vaga para estudiar (en palabras de su propia madre). Cuando tiene turno de mañana tiene la tarde para vigilarla que estudie y haga los deberes (esos que ahora parecen una fascistada, volveré a ello). Pero si le toca trabajar por la tarde sabe seguro que la cría se la pasa delante de la tele y no toca los libros ni por equivocación.

Cuando los carnavales la había castigado sin salir en la comparsa del centro por los malos resultados académicos. Le había advertido que si suspendía X asignaturas no saldría con las amigas. La niña suspendió X, y más, y cuando la niña dijo que no podía ir al desfile de carnaval porque estaba castigada llamaron desde el colegio a su madre para decirle que no podía castigarla así, que eso la traumatizaría, y que ni se le ocurriese ir a buscarla antes de que saliesen de carnaval, porque ella no era nadie (sic).

En la última evaluación se repitió casi lo mismo con el viaje de estudios (que además le supone a esta mujer un cierto sacrificio económico, porque no está el horno para bollos). Durante todo el curso la madre le advirtió que si volvía a suspender tantas asignaturas se olvidades del viaje. La señorita volvió a suspender, y desde el colegio están presionando a la madre para que le permita ir al viaje, por el trauma y eso. La madre les contestó que el único trauma que tiene es que es una vaga y que le tienen que estar encima para que estudie. Que si ella por el trabajo no puede cada día, y en el colegio le permiten seguir vagueando, que a ver qué educación va a tener. Y encima si no hay consecuencias por su vagancia. Así que ante la duda de si los niños llegan malcriados de casa al colegio o viceversa, en este caso parece claro.

Recientemente se ha vuelto a reabrir el debate de llevarse los deberes a casa. Hay profesores (y ahí no se puede distinguir entre fijos e interinos, hay de todo en ambos casos) que se limitan a dar esos deberes y pasar la clase corrigiendo, mientras que otros dan la clase, y plantean los deberes como un refuerzo, porque no se puede pretender que dé tiempo de darlo todo en clase. Aparte de que los deberes crean (o refuerzan) el hábito de estudio y formarse fuera de las paredes del centro educativo, lo que es imprescindible en niveles superiores. Luego habrá alumnos más o menos rápidos para aprender, y ahí entra la posibilidad de dividirlos por grupos según resultados, o incluso por centros. Porque hay que tener claro que los críos no son todos iguales, y si los ponemos juntos por edad, y haciendo los grupos por orden alfabético, los habrá que se queden atrás porque no llegan, y los habrá que se echen a perder porque aprenden mucho más rápido. La genética es así.

Pero lo triste es que al final el debate se pierde en si la asignatura de religión debe contar o no para la media, cuantas horas debe de haber en cada idioma, y si deben permitirse o no clases segregadas por sexo.

Sobre la religión, si hay gente que quiere la formación de sus hijos debe incluir los valores de una religión en concreto, allá ellos. Lo mismo con los idiomas. Nadie debería imponer su idioma sobre los demás. Luego hay criterios de sentido común, y meter asignaturas en inglés me parece fundamental, no sólo por si hay que salir a trabajar al extranjero, sino porque España es un receptor de turistas y residentes extranjeros, y es un valor añadido poder atenderlos en el idioma internacional por excelencia (el chino no lo es, ni lo será; y el español tiene un área geográfica determinada, ya no es la lengua del Imperio, el Imperio ahora es otro). Y también hay estudios que defienden las bondades de una educación segregada por sexos, y no debería prohibirse porque sí.

En resumen: todo al final se reduce a la libertad real de elección de centros, que estos publiquen sus curriculums y planes de estudios, que se conozcan los resultados y que haya competencia. Si todos estamos de acuerdo en que la competencia es buena en cosas triviales como los refrescos, los proveedores de internet o las cadenas de televisión, ¿no será mejor aún para las cosas importantes como la educación?

31 de Mayo 2011

¿Son los alemanes tan serios?

Tal vez sea el momento de revisar mitos viendo cómo se las gastan los alemanes en los últimos tiempos. Desde el comisario europeo que profetizó el apocalipisis en Fukushima
hasta la alarma sin pruebas sobre la posible contaminación de pepinos con E. coli, pasando por la fantasmada de la propia Merkel de cerrar las nucleares en 2022.

Un pais con unos políticos que actúan a golpe de rumor y demagogia con cálculo electoral ¿es realmente el modelo a seguir? ¿Qué les hace distintos de nosotros? Parece que sólo el mercado laboral, porque por lo demás, parecen tan garrulos como podamos serlo (o no) los españoles.

2 de Mayo 2011

El tridente que mató al monstruo

En un dia como hoy han caido muchas caretas. Y es que al final hay cosas que son sencillas. El mal existe, a veces se encarna en seres humanos, y cuando estos mueren, el mundo es un lugar mejor. Como el día en el que ha muerto Bin Laden.

Como en las películas de Chuck Norris, hoy todo parece sencillo, e incluso ZP ha felicitado a los buenos por la muerte del malo. Poco importa que haya sido en el fragor del combate o que haya sido ejecutado en un juicio rápido. Lo importante es que el ideólogo del terrorismo moderno (con permiso de Arafat) ha caido a manos de los SEALS. Y se ha disparado el ardor guerrero y la testosterona.

Continuar leyendo "El tridente que mató al monstruo"

25 de Febrero 2011

Volviendo (de nuevo) a los tiempos de Franco

Como cuando las crisis de los 70, cuando se estableció el límite de velocidad en 120 Km/h, los socialistas vuelven a rescatar políticas franquistas:

El Gobierno rebaja el límite a 110 km/h en autovía para ahorrar gasolina

La verdad es que a mí no me afecta mucho, porque suelo ir a 100-110 precisamente por ese ahorro (se nota), pero el problema es el de siempre: que el gobierno decida por los ciudadanos dónde tenemos que ahorrar. A lo mejor la ciudadanía prefiere gastar más gasoil que seguir pagando sueldos y gastos de los políticos. Pero claro, ellos saben a ciencia cierta dónde es mejor ahorrar y cómo.

24 de Febrero 2011

¿Es que antes tenía legitimidad?

Trinidad Jiménez: «Gadafi ha perdido toda la legitimidad»

¿Es que acaso antes tenía algún tipo de legitimidad?

"Un dirigente político que ha decidido bombardear a sus propios ciudadanos ha perdido toda la legitimidad para seguir al frente de su país"

Gadafi la única legitimidad que ha tenido en la vida ha sido ponerse al frente de una junta militar que derrocó a un dictador anterior. Y aunque se distingue de otros dictadores porque durante un tiempo se lograron avances económicos y sociales en Libia, se ha demostrado que todo régimen socialista al final vuelve a la miseria y necesita de la represión para seguir adelante.

15 de Diciembre 2010

Cae otro mito: la sacarina como cancerígeno

En muchas reuniones familiares tengo que soportar el discurso del dietista de turno despotricando de tal o cual comida, y haciendo exhibición de usar fructosa para endulzar el café, recordando la historia de que la sacarina es cancerígena, Pues parece que no.

13 de Diciembre 2010

¿Quién piensa en los niños?

Si llevas a tus hijos en el coche sin cnturón se te cae el pelo. ¿Y si los metes en una patera?

El fiscal del césar

Como la mujer, además de ser honesta debe parecerlo. Pues ya hay uno que lo parece un poco menos:


UPyD considera muy grave que el fiscal anticorrupción escriturara dos casas por debajo de su valor

UPyD considera muy grave la noticia aparecida este domingo, en la que se acusa al fiscal anticorrupción, Pedro Horrach, de haber defraudado a Hacienda 28.153 € tras escriturar dos casas por debajo del valor de mercado, según publica La Gaceta.

[...]

Lo escrituraron en el Registro de la Propiedad por 240.404,84 euros (40.000.000 pesetas). Sin embargo, el banco que otorgó al matrimonio la hipoteca de compra, tasó el ático en 332.234,29 euros (55.279.135 pesetas).

Y una segunda casa comprada en 2006 se escrituró por 180.000€ mientras que el banco la tasó en 313.000.

Que nos pregunten a cualquier mortal con hipoteca el hincapié que hacen los notarios en que debe escriturarse la casa por su valor real, y sobre todo si hay una hipoteca de por medio. Que aquellos que deben dar ejemplo y se llenan la boca llamando insolidarios al resto de contribuyentes es un insulto. Si además sean los responsables de acusar a otros por los mismos hechos, tal vez algo más.